Una potencial víctima no solo tiene derecho a tener al alcance información acerca de cómo pedir auxilio y cómo denunciar, también tiene que saber cómo lo puede hacer en confidencialidad, sin alertar a la fuente de las agresiones.

Carta Editorial

por Glenda Girón, Editora

Denuncias. Desde el 16 de marzo hasta el 6 de abril, las sedes fiscales recibieron 198 denuncias por violaciones a la Ley Especial Integral para una Vida Libre de Violencia y Discriminación para las Mujeres (LEIV).

La violencia doméstica, las agresiones sexuales y las violaciones a la intimidad siempre llevan mucho de subregistro en este país. El salvadoreño es un sistema que aún está dispuesto para que a las víctimas les cueste mucho encontrar el camino hacia la denuncia y hacia el escape. En estos tiempos, existe, además, una preocupación bien fundamentada por evitar que medidas para reducir el contagio de covid-19 se conviertan, también, en tapadera de esta clase de delitos.

Si la principal estrategia es pedir a la población que respete la cuarentena -ese aislamiento en el lugar de residencia-, también se debieron crear mecanismos de salida para cuando ese hogar se convierta, como por tradición revelan las estadísticas, en escenario de abuso.

En el reportaje de esta edición, el periodista Stanley Luna explica cómo es que las medidas contra la pandemia dejaron por fuera establecer lineamientos para que, a la vez, se le diera cumplimiento a la que la Ley Especial Integral para Una Vida Libre de Violencia y Discriminación para las Mujeres.

El encierro, señalan los expertos, es causa de estrés. Y esto puede llegar a agravar situaciones que ya eran riesgosas en el hogar. Una potencial víctima no solo tiene derecho a tener al alcance información acerca de cómo pedir auxilio y cómo denunciar, también tiene que saber cómo lo puede hacer en confidencialidad, sin alertar a la fuente de las agresiones.

Las medidas creadas para proteger a la población, para poder ser calificadas como justas, deben ser inclusivas. Deben tomar en cuenta que no hay un hogar igual al otro y que no se puede homologar la situación de las familias salvadoreñas. Hay eventos trágicos sucediendo de puertas para adentro y las víctimas tienen derecho a saber cómo encontrar una salida de emergencia. El sistema debe estar pensado para tomarlas en cuenta.

  • Compartir -
  • |
  • 19 abril, 2020 / Carta Editorial de Glenda Girón  (SÉPTIMO SENTIDO)

Generic placeholder image
Séptimo Sentido

Séptimo Sentido les invita a que nos hagan llegar sus opiniones, críticas o sugerencias sobre cualquiera de los temas de la revista. Una selección de correos se publicará cada semana. Las cartas, en las que deberá constar quien es el autor, podrán ser editadas o abreviadas por razones de espacio o claridad.

[email protected]

Encuéntranos en Facebook (Revista 7S) y Twitter (@revista7S)

 

MIEMBRO DE GRUPO DE DIARIOS AMÉRICA

© 2020 Séptimo Sentido, La Prensa Gráfica. Diseño de Hashtag. | Programación y mantenimiento Diseño Web LPG