Opinión desde allá

por Leda Romero, Mensaje enviado

 

Leda Romero
Comunicadora salvadoreña radicada en Santiago de Chile

El virus que nos hace más humanos

Este paisaje apocalíptico que nos ha obligado a mantenernos encerrados, aplicar intensas medidas de limpieza y -por alguna razón desconocida- arrasar con el papel higiénico, también nos obliga a replantear las prioridades políticas, los sistemas económicos y las normas laborales actuales.

Habíamos escuchado sobre pandemias, las habíamos visto en las películas, pero nunca habíamos vivido una, a escala mundial, con cuarentenas nacionales y miles de fallecidos.

Este paisaje apocalíptico que nos ha obligado a mantenernos encerrados, aplicar intensas medidas de limpieza y -por alguna razón desconocida- arrasar con el papel higiénico, también nos obliga a replantear las prioridades políticas, los sistemas económicos y las normas laborales actuales.

Nuestro planeta, que durante años ha sido sobre exigido a nivel ambiental, manifestando síntomas preocupantes como sequía, calentamiento global, contaminación del aire, deforestación y quién sabe cuántas cosas más, está teniendo un respiro. Esta enfermedad ha sido la única forma de disminuir la actividad comercial y productiva a nivel mundial. Sus efectos son ya evidentes.

En medio de la crisis, una persona muy sabia -mi mamá- me compartió un video que no solo resume de manera magistral la situación, sino que plantea una profunda reflexión. Me tomo aquí la libertad de transcribir ese movilizador mensaje de «Empatía viral»:

«Y así un día se llenó el mundo con la nefasta promesa de un apocalipsis viral. Y de pronto, las fronteras que se defendieron con guerras se quebraron con gotitas de saliva. Hubo equidad en el contagio que se repartía igual para ricos y pobres. Las potencias que se sentían infalibles vieron cómo se puede caer ante un beso, ante un abrazo.

Y nos dimos cuenta de lo que era y no importante; y entonces, una enfermera se volvió más indispensable que un futbolista y un hospital se hizo más urgente que un misil. Se apagaron luces en estadios, se detuvieron los conciertos, los rodajes de películas, las misas y los encuentros masivos y, entonces, en el mundo hubo tiempo para la reflexión a solas, para esperar en casa que lleguen todos, para reunirse frente a fogatas, mesas, mecedoras, hamacas y contar cuentos que estuvieron a punto de ser olvidados.

Tres gotitas en el aire nos han puesto a cuidar ancianos, a valorar la ciencia por encima de la economía, nos ha dicho que no solo los indigentes traen pestes, que nuestra pirámide de valores estaba invertida, que la vida siempre fue primero y que las otras cosas eran accesorios.

No hay un lugar seguro, en la mente de todos nos caben todos y empezamos a desearle el bien al vecino. Necesitamos que se mantenga seguro, necesitamos que no se enferme, que viva mucho, que sea feliz. Y junto a una paranoia hervida en desinfectante nos damos cuenta que, si yo tengo agua y el de más allá no, mi vida está en riesgo.

Volvimos a ser la aldea, la solidaridad se tiñe de miedo y a riesgo de perdernos en el aislamiento, existe una sola alternativa: ser mejores juntos.

Si todo sale bien, todo cambiará para siempre. Las miradas serán nuestro saludo y reservaremos el beso solo para quien ya tenga nuestro corazón. Cuando todos los mapas se tiñan de rojo con la presencia de que corona, las fronteras no serán necesarias y el tránsito de quienes vienen a dar esperanzas será bien recibido bajo cualquier idioma y debajo de cualquier color de piel. Dejará de importar si no entendía tu forma de vida, si tu fe no era la mía, bastará que te anime a extender tu mano cuando nadie más lo quiera hacer.

Puede ser -solo es una posibilidad- que este virus nos haga más humanos y, de un diluvio atroz, surja un pacto nuevo con una rama de olivo desde donde empezará de cero.»


Generic placeholder image
Séptimo Sentido

Séptimo Sentido les invita a que nos hagan llegar sus opiniones, críticas o sugerencias sobre cualquiera de los temas de la revista. Una selección de correos se publicará cada semana. Las cartas, en las que deberá constar quien es el autor, podrán ser editadas o abreviadas por razones de espacio o claridad.

[email protected]

Encuéntranos en Facebook (Revista 7S) y Twitter (@revista7S)

 

MIEMBRO DE GRUPO DE DIARIOS AMÉRICA

© 2020 Séptimo Sentido, La Prensa Gráfica. Diseño de Hashtag. | Programación y mantenimiento Diseño Web LPG