La ciudadanía digital

Julian Assange, fundador de WikiLeaks, fue detenido el jueves 11 de abril por la mañana. Katie Bouman, informática, ha liderado un equipo que trabajó varios años para que desde el miércoles 10 tengamos una foto única de un agujero negro. Estas dos noticias son algunas de las más impactantes de la semana. O quizás, al menos, sean de las más útiles para pensar en qué es o qué debería ser la ciudadanía digital.

La condición de ciudadanía debería estar asociada a la pertenencia a una comunidad, a un territorio geográfico, y a los derechos y deberes que nos corresponden según esa pertenencia. ¿Entonces por qué podremos apostar por una ciudadanía desde ese ‘territorio’ que en realidad no tiene tierras?

Una de las definiciones posibles la dan Alejandro Natal, Mónica Benítez y Gladis Ortiz, que la asocian con las prácticas políticas y ciudadanas que se ejercen a través de las tecnologías digitales para incidir en instituciones. Y bueno, también se refieren al uso de estas por grupos o movimientos para difundir ideas o retar a algunos sistemas sociopolíticos. O cómo los artistas crean nuevas estéticas en las relaciones con los entornos.

Quizás sea aventurado relacionar estas ideas con Assange y Bouman. Ojalá que no. Verán, WikiLeaks “es una organización mediática internacional sin ánimo de lucro, que publica a través de su sitio web informes anónimos y documentos filtrados con contenido sensible en materia de interés público, preservando el anonimato de sus fuentes” (según nos dice Wikipedia), por lo que aplica a las prácticas ciudadanas que usan tecnologías digitales para retar sistemas sociopolíticos. Es decir, filtra información a través de la web como una manera de denuncia. ¿Voy bien, no? Assange y WikiLeaks son ejemplo de ciudadanía digital.

Con Bouman quizás es más aventurado. Pero creo firmemente que aquí hay un uso de la ciencia para crear arte. Ocho telescopios, más de 200 investigadores y 13 institutos crearon una imagen que nos acerca al estudio de los agujeros negros. Es la pura inteligencia colectiva: la cocreación, la participación, el poner nuestros saberes al común para utilizar la tecnología digital en favor del conocimiento.

Creo, además, que decenas de personas han hecho en estos días otro trabajo importantísimo de ciudadanía digital: han asumido los derechos humanos ante el conocimiento. Nos acercan a él a través de sus blogs personales, de sus publicaciones en redes sociales para explicarnos los riesgos o la magia de cada caso. O a través de las actualizaciones en Wikipedia, que implican, justamente, la libertad y responsabilidad de crear un espacio de discusión responsable, de aprendizaje colectivo.

Ahora muchos hemos podido ver “de cerca” un agujero negro, cuya gravedad no deja escapar ni la luz. [Dato curioso: la imagen ‘pesa’ 5 petabytes de datos; o sea, 5 millones de gigabytes. ¿Cuánto es? Una foto que enviamos en WhatsApp puede pesar 130 kilobytes (KB), y 1,024 KB hacen 1 megabyte (MB), y 1,024 MB hacen apenas 1 gigabyte… ] ¿No les parece que Bouman y los investigadores nos han modificado las estéticas con las que vamos a ir descubriendo más de nuestros entornos inmediatos y del universo? Sí, es aventurado pensarlo como un ejercicio de ciudadanía digital, pero creo que cada voto en un presupuesto participativo, cada documento filtrado, cada foto de un agujero negro, cada artículo de Wikipedia que nos acerca al conocimiento de lo que ocurre en el mundo cuenta. ¿Y ustedes, qué creen?

¿Vamos por un #GobiernoAbierto?

Hoy, domingo 17 de marzo, cierra la semana del #GobiernoAbierto en el mundo: durante estos siete días ha habido actividades en distintos países para que sigamos repensando la transparencia, la rendición de cuentas, la participación ciudadana (colaboración y cocreación) y la innovación tecnológica, los cuatro pilares de esta manera de gobernar. (Pueden rastrearlo a través de #OpenGovWeek en Twitter, Instagram o Facebook, aunque en esta última busquen en los filtros de búsqueda del lado izquierdo que la fecha de publicación sea 2019).

El Salvador es uno de los 14 países latinoamericanos que conforman la Alianza para el Gobierno Abierto, que en total son 68 países en el mundo. ¿Pero qué significa esta alianza? Es una iniciativa voluntaria que ofrece una plataforma internacional para apoyar reformas locales que impulsen la rendición de cuentas, apertura en los gobiernos y una mayor capacidad de respuesta a la contraloría ciudadana. Nosotros entramos en la “tercera ola”, en 2012, al igual que Guatemala, Honduras, Chile y otros; además, participamos del Programa Interamericano de Facilitadores Judiciales de la Organización de Estados Americanos (OEA), junto a Guatemala de nuevo, Argentina y Colombia, entre otros.

Este viernes, por ejemplo, Chile presentó el Cuarto Plan de Acción de Gobierno Abierto, así como un portal dedicado exclusivamente a esto. Dentro del plan, por ejemplo, la Defensoría Penal Pública (DPP) asumió el liderazgo de una #JusticiaAbiertaDPP a partir de cinco compromisos: una mesa de coordinación institucional para una justicia abierta, más datos abiertos, un lenguaje claro, más atención a usuarios y ser parte de la política de gobierno abierto.

Y allá, en esos confines del mundo, anda Álvaro Ramírez-Alujas (@RamirezAlujas) para contarnos siempre y desde cualquier plataforma de la importancia de estas prácticas para fortalecer lo colectivo. De hecho, este #OpenGovJedi, junto a Alejandra Naser (@AlejandraNaser) y Daniela Rosales (@danitar83), nos plantea la idea más bien hacia un Estado abierto, donde la premisa fundamental de la cocreación es “nada sobre nosotros sin nosotros”. Ellos tres, en la presentación del documento “Desde el gobierno abierto al Estado abierto en América Latina y el Caribe”, hablan de promover “la creación de espacios de encuentro y diálogo que favorezcan el protagonismo, el involucramiento y la deliberación de los ciudadanos en los asuntos públicos”.

Y es que solíamos asociarlo únicamente al Órgano Ejecutivo, por lo que ahora (al menos en algunos países, como Chile) se va nombrando como Estado abierto: deben de ser los tres poderes y sus diferentes instancias las que se unan en esta tarea. Para ello, es muy importante recordar que los cuatro actores de estas prácticas son el Gobierno, la ciudadanía, la empresa privada y la academia. Es decir, es una responsabilidad colectiva. O sea, entre todos. Nadie se escapa a esto. Y obviamente las tecnologías digitales, las tecnologías cívicas son fundamentales para lograr mayor participación, mayor contraloría y mayor incidencia en las políticas públicas de cada país. De este lado del continente, nuestros compromisos como El Salvador en el Plan de Gobierno Abierto son cinco, divididos por cuatro áreas de trabajo. Son la ciudadanización de las finanzas públicas (transparencia fiscal); procedimiento para participación ciudadana en consultas públicas para el MARN (participación en medio ambiente); anteproyecto de ley de no discriminación más rescate de memoria histórica (derechos humanos), y propuesta para un anteproyecto de ley de rendición de cuentas (fiscalidad integral). ¿Avances? Podemos revisarlos en http://alianza.gobiernoabierto.gob.sv/2018-2020/aga_challenges Datos abiertos, hackatones, gobiernos locales abiertos, herramientas y aplicaciones de fiscalización cívica. Hay mucho por hacer. ¿Qué dicen? ¿Vamos (juntos y cocreando herramientas) por un #ElSalvadorAbierto?

#CiutatiCiencia

Ciudad y Ciencia es el nombre de la bienal de Barcelona que durante cinco días acercó la investigación científica a la gente de a pie. Desde el jueves 7 de febrero, más de 70 actividades con 138 especialistas se llevaron a cabo “para orientar la mirada al futuro, a los retos a que nos enfrentamos y para participar del pensamiento científico”, según se narra en su página web.

Conferencias sobre la tabla periódica como referente cultural; diálogos sobre si más inteligencia artificial es menos inteligencia humana; talleres sobre mujeres, género y ciencia; exposiciones de fotografía para explicar la ciencia; instalaciones de arte y ciencia (que mezclan teatro, música y cine)… ¿Se imaginan hablar de la ciudad como un ente vivo, desde la arquitectura viva? Así se diseñan soluciones sostenibles de manera natural al trabajar de forma multidisciplinaria desde las tecnologías avanzadas en la biología sintética, ingeniería de sistemas vivos y química inteligente.

Reflexionar sobre la nanociencia y la salud fue posible en esta conferencia en que se discutió sobre nanoterapia (o liberación controlada de ciertos fármacos), nanomedicina regenerativa o nanorobótica. O sobre la nanomedicina del futuro, porque dicen que “la nanobioingeniería es la medicina del futuro”, y en este taller se experimentó en el diseño de fármacos o medicinas.

Ya no digamos organizar una hackatón de ciencia ciudadana, que ya en aquellos lares es una temática relevante en lo científico, lo social y lo político. El Liquen Data Lab estuvo al frente de este espacio para hackear el formato de una simulación parlamentaria desde los principios del ‘design justice’, que busca “asegurar una distribución más equitativa de los beneficios y las cargas que conllevan los procesos de diseño, una participación justa y significativa, y el reconocimiento de las tradiciones en cuanto al diseño, conocimiento y prácticas de las comunidades implicadas”, según se indica en el dosier de materiales didácticos del evento.

Dentro de lo que se busca es un diseño centrado en el usuario, en las comunidades que recibirían lo que se está creando, para lo que retoman también prácticas tradicionales o indígenas. Por ello, lo que se busca con actividades como esta es generar políticas públicas que mejoren la calidad de vida de la ciudadanía y de las diversas comunidades que se forman.

Esta bienal cerró el 11 de febrero, cuando se conmemoró por tercera vez el Día de la Mujer y la Niña en la Ciencia. La celebración busca visibilizar la labor de las científicas en diversas áreas para contribuir a que las más pequeñas tomen conciencia de labores que quizás aún no imaginan y que podrían ser su vocación profesional.

En Barcelona, como parte de las actividades que se programaron está 100tíficas a 100 escuelas de Cataluña, donde más de cien mujeres científicas y tecnológicas hicieron charlas simultáneas en sendos centros educativos en favor de las vocaciones científico-técnicas. La conferencia inaugural fue hecha por Ada Yonath, la doctora en cristalografía de rayos X, que hace 10 años ganó el Premio Nobel de Química.

Mujeres. Ciencia. Ciudades. Ciencia. Nanotecnología. Ciencia. Hackatones. Ciencia. #InteligenciaColectiva. Ciencia. ¿A cuánto estamos de que en El Salvador y en Centroamérica tengamos estos espacios de discusión y de celebración de todo lo que hemos alcanzado, pero sobre todo de lo que podemos alcanzar si trabajamos juntos?

#NuestraVozCuenta

En El Salvador, estamos a dos semanas exactas de elegir al nuevo presidente de la república para los siguientes cinco años. Sí, ese #3F #ElSalvadorDecide entre cuatro fórmulas a quién le vamos a dar nuestro voto de confianza para evitar más #CaravanaDeMigrantes. A quién le vamos a exigir que, como Estado, proteja a nuestras niñas y a nosotras como mujeres y nos haga #JusticiaParaCarlaAyala, para tantas Imeldas Cortez, tantas Karlas Turcios, tantas Rosas Marías Bonilla.

Porque este domingo 3 de febrero yo, además de lo que han dicho en sus ‘hashtags’, digo en sus campañas, quiero exigir transparencia en el trabajo del Gobierno, integridad, honestidad, visión estratégica. Apuestas por salud y educación. Que tengan claro que el país lo construiremos entre todos y que ni los votos válidos implican que no se los cuestionaremos ni los nulos implica que no nos importa. Y luego entre todos los que se apunten ocuparemos las #RedesTecnoPolíticas para hacer la #ContraloríaCiudadana más precisa que se ha hecho hasta ahora.

Y por eso ahora esta columna cuenta sobre el ‘hashtag’ que ha estado en Guatemala como tendencia nacional (‘trending topic’) las 24 horas del 9 y del 10 de enero, además de otras horas el 8 y el 11, el 12 (marcha de los artistas), y aún el día 13. #NuestraVozCuenta ha estado moviéndose en Instagram, Facebook y Twitter para denunciar la violencia que no ha recibido ni apoyo ni justicia por parte del Estado, en una suerte de catarsis colectiva para protestar por la actitud del gobierno de Jimmy Morales al querer sacar a la CICIG de Guatemala. Hay cientos de minihistorias fuertes, demasiado cotidianas.

“Por los niños lustradores que no tienen oportunidad de estudiar #NuestraVozCuenta“: Carlos López A. (@cglalburez).

“Hablo por Sandra, niña q’eqchi’ de San Luis Petén que no pudo seguir estudiando el básico, ya que su familia no contaba con 10 quetzales mensuales para pagar sus estudios. #NuestraVozCuenta“: Sofía (@sofspereira).

“Trabajo como docente, sin embargo, lo que gano no se llama salario. En las escuelas rurales hay precariedad, delincuencia, asesinatos y las carreteras están pésimas, debemos trabajar un año ad honorem para conseguir un contrato. #NuestraVozCuenta“: Ronaldo Ramos (@ronaldo_pixel).

“Mi hermana cumple dos años de haber quedado viuda… ¡asesinaron a su esposo por extorsión! Y aquí todo sigue igual… #NuestraVozCuenta“: ChinitayChata (@rojitasrodas).

Papi volvía a media noche de hacer un trabajo hace 11 años. Se bajó del carro a discutir con alguien a seis cuadras de la casa. Cuando iba a subirse, le dispararon por la espalda a la cabeza. Esta es la hora en que no hay culpables. Faltó ser más canchitos #NuestraVozCuenta“: Jeanny Ivanna Chapeta (@JeannyChapeta).

“Por millones de familias guatemaltecas que viven situación de pobreza, viviendo en precariedad, en riesgo de caer al abismo del barranco, o ser sepultadas por la erupción de un volcán, sin agua potable o nutrición para sus hijos. #MásDerechosMenosPrivilegios #NuestraVozCuenta“: Diego Arana (@Diego_Arana).

“Por todas las veces que tuve que comprar insumos para atender pacientes como se lo merecen o las horas que pasé ventilando manualmente porque no hay ventiladores mecánicos en los hospitales. #NuestraVozCuenta“: Mariana Núñez (@mariannmed).

“17 de junio de 2003, afuera de nuestra casa asesinaron a mi tío, dos balazos en el cuello y uno en el corazón. El hecho quedó impune. Por el eco de su voz que guardo en mi memoria y corazón #NuestraVozCuenta“: Anderson (@Stua25).

“Por las víctimas del #VolcánDeFuego, #EstamosAquí!! #NoPodemosQuedarnosCallados #NoAlMoralazo #NuestraVozCuenta“: Antigua Al Rescate (@rescateantigua).

Sustituya San Luis Petén por San Juan Nonualco. Quetzales por dólares. Volcán de Fuego por terremoto de 2001. Hay tantas historias idénticas. Tantas voces que debemos recordar.

Porque el país lo (re)construimos entre todos. Entre las voces de todos. Entre los votos de todos. Los válidos, los nulos, los que se fueron en blanco y entre quienes no irán a votar. Entre todos. Lo que hagamos sí cuenta. #ProhibidoOlvidar.