Apesta

Construir país puede tomar generaciones. Con trabajo, y un poco de suerte, una administración tras otra puede aportar un poco para ir avanzando. Muchos pensamos que lo que en El Salvador ha tomado más de dos décadas en construir, en términos de Estado de Derecho y respeto a las instituciones, estaba muy bien cimentado.

Como república joven hemos celebrado muchísimas elecciones libres, tanto presidenciales como legislativas. Hemos logrado hacer la transición entre guerra y paz, entre distintas aritméticas legislativas y entre presidentes de derecha y de izquierda. Todo siempre amparado en las leyes y en la Constitución. Y, aunque hayamos tenido episodios (muchos todavía recordamos el famoso decreto 743) en los cuales se ha puesto a prueba la institucionalidad, nada ha llegado a ser tan dañino como lo que pasó en el Salón Azul el domingo pasado.

Nunca, durante la posguerra, un órgano del Estado se había aprovechado la poca dignificación que tiene la fuerza armada para instrumentalizarla para intimidar a otro órgano. Querer minimizar o trivializar este evento es ser ciegos al frágil episodio democrático que estamos atravesando como país.

¿Y todo por qué? Aparentemente por querer la aprobación para negociar un préstamo de $109 Millones, cifra que representa apenas un 0.4% de nuestro PIB. Pero no nos engañemos, esto no se trata de préstamos ni de planes territoriales antiviolencia. Esto se trata de alguien queriéndose imponer a su manera, pasando por encima de la Constitución y las leyes, para lograr desprestigiar a un órgano del Estado y monopolizar más poder. Apesta a dictadura.

El precio de este golpe va mucho más allá de $109 Millones. Es desechar los esfuerzos y los costos de la guerra. El conflicto armado nos costó casi dos décadas de desarrollo. Nos costó la vida de 75,000 personas y la sangre de muchos más. Nos costó decenas de miles de familias desintegradas y la migración masiva de muchos. Nos costó la unión de un país que se separaba en 2 bandos. Y si bien ni ARENA ni el FMLN han hecho mucho por reconstruir una sociedad fragmentada, Bukele solo ha tirado mucha más sal en unas heridas que no terminan de cicatrizar casi tres décadas después.

Tres cosas sorprenden de esta situación. La primera es el cinismo con la que Bukele ha intentado tergiversar su error, queriendo vender la barata narrativa que él (magnánimo líder ungido por un poder divino) ha sido quien ha calmado al pueblo que quiere deshacerse del órgano legislativo. Segundo, Bukele ha logrado, increíblemente, que los diputados comiencen a parecer funcionarios decentes que no están cediendo ante matonerías antidemocráticas. Y tercera (probablemente lo más preocupante y decepcionante), que haya tanta gente engañada que piense que lo que está haciendo Bukele es la manera correcta en la que se comporta un verdadero Estadista.

Si Bukele quiere tener más apoyo en la Asamblea tiene dos opciones legales: o se espera a las elecciones legislativas para intentar lograr más tracción, o comienza a tender puentes entre partidos y para colaborar en conjunto. Amenazar con «apretar un botón» cuando se tiene al Salón Azul rodeado de militares es tener poca valoración a lo que hemos sufrido históricamente como país. Resolver la violencia no pasa por más violencia. La reducción de violencia pasa por tener lo mínimo: instituciones democráticas que funcionen. Con anarquía no resolvemos nada. Si usted, lector, no es capaz de ver la importancia de respetar el Estado de Derecho, reconsidere, porque está siendo parte del problema.

Cloaca legislativa

La corrupción y el nepotismo nos son prácticas recientes en el sector público. Ya sea desde el ejecutivo o el legislativo, año tras año vemos tal seguidilla de escándalos que es difícil mantenerse pendiente de cada uno. Más allá del daño que estas prácticas hacen a la institucionalidad, vale la pena estimar de alguna manera el impacto monetario que esto tiene en el bolsillo de los contribuyentes.

Uno de los casos más recientes es el de Cristina López, la exdiputada por el PCN. La exdiputada ha estado cobrando un salario de $2,000 dólares mensuales desde mayo sin siquiera residir en El Salvador. La exdiputada denunció en Twitter el caso de al menos otras cuatro personas allegadas al PCN que también cobran un salario sin llegar a trabajar.

También tenemos el caso del diputado Gallegos de GANA (partido con el cual ganó la presidencia Nayib Bukele) a quien el Tribunal de Ética Gubernamental (TEG) le abrió una investigación por nepotismo. Se le acusa de haber contratado al menos a unas 7 personas con algún vínculo familiar a su esposa. El TEG ya había abierto otra investigación contra Gallegos por más de $500,000 dólares que se concedieron desde la Asamblea Legislativa a APDEMES, una asociación donde trabajaban su esposa y otros asesores legislativos.

Tenemos el caso del expresidente de la Asamblea Legislativa, Sigfrido Reyes, a quien esta semana se le giró una orden de captura. Se le acusa de lavar $781,000 dólares a través de varias sociedades donde estarían involucrados familiares, empleados del IPSFA y empleados de la Corte de Cuentas. Reyes está ahora fuera del país y a su esposa se le ha dado libertad bajo fianza (entre $20,000 y $30,000) además de tener que usar un brazalete electrónico.

Así como estos casos seguramente podemos encontrar muchos más dentro de la Asamblea Legislativa. En 2008, la Asamblea tenía un total de 864 empleados estatales, número que ascendió a 2,367 empleados (300 de los cuales eran del área de «comunicación») en 2019, un aumento del 174%. Esto se traduce en unos $31 Millones de dólares adicionales que estamos pagando de manera anual para que parásitos estén viviendo de los fondos que el resto de la población genera. Además del impacto monetario también hay otro en la moral de algunos funcionarios públicos. Estoy seguro de que entre los empleados de la Asamblea Legislativa hay muchos que están muy bien preparados y con credenciales para estar en su puesto. No debe ser fácil para ellos ver esta invasión de gente incompetente, y al mismo tiempo ver que quienes están creciendo y subiendo de puestos de manera más rápida son los «compadres» de quienes los pusieron ahí y no quienes están agregando verdadero valor al trabajo legislativo.

Esperemos que estas investigaciones y acusaciones de corrupción a figuras importantes en la política salvadoreña dejen un buen precedente. Según el Fondo Monetario internacional, la corrupción en El Salvador nos cuesta unos $500 millones al año. Por lo menos ya vamos dimensionando el tamaño del problema del lado legislativo. Vale la pena hacer un ejercicio similar en el resto de los órganos del Estado. No me extrañaría que encontráramos un fenómeno similar en el ejecutivo, donde su líder tiene una definición bastante flexible y conveniente de la palabra nepotismo.

Recuperando la conversación

Seguramente todos hemos estado en una situación similar, estás intentando platicar con alguien y esa otra persona tiene su atención dividida entre tu conversación y su teléfono, a veces al punto de estar escribiendo y hablando al mismo tiempo. Cada vez más este comportamiento de tener nuestra atención dividida entre el mundo y una pantalla es más normal. En su libro «Reclaiming Conversation» (Algo así como «Recuperando la conversación», en español), Sherry Turkle escribe sobre el impacto que la hiper conectividad está teniendo en la formación y desarrollo de una generación entera que ha crecido con la tecnología.

Una de las observaciones que Turkle hace en su libro es que hoy en día, niños de 12 años se comportan socialmente como niños de 8 años al momento de interactuar unos con otros cuando están jugando. Son más propensos a hacer bullying en parte porque les es más difícil construir y practicar habilidades de empatía. Al tener conversaciones cara a cara, un niño puede ver la reacción de la otra persona al decirle un comentario grosero, y puede ver cómo lo que está diciendo puede lastimar a esa persona. Esto es mucho más difícil si se hace detrás de una pantalla, donde no se puede leer e interpretar el lenguaje corporal de otra persona. Además de esto Turkle también habla sobre como los niños están cada vez menos expuestos al aburrimiento y cómo esto tiene un efecto negativo en habilidades creativas y en desarrollar ansiedades en la vida.

Un segundo punto del libro es el impacto de la atención dividida en el desempeño laboral. Gran parte de la fuerza laboral ya es millennial, y poco a poco los centennials también se van insertando como fuerza productiva en la economía. En un ambiente profesional muchos se sienten orgullosos de poder hacer «multi-tasking», cambiando entre actividad y actividad con frecuencia. Pasamos de revisar nuestro correo, a contestar un mensaje, a trabajar en un reporte y así tenemos nuestra atención dividida entre muchas cosas a la vez, y aunque muchos sienten que así hacen más la realidad es que, entre tanta transición, se sacrifica tanto calidad de trabajo como cantidad de lo que se hace. De igual manera le huimos a las interacciones cara e incluso a llamadas telefónicas, en detrimento de la cohesión de equipos y la productividad.

Finalmente, esto también impacta nuestras relaciones personales con nuestra familia y amigos. En casa, en cenas familiares cada vez más tenemos distracciones en estímulos como los teléfonos y la televisión. En vez de todos estar en una conversación puede haber hasta siete o diez conversaciones ocurriendo al mismo tiempo. Cada vez menos se están teniendo conversaciones completas cara a cara, y cada vez más se recurre a los mensajes de texto para tener conversaciones difíciles para la resolución de conflictos. De nuevo, como en el ejemplo de los niños, esto dificulta el poder leer el lenguaje corporal de las personas y desarrollar empatía.

El libro tiene una variedad de ejemplos sustentados por estudios que se han hecho alrededor de estos comportamientos, estos tan solo son algunos de los ejemplos que se cubren. «Reclaiming Conversation» no está haciendo un argumento radical en el que nos sugiere separarnos de la tecnología completamente, por el contrario, sugiere que pongamos atención en cómo una herramienta puede tener repercusiones negativas y qué podemos hacer o cambiar para poder aprovecharla mejor sin sacrificar las habilidades sociales que construimos y desarrollamos al interactuar cara a cara.

Tiempo de compromisos y posturas claras

Si algo quedó demostrado en las últimas elecciones presidenciales es que el bipartidismo en nuestro país está muerto. 20 años de ARENA y 10 del FMLN han dejado mucho que desear en lo económico y social. Como reacción a repetidos actos de corrupción, pobre desempeño, exclusión y falta de pluralidad, han surgido nuevos proyectos políticos en el país. Uno de los más nuevos, el partido Nuestro Tiempo, fue recién avalado como partido político por el Tribunal Supremo Electoral en junio de este año.

Esta semana Nuestro Tiempo lanzó una campaña dirigida al resto de partidos políticos en el país. Desde afuera del edificio de la Asamblea Legislativa, Juan Valiente, Johnny Wright y Aida Betancourt presentaron un documento en donde de una manera clara, aterrizada y hasta un poco humorística, Nuestro Tiempo destaca prácticas básicas para operar como un partido político decente y democrático. Al mismo tiempo critican prácticas nocivas que por mucho tiempo han sido manera tradicional de operar de los partidos tradicionales en el país.

En resumen, hacen un llamado a la transparencia del origen de los fondos de un partido político y el uso de estos (mesura en la contratación de asesores, guardaespaldas, etc.), a que los funcionarios de los partidos, una vez en el poder, respondan a los intereses de la población y no solamente a los intereses de los miembros o el liderazgo de sus partidos, y a evitar el nepotismo. También se hace un llamado a respetar los tiempos electorales y a no llenar de pinta y pega los espacios públicos en tiempos de campaña. Esta serie de recomendaciones (o exigencias) no son mucho que pedir, sin embargo, es lo que tanto ha faltado en la dinámica partidaria durante toda la posguerra.

Este manual está alineado con los valores establecidos en los estatutos de Nuestro Tiempo. La libertad, dignidad, empatía, diversidad, solidaridad, transparencia y coherencia son elementos básicos de una democracia. Sin embargo, Nuestro Tiempo menciona poco o nada sobre sus principios o creencias económicas. Como votante quiero tener la mayor información sobre en qué cree un partido en lo económico y lo social, y así tener una idea de sus posturas ante problemas de país. ¿Qué piensa Nuestro Tiempo sobre las AFP y el sistema de pensiones? ¿Cuál es su postura frente a industrias históricamente (y de manera deliberada) protegidas por el Estado como el azúcar? ¿Cuáles piensan que deberían ser los polos de desarrollo económico?

Responder esta y otras preguntas relacionadas es importantísimo. Ningún partido es monedita de oro para caerle bien a todo mundo, ni debería intentar serlo. Superar el miedo a generar oposición es indicador que se tiene posturas definidas. La ausencia de estas posturas, y el peligro de en un futuro rodearse de gente deshonesta, eventualmente termina en populismo. Y de eso ya tenemos suficiente, pues no se trata de votar por una nueva opción solo por el hecho de ser nueva, es así como terminamos con gobernantes con complejo de dictadorcitos, de esos que se abren camino creando división y viendo a la Constitución como un obstáculo para sus objetivos antidemocráticos.

A pesar de esto, el documento cae como mensaje refrescante en un entorno donde lo único que escuchamos de los partidos son escándalos de corrupción, viajes en jets privados y acusaciones de acoso sexual. Espero que este documento, aparte de ser considerado por el resto de los partidos políticos (peco de tonto optimista), sirva como compromiso para los integrantes de Nuestro Tiempo para no cometer ni practicar los mismos comportamientos que ellos mismos achacan en este documento.

Migrantes, remesas y nuestra fuga de talentos

Hoy en día se estima que alrededor de 1.4 millones de salvadoreños viven en Estados Unidos, eso significa que, por cada 5 salvadoreños que viven en El Salvador, hay uno que vive en EUA. La mayoría de los salvadoreños conocemos a alguien o tenemos a algún pariente que migró hacia el norte. Este fenómeno migratorio ha sido constante desde hace décadas.Y, aunque sus causas son variadas, ha tenido un gran impacto social y económico en El Salvador.

La mayoría no emigra porque quiere. En nuestro caso, la pobreza y la violencia naturalmente obligan. La tasa de pobreza que tenemos en el país es de 35% (¡Más de 2.3 millones de personas!) y una tasa de desempleo del 7%. Las tasas de homicidio, aunque han mejorado recientemente, todavía están a niveles altísimos: unos 50 homicidios por cada 100,000 habitantes. Solo Honduras y Venezuela nos superan en términos de homicidios. Esta combinación de pobreza, falta de oportunidades, exclusión y violencia hace que, para muchos, el exponerse a los peligros de emigrar ilegalmente a Estados Unidos sea una decisión racional, pero, básicamente, obligada.

Hay otro grupo que también ha tomado la decisión de emigrar por razones un poco distintas al grupo descrito anteriormente. Jóvenes profesionales y con preparación no encuentran espacios ni oportunidades en el mercado laboral salvadoreño. Saben que sus competencias y habilidades son mejor remuneradas en otras economías y que hay muy pocos trabajos en El Salvador que puedan valorar esas competencias a un nivel similar. Y, en mi opinión, no es tanto un tema de que las empresas no quieran pagar más y mejores salarios, es un tema de costos y beneficios. Nuestra economía es simplemente muy pequeña y el mercado está muy poco desarrollado como para poder sostener la oferta de talento preparado que tenemos en el país.

El impacto más medible e inmediato por este fenómeno migratorio es el de las remesas, las cuales son, básicamente, un motor de consumo para la economía salvadoreña. Para dar un poco de contexto, la economía de El Salvador (Medida por el «PIB» o Producto Interno Bruto) asciende a unos $27.5 mil millones, mientras que las remesas ascienden a unos $5.5 mil millones, representado un 20% de la economía nacional. Esto trae consigo beneficios y complicaciones. Por un lado, es una fuente de consumo que beneficia a un 20% de los hogares del país; por otro, hace resaltar la incómoda realidad de que somos un país poco productivo y mayormente consumista. El tener una fuente de ingresos externa tan grande hace que importemos mucho más de lo que exportamos, en detrimento de nuestra balanza comercial.

Sin embargo, no todo el dinero de las remesas se va a consumo, muchos de los hogares (especialmente en aquellos donde la cabeza de la familia es una mujer) destinan mucho de ese dinero a educación, lo cual tiene un impacto positivo en el ingreso esperado de los hogares en el futuro. Un segundo impacto menos visible es el costo de la fuga de talentos que tenemos. Estos profesionales que están trabajando, no sólo en EUA, pero también en otras economías como España, México, Chile y más, están innovando y generando riqueza fuera del país. Por el momento, parece que muy poco está cambiando social y económicamente, para motivar a estos profesionales a regresar o para lograr que los que se quieren ir se queden.

El cambio climático y las vacas

El cambio climático es, probablemente, el mayor desafío al que nos enfrentaremos como generación en las próximas décadas. Cada vez tenemos más evidencia que la actividad humana tiene un impacto significativo en el clima. Glaciares se han derretido y hay un aumento acelerado en el nivel del mar. A raíz de esto, han surgido muchas organizaciones que empujan por lograr cambios en legislación en distintos países con el objetivo de reducir la emisión de gases y el consumo o producción de plástico y otros materiales no biodegradables.

También hay países que se han preocupado un poco más por tener legislación más estricta, y empresas que han pagado el precio de hacer trampa para poder vender más. Volkswagen, por ejemplo, estuvo por mucho tiempo vendiendo en el mercado estadounidense algunos de sus modelos (Jetta, Beetle, Golf y Passat) con un motor diesel que podía detectar cuando le estaban haciendo una prueba de emisiones. Al detectar que estaba en una prueba, el motor reducía considerablemente las emisiones a niveles por debajo del límite permitido por ley. Para cuando los reguladores se enteraron de esto, Volkswagen ya había vendido unos 482,000 carros con este tipo de motor. Martin Winkertorn, el entonces director ejecutivo de Volkswagen, renunció a su puesto. Y Volkswagen se vio obligada a retirar estos modelos del mercado y a pagar una multa de $2,800 millones de dólares.

Aunque esto no habla muy bien del mercado, también hay quienes están usando el mismo como herramienta para tener un impacto ambiental positivo. Pat Brown, profesor de bioquímica de la universidad de Stanford y director ejecutivo de la empresa «Impossible Foods», está emprendiendo su lucha ambiental reduciendo el consumo de carne de res mientras genera ganancias en el proceso.

¿Cómo tiene esto un impacto en el medio ambiente? La vaca es uno de los animales que más contribuyen al cambio climático. En primer lugar, la producción de carne involucra demasiados recursos. Para producir una libra de carne de res se necesitan unos 1,800 galones de agua. Un tercio de las tierras dedicadas a la agricultura son para crecer alimento para vacas. Adicionalmente, las vacas producen gas metano, el cual es 25 veces más dañino para el efecto invernadero que el dióxido de carbono. El consumir 4 libras de carne de res tiene el mismo impacto ambiental que volar desde Nueva York a Londres. Si las vacas fueran un país, emitirían más gases que toda la Unión Europea. Más que reciclar, o reducir el consumo de plástico o compartir carro (lo cual está muy bien), el consumir menos carne de res es una de las acciones que puede hacer más por reducir nuestro impacto individual en el medio ambiente.

Esto nos trae al esfuerzo de Pat Brown y su empresa «Impossible Foods». En vez de ir por el tortuoso y difícil camino de querer cambiar la legislación, Pat se ha ido al origen del problema: las preferencias de consumo de la gente. La torta de hamburguesa creada por Pat tiene un impacto ambiental muchísimo más bajo que las de carne de res, además de tener un sabor muy similar a la carne de verdad, a tal punto que este producto ahora se vende en más de 17,000 restaurantes en el mundo.

El Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC) el cual agrupa a unos 1,300 científicos pronostica un aumento de entre 1.4 a 5.6 grados Centígrados en temperatura promedio en el próximo siglo. Entre otros efectos pronosticados están el aumento de intensidad de huracanes, cambios en los patrones de lluvias, sequías más prolongadas, aumento del nivel del mar de entre 30 y 120 centímetros para el año 2100. El cambio climático es un problema real. Es imperativo hacer algo por mitigar los efectos que estamos provocando.

El poderío económico de la Liga Premier (2 de 2)

En mi columna anterior expliqué cómo los equipos de la primera división inglesa, al estar atados de manos para implementar algunos cambios comerciales para generar más ingresos, se separaron de la FA (Football Association) y fundaron su propia liga en 1992: La Premier League.

Uno de los primeros cambios implementados con el nacimiento de la Premier League fue modernizar la infraestructura de los equipos. Al pasar de gradas a asientos, muchos estadios disminuyeron su capacidad por mucho. Para compensar esta caída en ingresos comenzaron a incrementar precios y combatir el hooliganismo y así mejorar la experiencia dentro del estadio y a atraer a un público con mayor capacidad adquisitiva. Los clubes comenzaron a emular la manera en la que la NFL en Estados Unidos generaba ingresos por medio de mercadería alusiva al club. El Arsenal, por ejemplo, negoció en 2018 un contrato en el que la marca Adidas pagaría 300 Millones de Libras para vender los uniformes del equipo por 5 años.

Adicionalmente, al separarse de la FA, los equipos de la Premier League ya no estaban obligados a repartir el dinero de contratos televisivos por igual entre 92 equipos. Las negociaciones con las cadenas televisivas se comenzaron a hacer como Premier League, un bloque de 20 equipos. Se buscó que no hubiera mucha diferencia entre los ingresos repartidos entre el primer y el último lugar para velar por que la liga se mantuviera competitiva. En España y Alemania, por ejemplo, el primer lugar de cada liga se lleva hasta 3 veces más en ingresos que el último lugar. En la Premier League el primer lugar se lleva solamente 1.6 veces más ingresos que el último lugar. En 2017 el Sunderland, club que terminó en último lugar de la Liga Premier, y el Real Madrid ingresaron prácticamente la misma cantidad de dinero por derechos televisivos: unas 100 Millones de Libras Esterlinas.

Los ingresos de la liga también aumentaron de manera acelerada gracias a negociaciones más eficientes con las empresas televisivas. Mientras que en la temporada 1991/1992 los ingresos televisivos de la liga sumaron 170 Millones de Libras Esterlinas, quince años después la cifra aumentó a 1,530 millones. No es ninguna casualidad que en el «Football Money League» (Reporte anual de equipos de fútbol publicado por la firma Deloitte), 13 del top 20 de equipos que generan más ingresos son ingleses.

Este «boom» económico en la liga hizo que, ya sea por inversión o por hobby, magnates como Roman Abramovich y Mansour Bin Zayed se interesaran y compraran equipos como el Chelsea y el Manchester City. Toda esta inyección de liquidez en los equipos permitió que se pudiera ofrecer salarios más altos que otras ligas, y a naturalmente atraer mucho talento a la Liga Premier. En la última copa del mundo la liga que más jugadores aportó a la competencia fue la Liga Premier con 108. El segundo lugar fue la liga española con 78 jugadores.

¿Estos cambios han hecho algo por mejorar el nivel de la selección inglesa? En esto hay opiniones divididas, la selección inglesa solo ha ganado un mundial en toda su historia. Aparte de esto lo más cerca que ha estado de ganar otro mundial ha sido cuando logró cuarto lugar en Italia 90 y en Rusia 2018. Lo que sí es cierto es que se ha convertido en un auténtico espectáculo donde casi cada partido es a muerte (el castigo económico por descender es enorme) y la liga se mantiene competitiva prácticamente durante toda la temporada

El poderío económico de la Liga Premier (1 de 2)

El fútbol nació en Inglaterra hace más de 150 años y, aunque no es el país que acumule más copas mundiales ni eurocopas, somos muchos quienes pensamos que su liga doméstica es la más competitiva y atractiva del mundo. La Liga Premier Inglesa es al día de hoy la liga de fútbol que más dinero genera a escala mundial. Sin embargo, esta liga no siempre gozó del éxito económico que tiene ahora.

Para entender el porqué de este éxito tenemos que entender cómo era el modelo de negocio del fútbol británico antes de los años noventa en dos aspectos: sus fuentes de ingresos y el modelo de votación de sus ligas profesionales.

Previo a los noventa los ingresos de los equipos británicos eran generados casi en su totalidad por la asistencia a los estadios. La infraestructura dejaba mucho que desear; paredes cayéndose, baños en mal estado, ausencia de asientos en las gradas. El aficionado promedio era violento y llegaba borracho al estadio. Por si fuera poco, en 1989 en un partido entre Liverpool y Nottingham Forest en el estadio de Hillsborough murieron 96 personas y otras 766 resultaron heridas por una avalancha de gente. Nada de esto ayudaba a generar un ambiente atractivo o seguro para las familias. Los ingresos televisivos eran insignificantes, se creía que la televisión, lejos de ser un instrumento para multiplicar la base de aficionados, era una competencia directa a la asistencia a los estadios. Tampoco había un esfuerzo grande por generar ingresos por medio de mercadería o patrocinios, los equipos eran más un reflejo de la identidad de un barrio o ciudad y no una empresa que buscara potenciar ingresos.

Otro gran impedimento para el desarrollo económico de la primera división inglesa era la estructura de votos. La FA (Football Association) de Inglaterra estaba compuesta por 92 equipos de las cuatro ligas profesionales. Era la FA la que negociaba los contratos televisivos, y aunque solamente un puñado de equipos generaran casi la totalidad de partidos transmitidos, los ingresos televisivos se repartían equitativamente entre los 92 equipos de la FA. Cualquier cambio a este esquema requeriría ser aprobado con mayoría. Naturalmente ninguno de los equipos de ligas inferiores estaba interesado en cambiar esto. Un equipo como Nottingham Forest en 1980 (reciente campeón de primera división y bicampeón de Europa) recibiría la misma cantidad de dinero por derechos televisivos que el Scunthorpe United de cuarta división.

Fue iniciativa de los «Big 5» (Arsenal, Everton, Liverpool, Manchester United y Tottenham) comenzar a empujar por separarse la primera división de la FA y crear una liga privada donde ellos tuvieran un mayor control sobre las decisiones financieras sin depender de la voluntad de equipos de ligas inferiores. Es así como, después de superar una breve batalla legal contra la FA, que en 1992 nace la Premier League.

A partir del nacimiento de la Premier League comienza una serie de cambios. Luego de la tragedia de Hillborough los equipos comienzan a invertir en modernizar sus estadios y a combatir el «hooliganismo» para crear un ambiente más agradable a los aficionados. Al incorporar asientos, estadios como Highbury del Arsenal pasaron de tener una capacidad de 55,000 aficionados a solamente 36,000. Se necesitaba otra fuente de ingresos y se entendió que la televisión tenía el potencial de llevar las marcas más allá de Inglaterra y generar mucho dinero, y es así como los 20 equipos comienzan a negociar agresivamente derechos televisivos con cadenas como SKY.

En la próxima columna comentaré sobre cómo estos cambios tuvieron un impacto económico y deportivo en el fútbol inglés.

Libra (la de Facebook, no la esterlina)

El pasado 18 de junio Mark Zuckerberg, fundador y director ejecutivo de Facebook, anunció que en 2020 lanzarían una nueva moneda llamada Libra. No es la primera vez que una empresa, o una entidad no pública, lanza una unidad de cambio. Ya hemos visto como otros tipos de moneda (o criptomonedas) como Bitcoin y Ethereum han tenido muchos problemas de eficiencia, riesgo y legitimidad.

Este es un sector relativamente nuevo, en el cual nadie ha logrado descifrar aún de manera muy eficiente. Bitcoin, por ejemplo, es una moneda que sufre de una volatilidad que asusta, no tiene un sustento o respaldo como lo tienen otras monedas con reservas de bancos centrales, y es muy ineficiente en su operación (cada transacción de Bitcoin usa una cantidad absurda de energía, por todas las computadoras que deben estar conectadas para sostener su ecosistema). Facebook, siendo una empresa enorme y con recursos suficientes, tiene una muy buena oportunidad de ser exitoso en este nuevo proyecto.

De cierta forma, Facebook está intentando resolver algunos de los riesgos o preocupaciones asociados con las criptomonedas. La manera en la que funcionaría, según explicó Zuckerberg en junio es que la Libra estaría respaldada por una combinación de monedas estables, mitigando la volatilidad y especulación que sufren otros instrumentos financieros. La plataforma de Libra sería mucho más rápida que Bitcoin, al procesar unas 1,000 transacciones por segundo en vez de 7. Libra también estaría controlada por un consorcio de potencialmente 100 empresas que tendrían igual poder decisión y votos, de las cuales 28 se han sumado hasta la fecha (Spotify, Uber, Visa, etcétera). Esto significa que Facebook no tendría control completo sobre la moneda, lo cual ayuda a disipar un poco la preocupación sobre los problemas de seguridad de información que Facebook ha tenido últimamente.

De ser exitoso, el proyecto de Libra tiene un potencial enorme que revolucionaría cómo funciona la banca tradicional en el mundo. Con una base de 2,400 millones de usuarios de Facebook, Libra podría convertirse en una de las monedas de mayor circulación en el mundo y facilitaría la bancarización de millones de personas que no tienen acceso a servicios financieros por limitantes económicas o geográficas, especialmente en mercados emergentes. También haría las transacciones de dinero mucho más fáciles y baratas. En vez de cobrar comisiones de alrededor de 5 % como lo hacen algunos bancos, transferir Libras costaría apenas centavos por transacción. De esta manera Facebook está diversificando su negocio más allá de las otras 72 empresas que ya ha comprado hasta hoy.

¿Qué significa esto para El Salvador? La implementación de este nuevo producto financiero (o tipo de cambio) sería operativamente fácil. Somos un país donde hay más teléfonos celulares que personas. La alta penetración de Facebook y WhatsApp haría que el proceso para sumarse a la plataforma de Libra sea muy simple. El verdadero desafío sería regulatorio. En un país con altos niveles de corrupción el dinero mal habido (pensemos en sobornos y extorsiones) podría cambiar de manos de manera más ágil. Será muy interesante ver cómo otros países van construyendo la estructura legal sobre la cual funcione Libra y cómo nosotros adaptamos nuestro marco legal para sumarnos a esta nueva herramienta.

Aterrizando lo macro

El país está pasando por una racha negativa de indicadores macroeconómicos que nos afectan a todos, en gran parte resultado de una irresponsable gestión. La deuda pública que nos deja el FMLN es más grande y cara (vamos cayendo en la calificación de riesgo), el crecimiento de la economía es tan solo una fracción de lo que crecíamos hace años, el desempleo y subempleo tampoco van por buen camino. Y, a pesar de que el Estado recauda más dinero de ciudadanos como usted y yo, no hemos visto esos ingresos traducidos en obras y servicios palpables para la población.

En ocasiones los indicadores macroeconómicos parecen ser muy fríos o etéreos. Hablar de inflación, deuda, PIB y más datos macro suele ser algo que a escala individual no lo percibimos de manera tan directa ni nos llama mucho la atención ¿Qué le va a importar al microempresario que es extorsionado a diario si el país se endeudó más o no? ¿Qué le va a importar a la madre soltera que tiene que decidir entre comer o mandar a sus hijos a la escuela si el PIB creció menos que toda la región? Con tantas necesidades y dificultades es un reto difícil aterrizar estos temas y hacerlos parecer importantes.

Sin embargo es necesario destacar que sí nos afectan. Los errores y aciertos de nuestros funcionarios sí afectan al ciudadano de a pie. Los anteriores impagos de la deuda a las pensiones y el deterioro de la calificación de riesgo harán que los intereses de la deuda que adquiera el Gobierno (ultimadamente pagada por usted, contribuyente), sea más cara. ¿Qué significa eso? Menos dinero disponible para inversión pública. Adicionalmente, esto también se traduce en el ajuste de varias carteras como Educación y Salud, ministerios importantísimos para el desarrollo de la población. Y es así como se van olvidando algunas promesas de campaña, como la del exprofesor Sánchez Cerén, quien prometió en campaña elevar la inversión en educación pública al 6 %, y lejos de eso le quitó más de $5 millones en su momento.

Y es en estas acciones donde se detona el efecto directo a la población: ¿en cuántos docentes debidamente remunerados se transforman esos $5 millones? ¿Cuántas diálisis se pueden ofrecer con los más de $4 millones que se le quitaron a Salud? ¿Cuántas medicinas pudieron haber sido compradas? Estemos de acuerdo o no con la ejecución de algunas de las políticas sociales del Gobierno estas reducciones son servicios que deja de gozar la población. Las cifras dan aún más rabia cuando vemos que de su dinero (el de usted, contribuyente) están dedicando más de $4 millones a seguros médicos privados para los diputados de la Asamblea Legislativa.

A pesar de los aprietos por los que podamos estar pasando como población es importante informarnos. Es difícil cuando hay quienes sus condiciones les exigen que trabajen siete días a la semana y sus dificultades disminuyen la relevancia de preocuparse por los temas de país, pero entre más nos estemos informando más probable es que exijamos resultados. Piense que a los funcionarios que hacen una mala gestión les conviene tener a una población desinformada: entre menos enterados estemos nosotros ellos tienen más margen de hacer tan mal trabajo como su mediocridad e incapacidad se los permita.