Opinión desde acá

por Mariana Belloso, De cuentos y cuentas

 

Mariana Belloso
Periodista

El siguiente paso

Mientras gobiernos van y vienen, sigue sin alcanzarse la cifra casi utópica de destinar un equivalente al 6 % de nuestro Producto Interno Bruto (PIB) a la educación pública.

En El Salvador hay muchas cosas que ya damos por hecho. Una de las más tristes es la resignación a que hay muy pocas oportunidades, y que a estas tiene acceso una porción bien limitada de la población. Indicadores económicos y sociales lo confirman: hay bajo grado de escolaridad, pocos terminan la escuela, muchos menos el bachillerato, y un número aún más reducido logra concluir una carrera universitaria.

Y aún entre quienes logran finalizar sus estudios superiores hay desempleo o subempleo. Nuestra economía crece a duras penas y ninguna de las recetas que se han aplicado a la fecha –apostarle a la maquila, a la sustitución de inversiones, al libre comercio, a ser un centro logístico regional (que esto ni siquiera se llegó a concretar)– han logrado que se despegue.

Con una inversión limitada en educación, es difícil romper el ciclo de mala preparación del capital humano y la falta de oportunidades. Mientras gobiernos van y vienen, sigue sin alcanzarse la cifra casi utópica de destinar un equivalente al 6 % de nuestro Producto Interno Bruto (PIB) a la educación pública. Ante esta realidad, no es exclusiva del país, surgen iniciativas privadas que buscan llenar, en la medida de lo posible, estos vacíos.

Este mes se celebró una de esas iniciativas, el encuentro Conexiones para el Empleo, organizado por la Fundación Gloria de Kriete. Esta entidad se enfoca en diferentes proyectos sociales, pero la educación es su fuerte. Tienen diferentes programas y plataformas de educación continua, y en este encuentro presentaron a gente de varias empresas el talento humano que han formado a través de estos.

Esta misma fundación lanzó recientemente un sitio web con más de 200 opciones de formación gratuita, para los que el único requisito es saber leer, escribir y tener correo electrónico y una conexión a internet, ya sea en una computadora o un teléfono celular. La plataforma capacitateparaelempleo.org fue desarrollada en colaboración con la Fundación Carlos Slim, que tiene una parecida para México. Al terminar el curso o especialización, se recibe un diploma con un código que garantiza su autenticidad. La plataforma es gratuita y se adecua al tiempo que cada quien tenga disponible.

Además de este portal, que cuenta también con el apoyo de INSAFORP, la fundación ejecuta un programa denominado «Oportunidades», en el que 2,400 jóvenes han sido beneficiados ya con formación y becas para continuar sus estudios más allá de lo que el programa les ofrece. Kódigo, otra de las iniciativas, permite que los jóvenes aprendan programación y desarrollo de software, algo que también se imparte en el Centro de Desarrollo de Software que hay en 15 municipios del país.

Estos y otros programas cubren la parte de formación, pero acciones como el encuentro celebrado este mes son el siguiente paso: acercar a estos jóvenes ya especializados a los potenciales empleadores. Es, por otro lado, un camino de doble vía. Para quienes trabajan en esta fundación es importante conocer lo que demanda el mercado laboral, de modo que su oferta formativa permita que estos muchachos y muchachas cuenten con las habilidades y los conocimientos que los vuelvan competitivos.

En lo personal, me parece un aporte muy valioso contar con una plataforma como capacitateparaelempleo.org, para la que no hay edad límite, y abarca una amplia variedad de oficios y especializaciones, incluso en diferentes áreas de tecnología. La capacitación constante es ahora un concepto que se repite en los foros internacionales sobre el empleo, y constituye un verdadero reto para los adultos que ya contamos con un trabajo. La actualización y la formación son casi una obligación dadas las cambiantes condiciones de la economía global, y esta plataforma es una opción accesible, flexible y gratuita.

Si bien las iniciativas privadas no lograrán cubrir todas las necesidades que persisten en la parte educativa, es importante saber que se cuenta con recursos como estos para que la mayor cantidad de gente posible los aproveche.

Mientras tanto, seguiremos esperando que desde la administración pública se hagan esfuerzos por solventar las graves necesidades que persisten en el sistema educativo público, que junto con la salud constituyen dos de las principales áreas que el Estado debe garantizar para la población, sobre todo la que vive en pobreza.


Generic placeholder image
Séptimo Sentido

Séptimo Sentido les invita a que nos hagan llegar sus opiniones, críticas o sugerencias sobre cualquiera de los temas de la revista. Una selección de correos se publicará cada semana. Las cartas, en las que deberá constar quien es el autor, podrán ser editadas o abreviadas por razones de espacio o claridad.

[email protected]

Encuéntranos en Facebook (Revista 7S) y Twitter (@revista7S)

 

MIEMBRO DE GRUPO DE DIARIOS AMÉRICA

© 2020 Séptimo Sentido, La Prensa Gráfica. Diseño de Hashtag. | Programación y mantenimiento Diseño Web LPG