Opinión desde acá

por Margarita Marroquín, #Redes Tecnopolíticas

 

Margarita Marroquín Margarita Marroquín
Lexicógrafa y comunicadora digital

Innovación pública: el hacer juntos

La innovación en la educación pasa porque tengamos las habilidades para leer, ocupar y sacar provecho de lo digital. A partir de ahí podemos pensar en innovación en lo público: que como ciudadanía nos reunamos con otras entidades para promover espacios de reflexión que nos permitan pasar a acciones concretas de incidencia en las políticas públicas o de incidencia en nuestro espacio público inmediato.

«Un laboratorio es justamente eso, un espacio para probar en pequeño, cometer errores, corregir y alcanzar un prototipo o producto mínimo viable»: dice «El método Santalab«. El laboratorio de innovación pública Santalab.

En septiembre pasado en este espacio hablamos del MediaLab Prado, en Madrid; del Laboratorio de Innovación para la Paz, en la Universidad Nacional de Colombia, y del Laboratorio de Innovación Ciudadana, en Argentina. Ahora les quiero contar del laboratorio que hay en la provincia de Santa Fe, también en el sur de nuestro continente.

Este espacio tiene que ver, por supuesto (como casi todo lo que comentamos acá), con el gobierno abierto; con datos abiertos, transparencia y rendición de cuentas de lo público. Pero también con la idea del Estado abierto de mezclar o hibridar la participación ciudadana en dos ámbitos, para que se potencialice lo que se puede hacer en lo presencial y en lo digital. Y con diálogos y esfuerzos de cocreación, de poner al común procesos de diseño y prototipado para plantear soluciones a problemáticas reales y cotidianas a partir de la puesta en práctica de la inteligencia colectiva. Resolvemos entre todos, haciendo las cosas juntos.

Con la idea de hacer innovación pública a partir de la creatividad ciudadana, desarrollan actividades de trabajo bajo tres líneas: el hacking cívico, la cultura digital y el desarrollo sostenible. La primera implica iniciativas de datos abiertos, participación digital y leyes colaborativas, por ejemplo; la segunda con la promoción del acceso al software libre y cultura libre, entre otros puntos, y el tercero con la apuesta por el reciclaje y la mejora de la movilidad urbana, por mencionar algunos puntos.

¿Qué actividades hacen en el Santalab? Conversatorios sobre acceso a la información pública, por ejemplo. Datatones para que tanto los empleados públicos como la ciudadanía aprendan a trabajar y a visualizar datos abiertos. O el desarrollo de una plataforma digital, llamada Virtuágora y hecha en software libre, para hacer presupuestos participativos en línea y para redactar las bases colaborativas de nuevas leyes.

La clave es la cocreación, lo colectivo, lo abierto. Saber que «no estamos aquí para mandar. Estamos aquí para construir las herramientas para que mande la gente», como decía Pablo Soto, concejal de participación ciudadana, transparencia y #GobiernoAbierto en el Ayuntamiento de Madrid. En ese video de Open Government Partnership, por ejemplo, hablan sobre cómo la ciudadanía se puede unir en línea (desde lo digital para cambiar lo presencial) para organizarse por un cambio legislativo. ¿Qué herramientas podríamos construir en El Salvador de 2019 para que la ciudadanía tome su parte?

Por eso creo que estas discusiones siguen siendo relevantes. La innovación en la educación pasa porque tengamos las habilidades para leer, ocupar y sacar provecho de lo digital. A partir de ahí podemos pensar en innovación en lo público: que como ciudadanía nos reunamos con otras entidades para promover espacios de reflexión que nos permitan pasar a acciones concretas de incidencia en las políticas públicas o de incidencia en nuestro espacio público inmediato. No debemos desaprovechar una oportunidad como esta, la de ocupar la tecnología en pro de lo cívico, en favor de volvernos una ciudadanía (digital) responsable y participativa.

Y bueno, como dicen las Naciones Unidas, que nadie se quede atrás: hay que pensar globalmente y actuar localmente. Y debemos aprovechar las tecnologías (cívicas y tecnopolíticas) que ponen al usuario/ciudadano al centro para ayudarnos a ello, al (re)hacer juntos para lo público.

  • Compartir -
  • |
  • 7 julio, 2019 / Opinión desde acá de Margarita Marroquín  (SÉPTIMO SENTIDO)

Generic placeholder image
Séptimo Sentido

Séptimo Sentido les invita a que nos hagan llegar sus opiniones, críticas o sugerencias sobre cualquiera de los temas de la revista. Una selección de correos se publicará cada semana. Las cartas, en las que deberá constar quien es el autor, podrán ser editadas o abreviadas por razones de espacio o claridad.

[email protected]

Encuéntranos en Facebook (Revista 7S) y Twitter (@revista7S)

 

MIEMBRO DE GRUPO DE DIARIOS AMÉRICA

© 2019 Séptimo Sentido, La Prensa Gráfica. Diseño de Hashtag. | Programación y mantenimiento Diseño Web LPG