“Trabajo para no permitir que los miedos cotidianos manejen mis decisiones”

¿Cuál es su estado mental más común?

La curiosidad infinita.

¿Cuáles son las palabras que más usa?

Como socializo mucho por WhatsApp, las palabras que más uso son: “¡Yeah!” y “Jajaja”.

¿Cuál es su pájaro favorito?

Soy muy fan de todos los pájaros, pero mi favorito es el gorrión común. Y, aquí en el país, las guacalchías. Esas son muy parecidas en todo el mundo, y me encantan porque me dan una sensación de universalidad.

¿Qué hace con sus miedos?

Trabajo para no permitir que los miedos cotidianos manejen mis decisiones ni mi estado de ánimo.

¿Cuál es la manifestación más clara de la miseria?

Una persona que crea obstinadamente que todo y todos tienen la culpa de sus problemas, excepto ella misma.

¿Qué hace cuando está estresada?

Escribir o cantar, a todo volumen, canciones que me ayuden a enfrentar lo que me causa estrés. A veces, también me saco a pasear. Si nada de eso funciona, toco base con mis amigas para cambiar el casete mental.

¿Qué la hace reír?

Muchas cosas me hacen reír. Desde chistes malos, memes y recuerdos, hasta momentos del día a día, como oír pasar el carrito de “lapapalapapa” o ver el sol al amanecer y asociarlo con la canción de intro de El Rey León.

“Si eres feliz, has encontrado el éxito”

¿Cuál es su principal motivación para alcanzar metas?

Me motiva aportar a los cambios positivos en el país. Creo que cuando tenés la posibilidad de contribuir con tu formación y criterio en proyectos que impactan y benefician a la sociedad, trabajás con una permanente inspiración a seguir creciendo.

¿Quiénes son sus maestros?

Mis padres, en primer lugar. A través de ellos aprendí valores como la disciplina y el respeto, que en la vida profesional y adulta me han servido para abrirme muchas puertas. Luego, los mentores que el destino me ha ido presentado y de quienes he aprendido mucho.

¿Qué prefiere escuchar primero: las buenas noticias o las malas?

Las malas. Seguramente exigirán más tiempo para asimilar o para atender. Cuanto antes abordes un problema es mejor.

¿Cuál es el problema de comunicación más difícil que ha tenido?

En un viaje a Italia, debía poner una denuncia por un robo en una comisaría, y tuvimos que hacer uso de una aplicación web para entendernos con el policía. Ahí valoré aún más el poder de la comunicación, y del lenguaje.

¿Cuál es su idea sobre el éxito?

Ser feliz. Independientemente de lo que hagas, de cuánto ganes y de cómo estés, si eres feliz, has encontrado el éxito.

¿Qué o quién es el más grande amor de su vida?

Hay diferentes tipos de amores en la vida, y en diferentes escalas. Por reciprocidad, el amor de una madre es insuperable, y ese es mi amor más grande.

¿Qué obstáculos ha encontrado en su camino?

En general, he tenido oportunidades valiosas y creo que he sabido aprovecharlas. Si ha habido obstáculos, no han sido determinantes para recordarlos.

“Aquí una mujer que quiso ser exigente y consecuente”

¿Cuál es la tarea más aburrida que ha realizado?

Cuando trabajaba en el Tribunal Supremo Electoral, sellar miles de credenciales de los miembros de Junta Receptora de Votos que participaban en la elección de 2014.

¿A qué persona viva admira?

A la doctora María Isabel Rodríguez.

¿Dónde y cuándo es feliz?

Reconozco la plenitud en mi familia, mis amigos, mi trabajo y mis causas.

¿Qué no perdonaría?

La traición. Sin embargo, siempre termino sanando.

¿Qué piensa del amor de lejos?

Conozco el amor desde lejos. Hay personas a las que amo que no puedo abrazar hace tiempo. Con mi amiga de la infancia nos escribíamos dos veces al año, eso tardaban las cartas en ir y regresar, y nuestro amor de amigas jamás fue menos. En cualquier ámbito, depende de la fortaleza de las relaciones humanas.

¿Qué le gustaría que dijera tu epitafio?

Ser exigente no cuesta, cuesta ser consecuente. Aquí una mujer que quiso ser exigente y consecuente.

¿Qué aprendió de su peor fracaso?

Rendirse no es opción, siempre se puede hacer mejor. “Esto no me puede volver a pasar”, me dije.

“La muerte significa el final de mi misión en la vida”

¿Qué le encanta?

El café salvadoreño, componer y leer.

¿Qué es lo que tiene más valor de su situación actual?

La oportunidad que me ha dado este tiempo para analizar mi vida y tomar mejores decisiones.

¿Qué es lo peor que le podría pasar?

Además de “morir antes de tiempo”, dejar de soñar en grande.

¿Cuál es su frase favorita?

I’m on a winning streak“(estoy en una racha ganadora). Me la digo todo el tiempo.

¿Qué es de lo que más se arrepiente?

De no haber luchado más por estudiar composición y arreglo musical en mis 20. Me ha tomado años perdonármelo.

¿Qué significa para usted la muerte?

La muerte significa el final de mi misión en la vida.

¿De qué color es su alma?

Me gusta pensar que es de color índigo.

“Me conmueven las historias que me hacen repensar el mundo”

¿Cuál es su miedo más grande?

Le temo a la ausencia y al olvido, a no volver a ver a quienes más amo.

¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo?

La oportunidad y responsabilidad que me da todos los días de usar mis pasiones y capacidades para mejorar las condiciones de vida de otras personas.

¿Cuál es su posesión más preciada?

Las memorias y recuerdos de las personas que amo y de las experiencias que he vivido. Todo eso me ha convertido en la persona que soy ahora.

¿Qué persona viva le inspira más desprecio?

Cualquier persona que utiliza su posición de poder para vulnerar los derechos de otros.

¿Qué no se perdonaría?

No poder cumplirle el sueño a mi mamá de conocer la Muralla China. Ella ha sido incondicional para mí y ha hecho hasta lo imposible para que yo pueda cumplir los míos.

¿Qué la hace reír?

Los detalles inesperados. Esos para los que una no se puede preparar.

¿Qué es lo que más la conmueve?

Las historias que me encuentro en el día a día de mi trabajo. Sobre todo, me conmueven las historias que me hacen repensar el mundo y el rumbo de mis acciones.

“Quiero creer que el alma es inmortal”

¿Cree en la inmortalidad del alma?

Las huellas de nuestra vida quedan por un tiempo, pero es inevitable el paso del olvido. Pese a eso, quiero creer que el alma es inmortal.

¿A qué persona viva admira?

Admiro a mis padres por todo el esfuerzo y el amor que implica sostener una familia.

¿Dónde y cuándo es feliz?

Soy feliz en mi hogar, al lado de mi familia y de mis libros. Este sentimiento aumenta cuando estoy escribiendo o leyendo.

¿Qué o quién es el más grande amor de su vida?

La literatura, por haber descubierto un mundo de posibilidades infinitas para soñar y repensar la sociedad. Recuerdo con mucha alegría los primeros libros que leí, uno de cuentos infantiles y una enciclopedia.

Si pudiera tener un súper poder, ¿cuál sería?

Viajar en el tiempo, para poder confirmar que ningún tiempo pasado fue mejor.

¿Cuál es su flor favorita?

Las flores del árbol de fuego.

¿Qué le pondría una sonrisa en la cara?

Cualquier historia contada por mi mamá.

“Me gusta ver la fuerza y humanidad de los migrantes y refugiados”

¿Qué la motiva?

Mi sueño de construir un país donde los salvadoreños puedan elegir quedarse para tener una vida digna.

Si pudiera tener un súper poder, ¿cuál sería?

Me gustaría poder volar, para ser capaz de ir más allá de las fronteras.

¿Qué le gusta de su trabajo?

Me gusta ver la fuerza y humanidad de los migrantes y refugiados con quienes me encuentro en mi trabajo.

¿Cuál es su lema?

Hacer que todo lo que he recibido valga la pena para quienes no tuvieron esa oportunidad.

¿Qué figuras públicas son sus modelos? ¿Por qué?

Alexandria Ocasio-Cortez, congresista de USA, y también Iñigo Errejón, diputado del Congreso de España. Los dos son políticos jóvenes retando los viejos sistemas políticos, económicos y sociales.

¿Cuándo pensó en darse por vencida?

Este año, cuando tuve un capítulo depresivo a causa de un accidente de tránsito.

¿Qué es lo que tiene más valor de su situación actual?

He logrado superar muchísimas barreras para ser una profesional. Ahora, ha llegado mi momento de cosechar y emprender nuevos retos.

“No hay nada más ofensivo que asumir la inexistencia de una persona”

¿Qué es lo que tiene más valor de su situación actual?

Mi salud y la de mi familia. En estos tiempos extraños, creo que todos hemos aprendido a valorar las cosas pequeñas que dábamos por sentadas.

¿Qué es lo peor que le podría pasar?

Estancarme y permitir que me dominen los miedos e inseguridades que nos atacan a todos.

¿Cuál es su estado mental más común?

Asombrado. Todo lo que descubro y aprendo me parece maravilloso.

¿Qué es de lo que más se arrepiente?

No me arrepiento de nada. Considero que de cada experiencia de vida nos llevamos una lección valiosa.

¿Quién le habría gustado ser?

Me gusta quien soy, pero si tuviera que elegir, sería Damon Albarn. El tipo es un genio, y me encantaría ser la persona que creó Gorillaz.

¿Qué persona viva le inspira más desprecio?

Cualquier persona que ignore las carencias de este mundo. Tener conciencia y asumir la responsabilidad individual es lo más importante para trabajar en un mejor futuro para todos.

¿Para usted qué es un buen insulto?

Ignorar. No hay nada más ofensivo que asumir la inexistencia de una persona.

“Si me tuviera menos amor propio, no sería quien soy ahora”

¿Qué artistas lo inspiran?

Rembrandt, Scott Burdick, Sonia Melara y Paul Cadmus. También, Alberto Escobar, por su homoerotismo, y Spencer Tunick, fotógrafo del cuerpo humano desnudo en colectivo y en la vía pública.

¿Hay algo que de tener más / menos marcaría alguna diferencia en su vida?

Si me tuviera menos amor propio, no sería quien soy ahora ni estaría viviendo en libertad, plenitud y dignidad. Disfruto viajar, pintar, cantar, bailar y leer. Amo y defiendo mi cuerpo, mi cabello afro y mi homosexualidad.

¿Qué aprendió de su peor fracaso?

Que no debo desanimarme. La vida continúa y de ese fracaso hay muchas cosas por aprender.

¿Qué piensa del amor de lejos?

Tengo una relación de 4 años con un hombre de Tela, Honduras. Nos vemos a los meses, hablamos a diario. No somos posesivos, celosos ni controladores. Es cuestión de madurez. Amarnos con libertad.

Si después de muerto volviera a la vida, ¿En qué volvería convertido?

En un colibrí, son guapos y de colores hermosos. Nunca he visto uno en cautiverio, vuelan libres cerca de mi casa.

¿Qué es lo más ilícito que has hecho?

Mentirme a mí mismo. Haber ocultando y negado mi homosexualidad, y no ser feliz por quedar bien con las y los demás.

¿Cuál es la manifestación más clara de la miseria?

Utilizar la religión y a los dioses para escudarse, justificar la homofobia y esconder sus miedos e inseguridades.

“Todas llevamos pequeñas tormentas dentro”

Actualmente, ¿cuál considera que es la virtud más sobrevalorada?

La calma. Todas llevamos pequeñas tormentas dentro, aunque no siempre permitimos que estallen.

¿Qué significa para usted la muerte?

Una oportunidad para valorar la vida, sus pequeños detalles, el momento presente.

¿Qué le hace reír?

Equivocarme, sobretodo bailando o en cualquier rutina física. Reírse de una misma: ¡esa es una virtud!

¿Cuál es su pájaro favorito?

El petirrojo, por un cuento que me leyeron de niña.

¿Cuál es su idea de la felicidad perfecta?

Sentarte y escuchar la risa de la gente que amás.

¿Cuál es su miedo más grande?

El día a día de la mujer salvadoreña está lleno de historias de terror. Me da miedo que la guerra – y la violencia, el acoso, la injusticia- me sean indiferentes.

¿Cuál es la manifestación más clara de la miseria?

Burlarse del dolor de las demás personas. Y, aún más, utilizar el arte como excusa para el odio y la discriminación.