Opinión desde acá

por Margarita Marroquín, #Redes Tecnopolíticas

 

Margarita Marroquín Margarita Marroquín
Lexicógrafa y comunicadora digital

Las humanidades digitales

Las humanidades digitales se enfocan en innovar al generar conocimiento, en trabajar en equipo y en dar acceso abierto a la cultura. Lo primero, la innovación implica no solo el uso de tecnologías para la generación de conocimiento nuevo o diferente: pasa por replantearse las maneras de recolectar datos y de sistematizarlos para saber qué podemos conocer a partir de estos.

En los años setenta se comenzaba a hablar, en ciertos países y en ciertas áreas de trabajo, de las computadoras y cómo iban a ayudarnos a los humanos a realizar ciertos trabajos. Estas máquinas, muy distintas a las computadoras que vemos ahora, nos ayudaron a romper muchas fronteras y, de manera literal, las fronteras espacio-temporales se rompieron al combinar las computadoras con la internet. Fue así que, con los años y los cambios en la tecnología, un campo que algunos habían llamado informática humanística fue moviéndose hacia lo que algunos llamamos hoy las humanidades digitales.

Algunos sentidos de este término se relacionan con estudios de lingüística y literatura: con las habilidades tecnológicas que nos permiten hacer recopilación y archivo de obras de un mismo autor. Pero poco a poco, va tomando fuerza lo multidisciplinario y lo transdisciplinario: ¿qué hacemos con toda la obra digitalizada de, por ejemplo, Claudia Lars o Salarrué? Podemos hacer mapas interactivos que recorran lo que mencionan ciertas publicaciones o tener datos específicos sobre las palabras que ocupan (frecuencia, significados, otras palabras con que se relacionan más).

Y si seguimos profundizando, vamos entrando en las humanidades digitales como un espacio en donde cada disciplina aporta en la lectura que podemos hacer del mundo que habitamos pero, sobre todo, cómo podemos vivir mejor gracias a esa lectura, a la interpretación de esos datos desde cada área y su puesta en común. De cómo trabajamos juntos para que la información recabada sobre nuestros escritores salvadoreños nos permita trazar rutas turísticas con base en los lugares en que ellos vivieron o sobre los que escribieron, o explorar cómo hacer tours de los lugares de nacimiento de nuestros artistas, que sean accesibles desde la web, o cómo conjugar una visita en Armenia, donde nace Claudia Lars, con realidad aumentada disponible para nuestros teléfonos celulares para enlazar con páginas web sobre la autora, o para contrastar la Armenia de entonces y la de hoy.

Las humanidades digitales se enfocan en innovar al generar conocimiento, en trabajar en equipo y en dar acceso abierto a la cultura. Lo primero, la innovación implica no solo el uso de tecnologías para la generación de conocimiento nuevo o diferente: pasa por replantearse las maneras de recolectar datos y de sistematizarlos para saber qué podemos conocer a partir de estos, para procurar un conocimiento más sabio, más cuidadoso de nuestro entorno y de nosotros mismos.

Lo segundo, es cuando el trabajo en equipo cuenta por la cantidad de habilidades diferentes. Neurólogos junto con musicólogos computacionales (y otros científicos sociales) crean juegos en línea como #HookedOnMusic («enganchados con la música»), para probar el valor terapéutico de ciertas melodías para enfermos de alzhéimer. Las humanidades digitales apoyan la investigación para volver a ser humanos, para no dejar de ser humanos.

Y el acceso abierto a la cultura. Esto va más relacionado con, siempre desde posturas éticas, promover las maneras jurídicas adecuadas para poder reproducir materiales a ningún costo, por lo que reflexiona maneras alternativas de dar las licencias por el trabajo que se crea y se produce. Las licencias de Creative Commons y Wikipedia son modelo de esto: del reconocimiento del trabajo de creación y de la búsqueda de que esas creaciones estén accesibles a la mayor cantidad de personas posible.

La clave sigue siendo la innovación fundamentada en la investigación, la apuesta por la inteligencia colectiva y el conocimiento abierto. Trabajar (juntos) para que nadie se quede atrás: porque, como dice el espíritu Ubuntu, soy lo que soy por lo que somos juntos.

  • Compartir -
  • |
  • 4 agosto, 2019 / Opinión desde acá de Margarita Marroquín  (SÉPTIMO SENTIDO)

Generic placeholder image
Séptimo Sentido

Séptimo Sentido les invita a que nos hagan llegar sus opiniones, críticas o sugerencias sobre cualquiera de los temas de la revista. Una selección de correos se publicará cada semana. Las cartas, en las que deberá constar quien es el autor, podrán ser editadas o abreviadas por razones de espacio o claridad.

[email protected]

Encuéntranos en Facebook (Revista 7S) y Twitter (@revista7S)

 

MIEMBRO DE GRUPO DE DIARIOS AMÉRICA

© 2019 Séptimo Sentido, La Prensa Gráfica. Diseño de Hashtag. | Programación y mantenimiento Diseño Web LPG