Historias sin Cuento

Historias sin Cuento

David Escobar Galindo

RESURRECCIÓN VIRTUAL

Se miró en el espejo que parecía a punto de cerrar los párpados, y dijo en voz tenue:

–Dicen que me toca morir, pero en mi interior todo se rebela contra ese mandato…

La imagen reflejada le envió entonces una señal de prudencia, como diciéndole: «No te opongas de manera frontal a los mandatos supremos».

–¿Y qué hago entonces: me resigno?

En la habitación rinconera la luz se fue haciendo borrosa, hasta quedar convertida en un refugio penumbroso. Él se apretó el pecho con los brazos y aspiró el aire retenido como si quisiera apropiarse de él para siempre. De ese aire brotó un suspiro con voluntad de susurro:

–«Si te animas a convertirte en imagen de ti mismo, todo estará resuelto».

–¡Hago lo que sea para no dejar de ser lo que soy y lo que he sido desde que tengo memoria! ¡Dame las indicaciones y las cumpliré al minuto y al detalle!

Apareció de pronto esa figura casi etérea, pero lo suficientemente identificable para reconocerle características humanas. Se le acercó hasta poder verle a los ojos:

–¿Quién eres? –le preguntó él, en forma directa.

La figura se retiró un par de pasos, haciendo aletear su túnica:

–Soy el que te ha enviado, y el que puede traerte de nuevo a tu estado original entre las eternas nubes; pero hoy, como bien sabes, te necesito aquí, para cumplir mi misión y la tuya, que son una sola. Tienes que morir y luego resucitar.

–¡Eso es lo que no quiero! ¡Quiero seguir como estoy! ¡Ya me enamoré de la tierra y del aire! Pero alguien me dijo que si me animo a convertirme en imagen de mi mismo, puedo dejar circulando esa imagen e irme yo a peregrinar anónimamente por el mundo…

–El que te dijo eso también es enviado mío. Es el nuevo jefe de mi red de comunicaciones digitales. Hay que estar al día siempre, y eso nos abarca a todos… Hagámoslo como él indica, pues. Te conviertes en imagen virtual, y en tal condición mueres y resucitas. Nadie va a advertir el recurso. Así estarás en todas partes y a toda hora, y todos te recibirán como la presencia más próxima… Y tú, el que ahora eres, podrás irte a vagar como un peregrino anónimo y feliz por este mundo que te ha ganado la voluntad…

FUNCIÓN DEL HUMO

La empresa, que fue pionera en la innovación tecnológica estaba viniendo a menos, como si la creatividad se le agotara por falta de inventiva. El dueño, que era a la vez el CEO, comenzó a buscar auxilio, abriéndose cada vez más a los consejos enigmáticos. Nadie más que él lo sabía, y lo que se captaba desde afuera era sólo un ir y venir de personas desconocidas a su despacho.

Cuando uno de los empleados de mediano relieve llegó al trabajo aquel lunes por la mañana tenía un mensaje del jefe sobre su escritorio. Curiosamente no se lo había enviado por el correo electrónico sino en una hoja manuscrita. Le indicaba que se presentara a su despacho lo más pronto posible. Era la primera vez que lo hacía en esa forma, y al empleado le dio mala espina. Acomodó las cosas que llevaba y se dirigió al despacho, subiendo la escalera mecánica de siempre, aunque esta vez el ascenso le produjo un amago de vértigo.

La puerta estaba entreabierta, y la empujó suavemente, anunciándose:

–Aquí estoy, señor.

Desde bien adentro respondió una voz ronca y mecánica:

–Pase y cierre la puerta.

Fue la última vez que aquellas dos voces sonaron al unísono. Cuando pasaron unas horas y el silencio comenzó a llamar la atención, uno de los empleados de alto nivel se animó a abrir la puerta del despacho. Detrás de él llegaron otros de los que ahí trabajaban, atraídos por las intensas bocanadas de humo que escapaban por el hueco de la puerta.

Lo que encontraron adentro fue una escena que parecía inventada para una historia de ciencia ficción.

El jefe se hallaba sentado ante su escritorio y frente a él permanecía de pie el empleado a quien llamara. Sobre la superficie de madera se hallaba una hoja con un dibujo encabezado por una leyenda: «Usted ha sido escogido para acompañarme en la misión de buscarle nuevos horizontes al trabajo productivo que desempeña la empresa. Se trata de una decisión existencial que se va a activar con el auxilio de una hoguera del futuro».

Todos se quedaron inmóviles mientras el humo continuaba saliendo. Cuando el aire quedó libre se percataron de lo que ocurría.

El jefe y el empleado tenían exactamente las mismas apariencias de siempre, pero parecían figuras sin vida. Hasta que empezaron a reaccionar con mecánica lentitud. Y entonces a los presentes se les activó la sospecha: todo aquel ceremonial desconocido los había dejado transformados en insensibles robots…

Y la voz del jefe se dejó oír como un mandato superior:

–¡Todos a trabajar, que la nueva era ya dio inicio!

DIARIO DE VIAJE

El mar parecía estar esperándolos como a fieles conocidos que merecían la consideración ancestral. Era un mar muy distante del que ellos acostumbraban visitar en su zona de vida; pero, como siempre, para distinguir los mares había que hacer esfuerzos de identificación que estaban relacionales especialmente con el clima. Y lo curioso en este caso era que, a pesar de hallarse en una latitud contrastante con la que ellos conocían, ese mar que tenían a la vista mostraba una familiaridad impecable.

Al nomás tocar tierra se fueron descalzos a comunicarse con la espuma, que parecía hacerles sonrientes reverencias.

Uno de ellos se arrodilló sobre la superficie espumosa, extendió los brazos y exclamó:

–Estamos aquí, en la visita prometida. Hemos recorrido muchos siglos y la ilusión de llegar a este momento nos ha mantenido en pie sobre las aguas. ¡Se ha cumplido la orden trascendental que recibimos!

MISIÓN VESPERTINA

Dejó el maletín en la silla de siempre y empezó a despojarse de toda la ropa que llevaba encima, hasta quedar como vino al mundo. Luego se dirigió hacia el baño donde había una estrecha tina, soltó el agua más fría que caliente y se introdujo como en un rito religioso. Era la ceremonia de todas las tardes al regresar de la faena cotidiana que nunca tenía variaciones.

Cuando el agua estaba por llegar a su límite, se sumergió hasta el nivel de la mandíbula. No había peligro de derrame porque a esa altura el exceso de líquido se iba por un desagüe puesto al efecto. Era simplemente el efecto repetitivo de su ansia ya bien dominada de estar en el límite sin caer en el hueco de la angustia. Como si vivir fuera una piscina infinita, que se derramaba justamente hacia el infinito.

Se levantó, soltando gotas. Fue a vestirse para salir, y lo hizo por la ruta reiterada. Se dirigía al mismo jardín, ese que frecuentaban sus hadas conocidas desde la infancia.

Llegó hasta ahí, y sintió de súbito una conmoción inesperada: un conjunto de máquinas niveladoras del terreno estaban derribándolo todo, hasta dejar la tierra lista para iniciar los trabajos de construcción vertical que ahora se estilan.

Tomó una decisión explosiva y volvió corriendo a su vivienda. Fue al clóset a abrir una gaveta y extrajo el instrumento que necesitaba. Volvió de prisa al lugar de la demolición. Los trabajadores se están bajando de las máquinas. Él tomó una posición estratégica y empezó a disparar, poniendo en marcha su habilidad de experto en tiro al blanco.

Caían los cuerpos y él lanzaba gritos al aire. Cuando llegó la Policía, él se entregó sin más. Se lo llevaron esposado. En cuanto él desapareció, los cuerpos de los baleados comenzaron a incorporarse y el jardín empezó a revivir. ¿Qué había sido entonces todo aquello? Las hadas, desde sus rincones, lo observaban todo sin inmutarse.

 


Generic placeholder image
Séptimo Sentido

Séptimo Sentido les invita a que nos hagan llegar sus opiniones, críticas o sugerencias sobre cualquiera de los temas de la revista. Una selección de correos se publicará cada semana. Las cartas, en las que deberá constar quien es el autor, podrán ser editadas o abreviadas por razones de espacio o claridad.

[email protected]

Encuéntranos en Facebook (Revista 7S) y Twitter (@revista7S)

 

MIEMBRO DE GRUPO DE DIARIOS AMÉRICA

© 2020 Séptimo Sentido, La Prensa Gráfica. Diseño de Hashtag. | Programación y mantenimiento Diseño Web LPG