No existe para dar seguridad, educación, vivienda, salud. No existe para quedarse. No existe para volver. No existe para levantar la voz ante las constantes violaciones a los derechos humanos.

Carta Editorial

por Glenda Girón, Editora

“Caravana”. El libro del periodista vasco Alberto Pradilla retrata cómo es migrar en caravana desde Centroamérica a Estados Unidos. Ilustración de Moris Aldana

Se mide cuánto es lo que envían al mes o al año en remesas. Se sabe –más o menos– cuántos se van de aquí y cuántos llegan allá. Se ha calculado cuántos impuestos pagan allá y cuántos empleos ocupan. Lo que jamás se va a poder calcular es el miedo, la nostalgia o el dolor de la separación familiar que sufren las personas –salvadoreños, centroamericanos, mexicanos– que migran a Estados Unidos a buscar lo que en sus tierras de ninguna manera encontraron.

El que presentamos en esta edición es “Caravana”. Este es un libro del periodista vasco Alberto Pradilla, quien, cuando partió un grupo de centroamericanos con rumbo hacia Estados Unidos, residía en Guatemala. Cada vez que puede, Pradilla cuenta cómo una cobertura que en principio parecía de dos semanas, acabó prolongándose por meses. En todo ese tiempo, este periodista dio cuenta de cómo es migrar desde un país que no existe.

No existe para dar seguridad, educación, vivienda, salud. No existe para quedarse. No existe para volver. No existe para levantar la voz ante las constantes violaciones a los derechos humanos que sufren quienes huyen del horror de no tener futuro.

Pradilla caminó con ellos. Y de ese roce constante nació este libro del que hoy adelantamos un capítulo. En este texto es brutal en cuando a que describe las imbatibles ganas de la gente por irse. No importa que el camino sea peligroso ni que esté tapizado de muerte y hambre. Quedarse va a ser siempre peor. Y este el gran fracaso que nadie puede eludir.

No pocos describen a El Salvador como un país de migrantes compuesto por los que aún no han logrado encontrar la manera de irse. Cada día parten cientos de salvadoreños. Cada día desaparecen cientos de salvadoreños, cada día mueren a lo largo de la ruta, cada día son explotados o discriminados, cada día regresan deportados o en ataúdes. Y cada año en el balance económico las remesas que los que lograron llegar envían constituyen un componente indispensable en la economía nacional. Algo muy malo está pasando en este mecanismo que está convirtiendo a la gente en meros instrumentos, sin derechos, sin voz.

Esto es a lo que más le apunta Pradilla, a que la caravana no fue el inicio de nada. Fue solo la manera en la que un fenómeno silenciado reclamó de un golpe la visibilidad que le corresponde.

  • Compartir -
  • |
  • 4 agosto, 2019 / Carta Editorial de Glenda Girón  (SÉPTIMO SENTIDO)

Generic placeholder image
Séptimo Sentido

Séptimo Sentido les invita a que nos hagan llegar sus opiniones, críticas o sugerencias sobre cualquiera de los temas de la revista. Una selección de correos se publicará cada semana. Las cartas, en las que deberá constar quien es el autor, podrán ser editadas o abreviadas por razones de espacio o claridad.

[email protected]

Encuéntranos en Facebook (Revista 7S) y Twitter (@revista7S)

 

MIEMBRO DE GRUPO DE DIARIOS AMÉRICA

© 2019 Séptimo Sentido, La Prensa Gráfica. Diseño de Hashtag. | Programación y mantenimiento Diseño Web LPG