Opinión desde allá

por Leda Romero, Mensaje enviado

 

Leda Romero
Comunicadora salvadoreña radicada en Santiago de Chile

La visita de Jorge

Aunque sus misas fueron multitudinarias y muchas personas hicieron hasta lo imposible por verlo pasar unos pocos segundos en el papamóvil, las críticas a la visita estuvieron a la orden del día.

El papa Francisco realizó un viaje a Chile y Perú hace algunas semanas. Durante casi cinco días, Jorge Bergoglio volvió al país suramericano en donde vivió y estudió, pero esta vez para recorrerlo en su sotana blanca, montado en el papamóvil y rodeado de opiniones encontradas.

Su visita no estuvo exenta de críticas, cuestionamientos y polémicas. Ser la máxima autoridad de una institución envuelta en escándalos y desprestigios, sembró el caldo de cultivo para que la conversación nacional se tornara en temas poco ligeros como los abusos sexuales a menores hechos por sacerdotes y el rol de la Iglesia y la religión en un estado laico.

Incluso, hubo atentados contra iglesias al sur del país, en donde al menos cinco templos católicos resultaron quemados o gravemente dañados por ataques incendiarios, en donde los responsables dejaron mensajes amenazantes sobre sus próximos objetivos.

Aunque sus misas fueron multitudinarias y muchas personas hicieron hasta lo imposible por verlo pasar unos pocos segundos en el papamóvil, las críticas a la visita estuvieron a la orden del día: ¿por qué el Estado chileno tenía que costear una buena parte del viaje?, ¿por qué el papa aceptaba que un obispo sospechoso de complicidad y encubrimiento de violaciones sexuales concelebrara sus misas?, ¿por qué, siendo un Estado laico, el país se paralizó por su venida, retrasó trámites legislativos y canceló operaciones en el sistema de salud pública?

A esto se sumó el desconcierto de muchos vecinos argentinos quienes lamentaron que “su” papa prefirió visitar Chile antes que el lugar que lo vio nacer, que además, queda a menos de dos horas de distancia en avión.

Sin embargo, a pesar de este ambiente poco amigable, el papa concretó su visita. Abordó a muchos de sus públicos de interés en la que fue la primera visita papal al país después de 30 años. Se reunió con las autoridades políticas en La Moneda; como gesto hacia los desprotegidos, realizó una actividad con mujeres reclusas; atendió la agenda más sensible y polémica, tuvo una reunión privada con víctimas de Karadima –un sacerdote pedófilo acusado de decenas de violaciones a menores–; dio una clase magistral a religiosos, religiosas y diáconos en la Catedral Metropolitana; tuvo una reunión privada con sacerdotes jesuitas, su congregación; para acercarse a la feligresía, celebró tres misas masivas en distintos puntos del país; atendió al mundo académico sosteniendo una reunión con las autoridades de la Universidad Católica de Chile; y visitó el templo de una de las figuras religiosas más importantes para los chilenos, San Alberto Hurtado.

Todo esto ocurrió sin mayores contratiempos y generó día a día, tema de discusión entre quienes apoyaban o disentían con el objetivo de visita en general. A sus 81 años, el papa Francisco entregó en sus distintas apariciones un mensaje de paz y un llamado permanente a la acción por construir, de manera activa, el bien.

Las visitas papales constituyen siempre hitos en la historia de un país, no solo entre los feligreses, por el mensaje y la espiritualidad renovada, sino por toda la movilización que provoca en los recursos, la reflexión social, la priorización de temas, la visibilización de necesidades y en los grupos vulnerables.

En El Salvador, ¿es necesario que Jorge nos visite para empezar a hablar de lo importante?


Generic placeholder image
Séptimo Sentido

Séptimo Sentido les invita a que nos hagan llegar sus opiniones, críticas o sugerencias sobre cualquiera de los temas de la revista. Una selección de correos se publicará cada semana. Las cartas, en las que deberá constar quien es el autor, podrán ser editadas o abreviadas por razones de espacio o claridad.

septimosentido@laprensagrafica.com

Encuéntranos en Facebook (Revista 7S) y Twitter (@revista7S)

 

MIEMBRO DE GRUPO DE DIARIOS AMÉRICA

© 2018 Séptimo Sentido, La Prensa Gráfica. Diseño de Hashtag. | Programación y mantenimiento Diseño Web LPG