La laguna de Alegría, como se lee en el reportaje realizado por el periodista Stanley Luna, es el corazón de una población. De ella emanan historias que se han hecho eternas en la tradición oral de los residentes de la zona.

Carta Editorial

por Glenda Girón, Editora

Orden. Tras las quejas de turistas, las nuevas disposiciones para los comerciantes en la plaza Yemaa, en Marrakech, es que exhiban precios.

No hay apuesta por la ciencia y la investigación. Es así desde hace décadas. Esta carencia no solo nos está haciendo perder a talentosas personas que prefieren hacer sus carreras en otros países. También está afectando a nuestros recursos naturales.

Un ejemplo de esto es la laguna de Alegría, ubicada en el departamento de Usulután. Cada vez recaen sobre ella más y más amenazas sin que, hasta ahora, se haya podido hacer una investigación que busque dar con los procedimientos más adecuados para su conservación y protección.

La laguna de Alegría, como se lee en el reportaje realizado por el periodista Stanley Luna, es el corazón de una población. De ella emanan historias que se han hecho eternas en la tradición oral de los residentes de la zona. Ese cuerpo de agua verdosa es el centro de identidad, de pertenencia.

Pero toda esa importancia social, cultural y natural que tiene no ha servido para que se le dediquen los recursos económicos y humanos para investigar qué es lo que se puede hacer para que no sea vulnerable a todo lo que pasa a su alrededor. Para que no se nos muera en medio de la desidia.

La laguna es un espectáculo hermoso y también una rareza que merece atención. Dentro de los proyectos que ofrecen los gobiernos central y municipales siempre está el desarrollo del turismo. En este caso, se debería apuntar a un mecanismo que tenga por meta el equilibrio entre facilitar que más gente conozca la laguna, pero minimizando el daño que el paso de las personas suele dejar.

Urge que a la de Alegría se le otorgue el reconocimiento que desde siempre se le ha quedado a deber. Urge que se le llame valiosa y que con ello vengan amarradas las políticas de protección. Es lo básico.

  • Compartir -
  • |
  • 18 agosto, 2019 / Carta Editorial de Glenda Girón  (SÉPTIMO SENTIDO)

Generic placeholder image
Séptimo Sentido

Séptimo Sentido les invita a que nos hagan llegar sus opiniones, críticas o sugerencias sobre cualquiera de los temas de la revista. Una selección de correos se publicará cada semana. Las cartas, en las que deberá constar quien es el autor, podrán ser editadas o abreviadas por razones de espacio o claridad.

[email protected]

Encuéntranos en Facebook (Revista 7S) y Twitter (@revista7S)

 

MIEMBRO DE GRUPO DE DIARIOS AMÉRICA

© 2019 Séptimo Sentido, La Prensa Gráfica. Diseño de Hashtag. | Programación y mantenimiento Diseño Web LPG