Confeti en vuelo (24)

Historias sin Cuento

David Escobar Galindo

LA TERRAZA MÁS ALTA

A ella se asomó para atisbar en la profunda lejanía el mar dormido que le aguardaba desde el principio de los tiempos.

RETRATO BALBUCEADO

Es el de la mujer amada antes de darle el primer beso.

DE VUELTA A CASA

Cuando la nave aérea iba descendiendo sobre planicies cultivadas y pequeños caseríos, aquel viajero asomado a la ventanilla oval sintió por primera vez la sensación de los pájaros que cruzan el aire a toda hora. Era un deportado más, pero en aquel instante se convirtió en un liberado más, y ese era el mejor premio de la vida sufriente. ¡Aleluya!

ALERTA DE TORMENTA

La dieron a media mañana, cuando la luz solar estaba en su mejor momento. Así pasó el día, y nada. Al anochecer, hubo llovizna, solo para que los meteorólogos no quedaran en ridículo.

AYER EN EL CINE APOLO

Hubo estreno, como todos los viernes. Desde la butaca más remota, un señor desconocido observaba sonriente. Era el espectador feliz, que estaría ahí para siempre.

MISIÓN ATÁVICA

Alrededor, todo era oscuridad. Y de pronto aquella voz susurrante le llegó al oído: “¿Estás ahí?” No se animó a responder, aunque estaba completamente despierto. Entonces, sintió una desconcertante sensación de vacío. Volvió a oírse la voz, ya casi inaudible: “¿Estás ahí?” Había que responder. Lo hizo desde una de las repisas del silencio: “Sí, estoy aquí”. Y el sueño y el desvelo se vieron a los ojos como los más antiguos cómplices…

HORA CERO

Y si no llegamos a tiempo, ¿qué pasa? Es la pregunta del millón, que nunca hemos podido responder desde que el mundo es mundo.

MANHATTAN NUNCA DUERME

Y por eso todos sus amaneceres tienen vocación de sonámbulos.

IMAGINACIÓN VIRTUAL

Ahora todo lo que ocurre cabe en una pequeña pantalla, que puede ser hasta la de un reloj de muñeca. Y eso nos recuerda que todo lo imaginable está a nuestra disposición, como una deferencia sutil de las fuerzas superiores…

MILAGRO DE ESPESURA

Cuando cae la noche, el convivio fugaz de las luciérnagas descubre su ilusión de ser eterno.

PRIMAVERA EN EL DORCHESTER

Todos los visitantes se vuelven de repente figuras inventadas por un artista anónimo que duerme en las calles de Mayfair.

LONDRES, 9 P. M.

Ahí, en una ventana iluminada, las sombras se mueven como si estuvieran haciendo gimnasia nostálgica; y nosotros, los turistas inmemoriales, las contemplamos con la emoción del ensueño feliz.

EL OTRO PASSWORD

La Tierra gira sobre sí misma, y ese movimiento perfectamente sincronizado es la primera lección que tendríamos que tener presente a la hora de programar todas nuestras evoluciones personales. Como no es así, parecemos planetas a la deriva en una galaxia personal que nunca acaba de entenderse a sí misma.

LAS BUENAS NUEVAS

No las trae el clima, ni la Bolsa, ni la política, ni el calendario, ni el mapamundi. Las trae el primer rayo de luz entre la bruma.

CRECER O NO CRECER

Ese es el dilema que compartimos las plantas y los seres humanos, y por eso lo normal sería que nosotros viviéramos en sus jardines y ellas en nuestras alcobas.

ANIVERSARIO NUPCIAL

Llega la fecha y las primeras que lo advierten son las gardenias que florecen junto a nuestra ventana.

BRINDIS CON MENSAJE

Era de noche, y todos los alrededores estaban invadidos de ventanas iluminadas. Sí, aquello era Manhattan, el universo en miniatura, y en ese aglomerado espacio cabían todos los matices de la creatividad humana. Fui a caminar por los entornos, y en una taberna que me salió al paso entré a tomar un “drink”. Estaba ahí cuando apareció la dama de azul. Alzó su copa. Era el inicio de la otra primavera.

PLAYA DORADA

El lugar perfecto para la luna de miel con destellos astrales.

ANHELO ENTRE MUROS

El cielo era una lámina transparente por la que se colaban algunas nubecillas que de seguro anhelaban volverse pétalos. En el arriate del pequeño jardín entre los rascacielos, los girasoles se empinaban para tocar la luz. Era quizá otra broma del destino urbano.

UN SÁBADO CON ALAS

Como era sábado no había que apresurarse con reloj en mano. A media mañana entreabrió la cortina y se asomó al entorno. Y el entorno era una pradera con cerros al fondo. ¿Quién había cambiado el paisaje mientras dormía?

 


Generic placeholder image
Séptimo Sentido

Séptimo Sentido les invita a que nos hagan llegar sus opiniones, críticas o sugerencias sobre cualquiera de los temas de la revista. Una selección de correos se publicará cada semana. Las cartas, en las que deberá constar quien es el autor, podrán ser editadas o abreviadas por razones de espacio o claridad.

septimosentido@laprensagrafica.com

Encuéntranos en Facebook (Revista 7S) y Twitter (@revista7S)

 

MIEMBRO DE GRUPO DE DIARIOS AMÉRICA

© 2017 Séptimo Sentido, La Prensa Gráfica. Diseño de Hashtag. | Programación y mantenimiento Diseño Web LPG