Opinión desde acá

por Mariana Belloso, De cuentos y cuentas

 

Mariana Belloso
Periodista

Altas expectativas

Más allá de si usted está o no de acuerdo con el estilo particular del presidente, nadie quiere que se repita la historia, y nadie debería desear que le vaya mal, porque si esto pasa, quienes lo pagaríamos seríamos, allí sí, los mismos de siempre.

Las comparaciones son odiosas, pero el ambiente, el ansia de cambio y la esperanza que se respiran, solo me recuerda a junio de 2009. Salvando las distancias, el gane de Mauricio Funes significó para muchos la posibilidad de que las cosas no seguirían igual, de que la situación del país, y la suya propia, cambiarían. La alternancia había llegado finalmente a El Salvador, después de la firma de los Acuerdos de Paz, y tener en el poder al partido de las reivindicaciones sociales, con el rostro de un joven periodista que nunca temió decirles sus verdades a los poderosos, fue para cientos de miles motivo de celebración y de emoción, de alegría hasta las lágrimas.

No voy a ahondar en la decepción que fue precediendo, poco a poco, a este sentimiento de esperanza. Diez años después, cientos de miles vuelven a ver renovada la posibilidad del cambio: Nayib Bukele ganó la presidencia ofreciendo romper el bipartidismo, alejándose de las ideologías preponderantes y manteniendo un discurso en el que se satanizó a «los mismos de siempre» y lo que ellos significaban –corrupción, incapacidad, arreglos oscuros bajo la mesa–. La población le compró la oferta y ahora tenemos un presidente que, incluso dentro de su mismo Gabinete, no se casa con ninguna corriente político-partidaria.

Claro que hay cosas del nuevo presidente que preocupan a diferentes sectores. A los periodistas, por ejemplo, nos enciende las alarmas su aversión a las entrevistas y su preferencia por usar canales unilaterales, como su cuenta de Twitter, para «informar». Hay que recordar que los cuestionamientos, la contraloría social y la rendición de cuentas son elementos indispensables para que nuestra incipiente democracia funcione, pero aún es muy pronto para saber si, ya en el cargo, el gobernante finalmente se abrirá a las preguntas de los medios, sean de la tendencia que sean.

Pero en medio de todo, lo que más abunda son las altas expectativas. Nuestra gente está, de nuevo, esperanzada. Bukele es un rostro fresco que ha ofrecido hacer la diferencia y las grandes mayorías le han creído. Ahora, con estas altas expectativas, al recién asumido jefe de Estado no le queda más que trabajar para tratar de cumplirlas.

Es justo, sin embargo, aclarar que Bukele llega al Ejecutivo con un reducido margen de maniobra. ¿La razón? Falta de dinero. El presupuesto de 2019 ha sido el más alto aprobado en la historia del país, pero porque la mayor erogación que se hará será el pago de deuda: $1,400 millones, como mínimo. A esto hay que agregarle lo que los economistas llaman «rigidez presupuestaria», el dinero está allí, pero no se pueden hacer mayores cambios en su destino, porque ya hay compromisos que no se pueden desatender.

De cada $100 del presupuesto, aproximadamente $55 ya están comprometidos en gastos como las remuneraciones de los trabajadores del aparato estatal. Otras asignaciones, como el FODES para las alcaldías, y el 6 % de los ingresos corrientes para el Órgano Judicial, hacen que se reduzca la parte del pastel de la que el Ejecutivo, a través de su Ministerio de Hacienda, puede disponer para definir sus políticas.

Además, buena parte de este presupuesto ya fue ejecutada por el gobierno saliente, mientras que las necesidades siguen allí. Como ejemplo, el Ministerio de Agricultura dijo la semana pasada que solo habían comprado la mitad de la semilla mejorada que se necesita para los paquetes que entrega a los agricultores. El resto la deberá adquirir la nueva administración. Y este es apenas uno de múltiples casos que seguramente encontrará el nuevo Gabinete.

En una columna anterior hablábamos de las urgencias que encontrará el nuevo gobierno: desabastecimiento en salud, problemas en el sistema público de educación, delincuencia e inseguridad, una bomba de tiempo en las pensiones, el eterno mal del bajo crecimiento económico y todo esto, con una deteriorada situación fiscal, que requerirá que Bukele y sus funcionarios sean altamente creativos.

Más allá de si usted está o no de acuerdo con el estilo particular del presidente, nadie quiere que se repita la historia, y nadie debería desear que le vaya mal, porque si esto pasa, quienes lo pagaríamos seríamos, allí sí, los mismos de siempre.


Generic placeholder image
Séptimo Sentido

Séptimo Sentido les invita a que nos hagan llegar sus opiniones, críticas o sugerencias sobre cualquiera de los temas de la revista. Una selección de correos se publicará cada semana. Las cartas, en las que deberá constar quien es el autor, podrán ser editadas o abreviadas por razones de espacio o claridad.

[email protected]

Encuéntranos en Facebook (Revista 7S) y Twitter (@revista7S)

 

MIEMBRO DE GRUPO DE DIARIOS AMÉRICA

© 2019 Séptimo Sentido, La Prensa Gráfica. Diseño de Hashtag. | Programación y mantenimiento Diseño Web LPG