Que los números sean menos abultados que los que se registraron durante la presidencia de Barack Obama no significa necesariamente que los salvadoreños estén migrando menos.

Carta Editorial

por Glenda Girón, Editora

Cambios. Los países del Triángulo Norte están recibiendo a menos deportados que en períodos anteriores.

Las migraciones se consideran parte del ciclo de la humanidad. En el caso de países como el nuestro, sin embargo, el problema es que las migraciones actuales se dan en condiciones que dejan por fuera muchos derechos considerados fundamentales.

La periodista Valeria Guzmán hace en esta edición un retrato de cómo es volver –herido, vulnerable y sin nada– a un país en el que ya no se puede estar y del cual, en realidad, se huye. Un proceso por el que ya han pasado miles de salvadoreños sin que, hasta el momento, su sufrimiento haya pesado lo suficiente como para que se ejecuten cambios significativos.

La llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos no ha supuesto, de acuerdo con los registros oficiales, un aumento en la cantidad de salvadoreños deportados. La tendencia es compartida por los tres países del Triángulo Norte: Guatemala, Honduras y El Salvador.

Que los números sean menos abultados que los que se registraron durante la presidencia de Barack Obama no significa necesariamente que los salvadoreños estén migrando menos. Significa que, como indican los especialistas, esto debe ser parte de un fenómeno que puede incluir nuevos destinos o la relajación de controles en México, un país que ha visto deterioradas sus relaciones con Estados Unidos en los últimos años a raíz de la construcción del muro fronterizo a la que Trump no ha renunciado.

Desde la vulnerabilidad de este país que no solo depende de las remesas, sino que es incapaz de ofrecer oportunidades dignas a los que han tenido que irse a buscar desarrollo, las instituciones deberían estar más en alerta a lo que se suceda con dos programas que están en la cuerda floja: el TPS y DACA. ¿Qué va a pasar con los miles que se han amparado a estas figuras si desaparecen y son retornados a un país que en realidad nunca les respondió? ¿Qué les puede ofrecer un país que da más para irse que para el arraigo?

  • Compartir -
  • |
  • 12 noviembre, 2017 / Carta Editorial de Glenda Girón  (SÉPTIMO SENTIDO)

Generic placeholder image
Séptimo Sentido

Séptimo Sentido les invita a que nos hagan llegar sus opiniones, críticas o sugerencias sobre cualquiera de los temas de la revista. Una selección de correos se publicará cada semana. Las cartas, en las que deberá constar quien es el autor, podrán ser editadas o abreviadas por razones de espacio o claridad.

septimosentido@laprensagrafica.com

Encuéntranos en Facebook (Revista 7S) y Twitter (@revista7S)

 

MIEMBRO DE GRUPO DE DIARIOS AMÉRICA

© 2017 Séptimo Sentido, La Prensa Gráfica. Diseño de Hashtag. | Programación y mantenimiento Diseño Web LPG