LA CRUZADA DEL AIRE

LA FUERZA DEL DESTINO

Cuando la ficción se acobarda, los escombros se vuelven protagonistas imparables.

MISIÓN VIVIENTE

Si nos dejamos caer en la inclemencia del aire ya no seremos capaces de volar cuando nos toque.

SIEMPRE HACIA EL FONDO

Aunque vayamos rumbo al horizonte, que no se nos olvide visitar a diario nuestro sótano.

LITURGIA PARA DESMEMORIADOS

Que el sol nos encuentre cada día con todos nuestros equipajes en orden.

IRONíAS SECRETAS

Lo único que nos queda cuando todo lo demás se disuelve en el tiempo es el inventario de la sed.

ARCA SELLADA

Es el que imaginamos que es el alma cuando en verdad sólo es una bolsa de anhelos.

PASEO POR LA FE

Un día de estos lo haremos con testigos privilegiados: nuestros recuerdos de la espesura.

VIENEN LOS AZACUANES

Y las aguas del cielo se preparan para estrenar paraguas de la nueva estación.

LA VERDAD ESCONDIDA

El azar es una proeza a la que nunca le reconocemos el rol que le corresponde.

CONVALESCENCIA ENTRE RAMAS

La estación que termina va a refugiarse todos los años en el boscaje imaginario.

LA INSPIRACIÓN NO ESPERA

Ese es el karma benévolo, que hay que descubrir cada día entre las mil distracciones del tiempo que pasa.

AYER FUE DOMINGO

Y lo sé con toda certeza porque he amanecido con la ilusión de que esta semana que entra sea interminable.

AL BORDE DEL OTRO ACANTILADO

Cuando llegamos a él, todos los altares que nos rodean en el aire se nos acercan para darnos una irónica bienvenida.

CON LA PRIMERA RÁFAGA

Ya se viene dibujado el temperamento de la nueva estación entrante, sea invierno o verano.

LLUEVA, TRUENE O RELAMPAGUEE

Tenemos que saber que la atmósfera es nuestra casa natural, y que desde ahí saldremos a diario a conquistar el mundo

LA CIENCIA ANDA DESCALZA

Y eso lo sabemos porque es cada vez es más patente su voluntad de recorrer caminos desconocidos.

YA CASI NO HAY FRONTERAS

Y eso debería alimentar nuestra familiaridad en vez de propiciar nuestras fantasías divisionistas.

LOS ANTIGUOS SUBURBIOS

Están ahora reposando en silencio, mientras los anhelos voladores giran a solas a nuestro alrededor.

ESPEJISMOS ATÁVICOS

Nos acechan desde los rincones más impensables, con su lista de tareas mentales que nunca terminarán de consumar.

ALLÁ EN LOS ALREDEDORES DE SORRENTO

Hay una cabaña de fantasmas que sólo se abre cuando el equinoccio está por destapar sus ollas.

EL CRUCERO SIN FIN

Es el que soñamos que nos espere en el último puerto marítimo antes de zarpar hacia el infinito sin horizontes.

JORNADA MATINAL

Cuando crucé el umbral, todas las cortinas se cerraron, y adentro se hizo la luz, la verdadera luz. Fue un despertar perfecto.

VOLVAMOS LA VISTA ATRÁS

Para que lo que dejamos no se arrepienta de acompañarnos y lo que nos espera no nos dé por visitantes seguros.

EL DESTINO ES NUESTRO ALIADO

Y lo será mientras los poderes del anhelo sigan acompañándonos en el curso de la ruta.

LO QUE SIEMPRE ESTÉ DETRÁS

Debe ser nuestra ilusión de no cejar en el empeño misterioso de ir dejando una semilla al borde.

DERRAMEMOS PROMESAS POR DOQUIER

Ese debe ser nuestro sino, lo pensemos o no, porque cualquier silencio podría ser nuestra última palabra.

LAS OFERTAS DEL DESVELO

Nos aguardan cada mañana en el rincón más prometedor de la almohada que habitamos.

MENSAJE CON ECOS VIVOS

Llegamos a conocerlo desde nuestro refugio interior, hasta sentirlo compañero íntimo de nuestra conciencia.

ES HORA DE SALIR AL AIRE

Porque si no lo hacemos, la noche fatigada de nuestra compañía nos pasará factura mental.

LA OCTAVA MARAVILA

La llevamos adentro, a la espera de algún toquecito de luz que nos la revele.

ESTAMOS SIEMPRE EN EL FILO DEL ALMA

A UN LADO DEL ALTAR

Los escombros de la buena fe ordenan a diario sus vibraciones por venir.

¿Y TÚ QUIÉN ERES, VISITANTE ANÓNIMO?

Y el silencio responde haciendo valer la condescendencia de los buenos vecinos.

LAS CUATRO DIRECCIONES

Cada día hay que escoger una de ellas para que no se nos pierda la costumbre de divagar.

TERTULIA DE DESVELOS

Cuando traspasamos la línea de la medianoche, no comienza un nuevo día sino una nueva nostalgia.

LA ÚLTIMA FRONTERA

La reconocemos cuando los resplandores desconocidos van saliendo al paso.

ECO DE DIOSES

Se apagan las luces, y en ese mismo instante todo lo que nos rodea se va volviendo iluminación inconfundible sin retorno…

EN CIELO NUBLADO

Todas las lámparas que nos visitan nos traen un presente inconfundible: el anuncio de que en algún momento va a amanecer.

SEÑAL DE ESPERANZA

De vez en cuando el cielo despierta con la ilusión de que en algún momento todas las señales del aire volarán hacia otros horizontes…

LAS LEJANÍAS ANTIGUAS

Estaban perfectamente acostumbradas al anonimato de lo invisible, y eso era el mejor estímulo para la esperanza.

EL TIEMPO TODO LO IGNORA

Y de seguro jamás lograremos superar ese misterio que nos ata las manos.

INVIERNO TARDíO

Las nubes se desperezan en sus lechos celestes, mientras alrededor las luces bostezantes ejercen su misión acompañante.

TODO JARDÍN ES UN PAISAJE

Y cada vez que se nos olvida vienen las bandadas de jilgueros a recordárnoslo con puntualidad perfecta.

LA MEMORIA ES NUESTRA ARMA SECRETA

Y de la forma en que la usemos depende que podamos entender la vida con todas sus potencialidades más profundas.

LOS LATIDOS DE LA ESPERANZA

Si nos lo proponemos los sentimos con delicadeza íntima desde todas las esquinas y rincones de nuestro ser inmemorial.

LA GRACIA DE ESTAR AQUÍ

Porque, si somos verdaderamente realistas, es el único lugar en el que con toda certeza podemos estar.

EL CONSEJO MÁS SABIO

Lo recibimos del primer soplo de aire que penetra en nuestras entrañas cuando la luz viene a visitarnos al abrir los ojos a la vida.

LOS AÑOS NO PASAN, NOS ENVUELVEN

Y por eso, cuando el tiempo transcurre nos vamos convirtiendo en personajes con vestimentas rituales.

DESDE EL FONDO DEL SOL

Vivimos observándonos como si fuéramos navegantes a punto de partir hacia lo desconocido.

LAS PROMESAS INCUMPLIDAS

Inundan nuestro jornada, y al final del día todo lo que anhelamos al comienzo se nos convierte en espesura almacenada.

DESDE EL PRIMER MOMENTO

DESDE EL PRIMER MOMENTO

Debemos tomar conciencia inequívoca de que necesitamos estar de pie.

LOS OFICIOS RADIANTES

La mejor virtud es la que no se queda en silencio nunca.

VENIMOS A COMPARTIR LATIDOS

Y eso nos convierte en cómplices de lo que no conocemos.

LA VIDA ES UN ESCUELA

Que jamás ha dejado de estar al aire libre.

HORIZONTES CALLADOS

Todos los seres humanos tenemos necesidad de silencio esencial.

EL VERANO ESTÁ AQUÍ

Y viene como todos los años con su columna de veleros.

FANTASÍA EN PROSA

De los escombros se levantan todas las lunas venideras.

LOS ECOS DEL TIEMPO

Son los que nos enseñan a flotar sobre las aguas que nos pertenecen

EN EL INSTANTE DE DORMIR

Viene a llevarnos de la mano el otro mago de Oz.

EL PRIMER RAYO DE SOL

Llega siempre descalzo porque viene de las lejanías sagradas.

LONGEVIDAD ATÍPICA

Es la que nos enseña a caminar por los senderos desconocidos.

LA ABUELA LlLLIAM

Desembarcó en el Puerto de La Libertad para quedarse para siempre.

EL OTOÑO NO EXISTE

Al menos para nosotros, que somos huéspedes del trópico.

MISIÓN FUGAZ

Todo en la vida pasa mucho más rápido que lo que el ansia se imagina.

LAS ALAS ROTAS

Cuando sentimos que la edad se resigna, todos los alientos vitales sueñan con emigrar.

EL PLENILUNIO TRAE PROMESA

Y eso nos abrirá el mejor sendero hacia los cuatro puntos cardinales.

2020

Año perfectamente insospechado, que se irá de repente.

NOS MOVEMOS SIN SABER HACIA DÓNDE

Pero todos los días vamos en dirección anhelante, como los espectros del azar.

EL INIVERSO NOS INVITA

Y a eso le llamamos clarividencia global con vocación intrépida.

LAS FRONTERAS SE EXTINGUEN

Y esa es la mejor fantasía que nos ha regalado la vida.

UN PAÍS COMO EL NUESTRO

Estuvo escondido en un rincón hasta que se animó a realizar su mejor sueño.

GRACIAS, ARCOIRIS

Porque tienes vocación de viajero feliz.

DESDE MI VENTANA MÁS ALTA

Me observo a mi mismo, y voy descubriendo las nubes que me acompañan.

OBRAS SON AMORES

Los oficios de la conciencia siempre se ofrecen como refugios para lo que viene después.

LOS QUE VUELVEN PRIMERO

Son los que cumplen su primera tarea como misioneros con alma.

TODO LO TRANSITORIO ES MÁGICO

Y deberíamos saberlo por simple reconocimiento de lo que la verdad nos susurra al oído.

LA PROVIDENCIA INSISTE

Y en tanta más la ignoramos mayor es nuestra negación a reconocernos como testigos de cargo.

LAS FORTALEZAS SECRETAS

CRUCE DE RAFAGAS

Al llegar las ráfagas, todo lo que hay en el entorno se evapora como por encanto.

CAMINO DE TIERRA

Si usted es creyente se le aparecerá una ermita. Y es incrédulo se le dibujará un cuartel.

NATURALEZA INTACTA

Seamos sinceros con nuestra condición de testigos anónimos del aire.

ALGUIEN LLAMA A LA PUERTA

Y cuando vamos a abrir, lo que se asoma es un jardín anónimo.

EXCURSIÓN INMEMORIAL

Seamos felices porque es la única manera de regresar serenamente a los orígenes.

NADIE ES SUPERIOR A SÍ MISMO

Y esa verdad tiene la categoría de los oficios sagrados.

HAGÁMOSNOS CONSCIENTES DEL DESVELO

Y que todo lo que tengamos a la mano se nos ofrezca como expresión de fe.

DESDE CUALQUIER AZOTEA

Se mira el horizonte, y esa es la máxima inspiración a la que podemos aspirar.

LA PROVIDENCIA NOS INVITA CADA DÍA

Y cuando se apaga nos encontramos con nuestro propio espíritu.

UNA LÁMPARA ES LA MEJOR VERSIÓN DEL SER

Porque no hay que perder de vista los escombros que nos rodean.

A MEDIDA QUE LA VIDA PASA

Las espesuras van haciéndose sigilosamente invisibles. Ley de la Vida.

A LA ORILLA DEL VIENTO

Respiramos como huéspedes de nuestra propia eternidad.

EMOCIÓN EN VIVO

A diario hay una sorpresa en el aire, y cuando la encontramos florecemos.

AYER LLEGÓ UN CAMINANTE

No supimos quién era, pero con un gesto místico nos invitó a seguir el viaje.

A PUNTO DE ANOCHECER

Todas las fuerzas de la Naturaleza se arrodillan y hacen la promesa de revivir mañana.

EL OFICIO DE INVENTAR

Es el más extraño de todos, porque nunca sabemos donde empieza ni dónde acaba.

DE PIE JUNTO Al VITRAL

Hacemos votos astrales para que las memorias vividas nunca dejen de estar aquí.

ÁRBOL CON AZOTEA

Es el lugar ideal para solazarse con el infinito.

EL DESTINO SE ARRIESGA

Cada vez que se asoma a alguno de los ventanales de la respiración irreverente.

EL AÑO ESTÁ POR ESCAPAR

Y aunque promete estar de vuelta nunca ha cumplido esa promesa, ni lo hará.

EN LOS VALLES AZULES

Los caminos ensayan cada día las estaciones que se avecinan.

LA ESPERANZA TRANSPIRA EN PAZ

Y cuando lo hace, todo lo que la inspira se convierte en música.

EL FUEGO ANHELANTE

Vivimos en una casa llena de cortinas, y esa es nuestra revelación superior.

EN EL OJO DE AGUA

Las lágrimas del paisaje se reconcilian con su propia edad.

FIGURAS BORROSAS

Siempre vienen de la mano con los espejos del nuevo equinoccio.

HOLA, ILUSIÓN

Cuando desapareces, el paisaje del alma se acuesta a dormir.

ALGUNA VEZ SEREMOS DIOSES

Y al llegar a serlo descubriremos lo que es ser humanos.

SIGNOS DE LOS TIEMPOS

VA A HABER PLENILUNIO

“¿Y usted cómo lo sabe? Eso no lo dice el calendario…” “¡Ay, amigo, no sea ingenuo!… El calendario anda de vacaciones…”

ALLÁ A LO LEJOS…

Si usted es creyente se le aparecerá una ermita. Y es incrédulo se le dibujará un cuartel.

EL TIEMPO APREMIA

Y por eso mismo hay que dejarlo estar.

CRISIS DE IDENTIDAD

Hoy resulta que todas nuestras aventuras anteriores fueron caprichos del aire.

EL AZAR ESTÁ SOLO EN EL MUNDO

Acabamos de descubrirlo cuando un soplo inesperado de viento nos cerró la ventana.

EL ÚNICO ESTÍMULO REAL

Todos creemos merecer un premio del destino, y estamos a la expectativa hasta el último instante.

NOCHE DE TERTULIA

Comienzan a llegar los invitados y, como siempre, no recordamos a ninguno.

LA PREGUNTA MÁGICA DE ENTONCES

Hollywood está aquí a la vuelta. ¿Se animan a ir esta tarde?

EL BOSQUECILLO VECINO

Asoma todos los amaneceres antes de hacernos la visita de ritual.

EN LAS TARDES SERENAS

Las colinas del vecindario bostezan con ansia de ponerse a dormir.

UN ENIGMA INOCENTE

Lo único que nunca podremos descifrar a plenitud es si los espejos tienen alma.

SI LA MEMORIA HABLARA

De seguro lo haría en lenguaje de señas.

TIEMPO DE RÁFAGAS

Cada vez son más los días que despiertan a punto de escapar a campo traviesa.

EL PRÓXIMO CREPÚSCULO

Les avisaremos a qué horas saldremos a coquetear con las nuevas estrellas.

EL ALIMENTO DE LA FE

Es el único que sobrevive a sí mismo.

ESTAMOS SIEMPRE EN VEREMOS

Y el auxilio más seguro lo recibimos de la ilusión.

HACIENDO GÁRGARAS

Así encontramos a la memoria cuando amanece, para limpiar los residuos de la noche.

EN EL HEMISFERIO NORTE

Todas las nostalgias son parientes del hielo.

CLARIVIDENCIA FELIZ

Si la vivimos bien, es el mejor regalo de la vida.

LAS VENTANAS QUE DAN AL PONIENTE

Nunca le perdonarán a la noche que las deje fuera del juego.

ALGUNA VEZ REGRESAREMOS

Y mientras ese día llega podemos desentendernos de que el Paraíso existe.

AHORA NO HAY NADA QUE NO SEA GLOBAL

Hasta la conciencia de que todos nos movemos sin rumbo fijo.

ANTES DE DESPERTAR

Hay que echarles llave a todos los sótanos del subconsciente.

SECRETA REMEMBRANZA

Alguna vez hay que caminar en círculo para no perder la costumbre de los orígenes.

SEAMOS FIELES A LA LUZ

Aunque lo único verdaderamente confiable sea la oscuridad.

CONSEJO QUE NUNCA FALLA

Caminar sobre el polvo nos reconcilia con nuestra naturaleza más profunda.

MENSAJE DE SALUD

Siquiera una vez al día perdámonos de vista.

LO LLAMÁBAMOS CAMBIO HISTÓRICO

Pero en verdad sólo es un trasiego de imágenes virtuales.

EN AQUELLAS CAPILLAS

Sí se podía hablar en secreto con Dios.

ESTO ES TRANQUILIZANTE

En el rompecabezas de la esperanza afortunadamente siempre queda una pieza suelta.

MARGARITA VINO AYER

MARGARITA VINO AYER

Y en cuanto abrió los ojos ella lo supo: aquel era sólo un destino provisional. Los que estaban a su alrededor, que eran el padre y la madre parturienta y un hermano un poco mayor ni siquiera podían imaginar aquella sensación en la mente anticipatoria de la recién nacida.

–¿Y cómo va a llamarse la niña? –preguntó el hermano con la curiosidad natural.

–Margarita, como ya lo habíamos acordado con tu mamá, porque a ella siempre le ha encantado aquel verso que dice “Margarita, está linda la mar…”

Al niño no le impresionó el nombre, pero sí la referencia al agua marina, porque su distracción favorita era jugar con la espuma, que estaba tan lejos de su casa.

Cuando Margarita pudo salir al aire, ya había llegado el verano, y los días despertaban resplandecientes. Ese sábado dispusieron la excursión, y de pronto, ahí, muy cerca, la inmensa superficie líquida se hizo presente. Arribaron a la cabaña de unos amigos, ubicada sobre una roca elevada al borde del agua, que se la dejaban a ellos cuando se iban de viaje.

Entraron en el penumbroso lugar, que en verdad parecía abandonado, y en cuanto estuvieron ahí, Margarita pareció tomar inmediata conciencia de ello. Se incorporó en los brazos del padre, que tuvo que hacer un movimiento protector.

–¡Qué precoz es esta niña! –exclamó él, y esa frase, dicha espontáneamente, iba a resumir la clave de su vida.

Desde ese momento, y aunque parezca inverosímil desde afuera, Margarita se apoderó de su ruta vital. Un día, cuando apenas acababa de cruzar los cinco años, miró a su padre intensamente a los ojos. Él de inmediato reaccionó:

–Sí, te entiendo. Vamos a tomar un crucero para viajar alrededor del mundo. Y en el puerto que tú quieras, nos quedamos. Después, Dios dirá. Para algo deben servir las fortunas heredadas.

Ella se abrazó a él, y él dijo en voz alta:

–¡Margarita, está linda la mar!

PASIÓN SAGRADA

Desde la infancia se hizo adicto a los videojuegos, e inmediatamente después, ya en la adolescencia, tal adicción se le extendió a todas la expresiones de la comunicación digital, hasta el punto de irse volviendo una especie de otro yo con doble destino, en el que el tiempo cotidiano era sólo una pieza en permanente movimiento. En su casa estaban ya preocupados por aquella simbiosis, hasta que un neurólogo de confianza los tranquilizó:

–Él es un adelantado. Y su destino virtual le permitirá todos los éxitos que quiera.

Pero en verdad no se veía claro. Cuando le preguntaban “¿Qué querés estudiar?”, simplemente se quedaba impávido, sin responder. Y así seguían pasando los días, las semanas y los meses, como si nada fuera capaz de alterar aquella rutina de siempre. Los padres fueron entonces a consultar a un psiquiatra, que los oyó y les pidió que llevan al joven a su consulta. Al día siguiente llegaron con él.

–Hola, Néstor. ¿Cómo está hoy la red?

–No existe fuera de cada cabeza. Y dicen que cada cabeza es un mundo.

–¿Y el tuyo?

–Igual que el suyo.

–Entonces, ¿estás tranquilo?

–Sí como usted, desde su sillita giratoria.

El psiquiatra sonrió, y luego se puso serio.

–Es todo, señores. No hay nada que descubrir, porque el único que puede hacerlo es él, y ya se ve que ese descubrimiento es íntimo al máximo. No vamos a llegar ni a sus orillas.

Los padres se resignaron. Su hijo seguía igual. Y quizás así seguiría para siempre.

JUNTO AL BARRANCO

Las enredaderas estaban en su hábitat normal: sobre un muro de piedra, de ladrillo o de hilos de alambre. Uno de los ritos familiares, y no sólo de esta generación sino de varias anteriores, era vivir al borde de una pendiente, sólo con el muro como protección. Uno de los nietos, sin duda el más avispado, le preguntó una tarde al abuelo, mientras engullían la merienda vespertina:

–¿Qué vas a ser cuando seás grande, abuelo?

El señor se apoyó en su bastón y se incorporó lo mejor que pudo.

–¿Yo? ¿Cuándo sea grande? –reaccionó con una carcajada risueña–. ¿Qué me sugieres que sea?

–Pues yo diría que no te vendría nada mal ser astronauta… –respondió el joven provocativo.

–¿Yo? ¿Astronauta? ¡Me muero del aburrimiento!

–¿Y entonces?

–Pues a mí me gustaría ser constructor de puentes, aunque sea de puentes rústicos de los de antes, cuando yo era adulto…

–Ah, pues hoy es cuándo, porque ahora que eres adolescente de nuevo puedes tomar el camino que quieras…

–Vamos de ida y vuelta, ¿verdad?

–A mí no sé qué es lo que me espera.

–Lo mismo que a todos: vivir al borde de un barranco… Ese barranco que llamamos vida.

COLONIA CON HORIZONTE

Cuando la familia sintió la necesidad de instalarse en un lugar urbano donde los hijos pudieran tener oportunidades de estudio concordantes con sus aspiraciones de superación, los padres los reunieron a todos en el corredor posterior de la casita familiar que había habitado en el cantón desde siempre:

–Muchachos, vamos tener que irnos de aquí, para que ustedes sigan su ruta…

Eran tres niños al borde de la adolescencia, y se quedaron serios, aguardando.

–Y es tiempo de decidir –dijo la madre, como si hablara de algo intrascendente.

–¿Y para dónde vamos? –preguntó el menor de los tres, que era el más expresivo.

–A mí me gustaría irme a vivir a un cerro cerca de la ciudad… –apuntó el segundo de edad.

Y el mayor, como siempre, se quedó taciturno, pensando.

–Entonces, piénsenlo, porque la decisión no puede tardar mucho, porque los días vuelan…

Se dispersaron, y poco después, ante el silencio de ellos, la madre tomó la iniciativa:

–Nos vamos el próximo fin de semana. Preparen sus cosas.

Ninguno preguntó hacia dónde. Todo siguió como siempre. Y así llegó el otro fin de semana.

Los equipajes estaban en la puerta, aguardando el vehículo de transporte. Los cuatro, de pie, permanecían en silencio, como si se tratara de una espera con algo de misterioso.

–¿A dónde vamos? –se animó a preguntar el más joven como si hablara con una sombra.

En ese instante llegaba la camioneta lista para el traslado, y no hubo respuesta.

El motorista, ya cuando todos estaban adentro, indagó:

–¿Saben hacia dónde vamos, verdad?

El padre respondió con un gesto.

–Adelante, pues. No está muy lejos.

Nadie volvió a verlos en los días siguientes. Pero en algún momento un desconocido llegó a avisar:

–Los que viajaban en aquella camioneta se perdieron en el horizonte. No fue un accidente. Fue una escapada. Y la hicieron en vuelo. Si no me creen, busquen otra respuesta, y se quedarán buscando porque el horizonte no existe. Es una invención de soñadores…

ALBORADA

Era su primera noche en la nueva casa, y él, que había sido el promotor del cambio de domicilio, pensó que dicho cambio le traería una tranquilidad que había estado imaginando desde hacía bastante tiempo. Él dejó entreabierta la ventana que daba hacia afuera, con el ansia de aspirar el aire libre, que prácticamente no existía en el superpoblado vecindario anterior.

Se acostaron, cada uno en su lado tradicional de la cama, que era un camastrón de los de antes, que había sido regalo de bodas de sus abuelos. Pero curiosamente, él se tendió con los ojos abiertos y ella, en cuanto puso la frente sobre la almohada, se sumergió en una somnolencia que unos pocos segundos después era un sueño profundo.

El sol estaba ya brillando intensamente cuando ella despertó. Él no había pegado los ojos en toda la noche.

–Hola, mi amor –susurró ella, desperezándose.

—Hola. ¿Vamos a conocer los alrededores?

–Uhh, prefiero conocer los interiores…

Él, entonces, sonrió, como no lo había hecho en mucho tiempo.

Y abrazados se fueron sumergiendo en otro sueño: el de su reencuentro inmemorial. ¡Feliz aurora!

MISIÓN DE FE

MISIÓN DE FE

Iba a ser noche de luna, y como siempre en aquellas épocas del año lo que se estaba anunciando era un plenilunio inminente. El escultor de figuras religiosas había vuelto hacía muy poco a su rutina creadora, luego de varias semanas de estar en retiro voluntario, según él para limpiar la mente de imágenes intrusas, que en realidad eran una sola: la de Luciana, esa mujer que desde el primer instante le había sorbido el seso.
El retiro lo había hecho en una casa de campo en las montañas, donde sólo podía ver a unos cuantos vecinos que aparecían muy de vez en cuando. A Luciana le anunció su retiro, sin darle señales de dónde lo haría, y apenas explicándole que aquella era una limpieza mental necesaria, y que volvería muy pronto. Ella lo miró con incredulidad pero no cuestionó nada.
Cuando pasaron los días, en aquel anochecer de su retiro comenzaron a verse iluminaciones fuera de lo usual. Y es que en verdad era plenilunio. Él se encerró en su lugar de trabajo, entre todas aquellas imágenes que ya eran una comunidad familiar.
Muchos minutos después salió al aire libre y una imagen desconocida se le acercó sin previo aviso:
–Soy yo, Luciana, tu nueva imagen religiosa…
El se arrodilló, como ante una aparición sagrada.
–Entendiste el mensaje. Ahora ya sé que nuestro vínculo va a ser eterno.

ENTENDER EL MENSAJE

En este mundo cada vez más abierto y dado a las excursiones imprevistas en el terreno y en la imaginación, ¿quién iba a decirnos que nos vendría una invasión de cuarentenas con vocación de encierros compulsivos?
El monje se lo preguntó a sí mismo en silencio, mientras los asistentes a la reunión que se había vuelto costumbre inexcusable se acomodaban en los asientos rústicos de aquella capilla que no se animaba a reconocerse como tal.
–Les agradezco que sigan estando presentes pese a todo lo que pasa…
–¿Y qué es lo que pasa? –preguntó con sospechosa ingenuidad aquella dama recién llegada, de la que nadie conocía la identidad ni por supuesto el nombre.
Silencio con miradas cruzadas.
–Les pregunto, ¿qué pasa?
Alguno se animó a responder:
–Que estamos en encierro obligatorio, ¿no se ha dado cuenta?
Ella sonrió, como si aquella respuesta fuera una broma ingenua.
–Señora, ¿usted en que planeta vive?
Ella lo miró como si él fuera un alumno de kindergarten:
–En el planeta de los seres reales, en el que no asustan las provocaciones del misterio. Porque esto que llamamos pandemia, amigos míos, no es más que una broma del tiempo…
–¿Y las muertes que se suceden a diario en torrente indetenible, qué son: invenciones sin consecuencias? ¡Por favor!
Silencio cargado de respiraciones anhelantes. Y fue el monje el que se animó a responder:
–Dense cuenta, amigos míos, contertulios dignos de mi mayor respeto: esta experiencia nos está informando de que ya nada va a ser igual de aquí en adelante. Estamos dejando de ser autómatas de nuestra propia voluntad para pasar a convertirnos en inventores de espesuras desconocidas… ¿No es eso un privilegio de la evolución?
Se entrecruzaron las miradas. Y entonces se encendieron las luces alrededor. ¿Dónde estaban, entonces?
Ahí, en la antesala de los nuevos desvelos. ¡Feliz anuncio!

EVOCACIÓN MEMORABLE

Llegaron a vivir a aquella alde a perdida entre los cerros de los entornos cuando se esfumaron todas las reservas económicas heredadas y ambos, en sincronía impecable, perdieron sus respectivos empleos en las empresas donde estaban ubicados. Sólo había una opción disponible por el momento: emigrar a la cabaña abandonada que había sido de un tío que murió sin descendencia.
Aquello era una ruina, y la primera noche la pasaron entre escombros polvorientos y húmedos. Apenas se podía respirar. Sin embargo, en cuanto se reclinaron en la almohada arrugada y maloliente todo pareció transfigurarse. Se durmieron de inmediato, como si lo hicieran en un lecho de cuento de hadas. A su alrededor, el aire había adquirido de súbito una frescura indescriptible. Espontáneamente se abrazaron como nunca antes lo habían hecho, ni en la luna de miel. Y el tiempo empezó a fluir como una fuente mágica.
Por fin, amaneció, y ambos despertaron a la vez.
–¿Descansaste, mi amor?
–No lo recuerdo. Lo único que sé es que estamos juntos como nunca, y que mi mayor anhelo es salir al aire en igual unión…
Se incorporaron al mismo tiempo.
–¿Está lloviendo?
–No, sopla una brisa cálida.
–Entonces, vamos.
Adentro, todo se había transformado desde la noche anterior. Los escombros habían desaparecido, y daba la impresión de estar un refugio para personas pudientes. Había cuadros clásicos en las paredes y el mobiliario mostraba caracteres también clásicos. Ellos se miraron, y cualquiera hubiera podido pensar que estaban íntimamente asombrados de aquel cambio inexplicable; pero no era así:
–Ya ves, no se necesita un milagro para que la memoria recupere su destino…

VIAJE DE BODAS

Anselmo había sido su primer novio y Noemí fue en aquellos años su costurera favorita. Nada de aquello parecía tener nada que ver, hasta que con el paso de los días comenzó a dibujarse en la atmósfera de sus vidas jóvenes la imagen de un inminente enlace, y así llegaron al momento de las definiciones. Todo fue dándose de la manera establecida por la costumbre tradicional: fecha de ceremonia, elección de notario, templo escogido, decisión sobre el agasajo, planificación de la luna de miel… Y a ella le tocaba, desde luego, decidir sobre su atuendo de aquel día que ya se perfilaba en el horizonte inmediato.
Pero algo ocurrió que pareció disolver de un golpe toda esa normalidad. Tres días antes de la ceremonia nupcial, Olivia desapareció sin dejar señales ni rastros, llevándose su traje de boda. Muy poco después, las autoridades iniciaron la búsqueda, porque en estos tiempos todo puede pasar. Y nada. La desaparición era perfecta. Así fueron pasando los días, las semanas, los meses y hasta los años.
Cuando estaba por iniciarse el cuarto año de aquel silencio invisible, una tarde de febrero ocurrió algo a lo que en un comienzo nadie le prestó atención. En uno de los balcones del apartamento vacío de Olivia se vio colgada una pieza de ropa femenina con muchos encajes blancos. Y en algún momento alguien se detuvo a contemplar desde la acera de enfrente. Y de pronto se oyó decir en voz alta:
–¿No es ese el vestido de boda de nuestra amiga Olivia?
Anselmo fue avisado de la aparición de la prenda, y por curiosidad se acercó a constatar. Si, era el vestido de boda de Olivia. Noemí lo confirmó. Ambos fueron a tocar la puerta del apartamento, ubicado en el cuarto piso, en cuyo balcón ondeaba el traje. Tocaron y nadie respondió. ¿Qué pasaba, pues?
La curiosidad creció en Anselmo. Llegó al apartamento inmediato, y alguien abrió la puerta.
–Disculpe, ¿quién vive ahí a la par?
La señora que había abierto pareció desconcertada.
–¿A la par? Nadie.
–¿Está desocupado?
–No, pero ahí nadie vive.
–¿Cómo es eso?
–A veces, por las noches, aparece una señora, pero al amanecer ya no está. Por cierto, ayer me la encontré en el pasillo. Venía con un paquete que parecía un traje. Y por primera vez se dirigió a mí. Y me dijo: “Vengo a dejar este encargo. Si alguna persona le pregunta, dígale que ahora sí me voy para siempre…”
–¿Y dónde está el encargo? ¿Puedo pasar?
Entró, sin decir más, y se dirigió al balcón. En ese mismo instante, el traje de desprendió de la baranda, y alzó vuelo. Él se subió en la baranda y también se lanzó al aire. Y aquellos dos objetos voladores se fueron perdiendo en la lejanía, como si volaran a su destino…

Y NO MÁS DE UNA LÍNEA (8)

LA PRÓXIMA VERDAD

Estará en nuestros labios cuando la mente se distraiga aunque sea un instante.

RECORDAR Y OLVIDAR

Son las dos caras indiferenciables de la misma moneda.

PACTO SUTIL

Los sueños que se retrasan tienen que algún acuerdo de supervivencia con las obras del sol.

DESDE EL VIEJO BALCÓN

Se anuncian las cuatro estaciones que siempre niegan toda complicidad con el cambio climático.

ROSTROS OLVIDADOS

¿No es una antigua película mexicana? No, es lo que está en la trastienda del espejo.

AMANECER NUBLADO

Las colchas se apretujan sobre nuestros cuerpos, como pidiendo protección.

LECCIÓN ESTELAR

Lo que más admira de los días es que nunca pierden jornada.

EN EL SILVER WIND

Hice mi primer recorrido oceánico, y desde entonces recuperé mi condición original de navegante.

IDENTIDAD PROFUNDA

Lisboa será siempre doncella con ilusión de encontrar el amor en ultramar.

EL BUEN VECINO

Me dejó esta tarde en la puerta una hoja en blanco.

EN LA ÚLTIMA PÁGINA

Hay que dejar siempre un espacio libre para dibujar la claridad que nunca pudimos descifrar.

CELEBRACIÓN PATRIÓTICA

Los aviones surcan los cielos como si fueran aves resucitadas.

EN EL FERROCARRIL

Cuando las máquinas se preparan para partir, asoman todos los fantasmas de los entornos.

GRACIAS, INVIERNO

Porque nos regalas siempre un racimo de recuerdos húmedos.

LLEGARÁ EL MOMENTO

En que la fuerza carismática de la evolución natural nos haga hablar a todos la misma lengua.

LA NAVIDAD VOLVERÁ

Y lo primero que hace para anunciarse es activar un nuevo lucero.

DISCIPLINA SIN TREGUA

El sol no pierde rendija por donde hacernos sentir que nunca cejará en su empeño iluminador.

CUANDO SE ABRE LA PUERTA

Tenemos con frecuencia la sensación infantil de que las nubes vienen a buscarnos.

CONCURSO DE VELÁMENES

Lo organiza el viento sonriente cuando está de buenas.

EN AQUELLOS CERROS

Los caminos de polvo tenían inevitables reminiscencias bíblicas.

EN LA ESTACIÓN “LAS CAÑAS”

Don Toño Martínez, el Jefe de la Estación, siempre estaba consultando su brújula.

LA SOLEDAD NO EXISTE

Es simplemente el eco perdido de alguna de nuestras vidas pasadas.

TIEMPO DE RÁFAGAS

Quizás porque todas las memorias del aire han dispuesto volverse de la Generación Z.

DESPUÉS DE LA PANDEMIA

La atmósfera humana necesitará unas cuantas décadas de vacación infantil.

VAMOS EN LA RUTA

Y cuando nos detenemos por alguna razón sentimos que hemos llegado al final del camino.

TARDE EN EL JARDÍN

Si de pronto aparece un águila será señal inequívoca de que habrá plenilunio heroico.

TODOS VAMOS DE REGRESO

Pero cada uno de nosotros, los humanos, nos dirigimos hacia un distinto lugar de atraque.

TRAS BAMBALINAS

Porque no sólo cada cabeza es un mundo sino a la vez cada destino es un mapa irrepetible.

EN UNA CALLE CUALQUIERA

De Nueva York o de San Salvador se prenden las luces de repente para anunciar el solsticio.

SEÑAL INFALIBLE

Cuando al espejo le brota una flor preparémonos para soñar despiertos.

Y NO MÁS DE UNA LÍNEA (7)

SALUD PARA REGALAR

Es la que nos enseña el clima a pesar de sus desarreglos recurrentes.

MAÑANA HABRÁ ELECCIONES

Y las urnas abiertas se preparan para observar rostros con todas las expresiones imaginables.

SILENCIO CÓMPLICE

El de las nubes cuando en la lejanía más distante están ya ensayando los próximos relámpagos.

LOS RÍOS HABLAN

Por eso hay que detenerse en sus orillas para no perder palabra.

CUARENTENA TEATRAL

Todos los escenarios suspiran agradeciéndole a la suerte este paréntesis que les permite veranear.

UN ROSTRO EN EL VITRAL

Y nunca sabremos si es de una virgen recién aparecida o de un duende que está despertando.

EL HUMO NOS RECUERDA

Que los incendios ceremoniales nunca dejarán de estar presentes.

LA LEY DEL TRÁNSITO

Ninguna vida se mantiene inmóvil aunque muchas de sus estructuras así quieran aparentarlo.

AEROPUERTOS DEL MAÑANA

Serán escalas invisibles aunque los cánones tradicionales no se den por vencidos.

ESTAMOS EN TRÁNSITO

Y si esa es la ley de la vida no hay por qué dudar de que sea también la ley de la muerte.

AHÍ ESTÁ EL VELERO

En el que arribé a tierra firme cuando Don Cristóbal dispuso que ese sería el lugar de destino.

NO HAY TENTACIONES IGUALES

Y por eso nunca sabemos lo que nos va a venir cuando alguna se haga realidad.

LICENCIA PARA SOÑAR

Es la que nos da la vida para compensarnos por todos los desvelos heredados.

EN EL FONDO DEL POZO

Las aguas olvidadas se preparan para sus filtraciones más sinceras.

TODAS LAS CIUDADES HABLAN

Y al final de cuentas lo hacen en un solo idioma: el de nuestra nostalgia.

DOBLE JUEGO

La soledad es un espejo cóncavo; la compañía es un espejo convexo.

EN MAR ABIERTO

Todas las islas visibles tienen innata condición de hogar.

EL BUEN HISTORIADOR

Nunca cuenta historias conocidas; siempre se las inventa.

MEDIANOCHE EN PUNTO

Siempre hay una estrella que alza su rayo para avisar que la luz ha cambiado de horizonte.

PAISAJES SUPERIORES

No se ven desde las cumbres más altas sino desde las cuevas más ocultas.

LA ONU ES MILENARIA

Porque ha estado aquí desde que la primera pareja se convirtió en multitud.

EN LAS GRANDES CIUDADES

Hasta las calles más pequeñas tienen reservado un destino propio.

TENGÁMOSLO PRESENTE SIEMPRE

Cuando fallan las coyunturas de la fe todo el cuerpo se nos va inmovilizando.

BAJO EL ARCO DEL TRIUNFO

La primera vez que estuve ahí, a mis 14 años, me sentí como un descubridor en ciernes.

RELOJ DE PARED

Cuando se cansa de estar colgado se retrasa unos minutos para descansar un poco.

RITO FUGAZ EN EL VIÑEDO

Antes de amanecer, las nubes y los pájaros pasan deseándole suerte a la próxima cosecha.

EXTRAÑA LEY DE LA VIDA

Los primeros en partir son los últimos en volver.

A CADA QUIEN SU IDENTIDAD

Porque no sólo cada cabeza es un mundo sino a la vez cada destino es un mapa irrepetible.

LA CLAVE DE NUESTRO SER

Venimos sin nada y nos vamos sin nada. La penuria, entonces, no es otra cosa que un artificio.

VOCES ENTRE EL HUMO

Cuando empezamos a oírlas hay que poner todos los relojes en guardia.

Y NO MÁS DE UNA LÍNEA (6)

EL OTRO DESVÁN

Lo descubriremos cuando todas nuestras pertenencias se hayan desvanecido.

LOS LOCOS ANDAN SUELTOS

Y los antiguos manicomios se han convertido en inocentes casas de salud.

CON EL ENSUEÑO A CUESTAS

Así van hoy los soñadores entre las multitudes que ni siquiera los miran de reojo.

PRISA FELIZ

Es la que nos toma a su cargo cuando los asombros inútiles les dejan el puesto a las obras soñadas.

LA BUENA LUZ

Tomemos conciencia oportuna de que nunca la hallaremos antes de tiempo.

EN EL FILO DEL ALMA

Todas nuestras experiencias vividas se acomodan humildemente para seguir aprendiendo.

ASTROS DISTANTES

Cuando los alcancemos podremos estar dispuestos a pasar a la estación posterior.

UN SIGLO DE AUSENCIA

Es el que guarda en su interior cada minuto que pasa.

AMENAZA DE LLUVIA

Las ventanas lo saben antes que nadie y por eso se preparan con sus pañuelos a la mano.

A VECES SE DEPRIME

Nos referimos al mapamundi, que no tiene a la mano destinos alternativos.

MIENTRAS LA NOCHE AVANZA

El cielo estrellado ensaya los números que le tocará representar en las jornadas que vienen.

MISIÓN LUNAR

Es el misterio mejor guardado por los mensajeros de los dioses.

EN EL MOMENTO DE ARDER TROYA

Todos los alrededores florecen. Es la ley de la vida.

HORA DEL ÁNGELUS

Todos los árboles de los alrededores hacen a diario el gesto de arrodillarse.

CUANDO EL RELOJ PIDE LICENCIA

Los espejos sonríen alborozados porque eso significa que podrán salir de sus encierros al aire.

LA MEJOR TERTULIA

Se da en las horas matutinas porque el sol todavía no está seguro de su poder.

TIERRA A LA VISTA

Cuando el primer navegante lo anunció, todas las estrellas salieron a constatarlo.

LA TIERRA NO ES REDONDA

Y estamos comprobándolo ahora, ante la mirada atenta de la Globalización.

LA TORMENTA PERFECTA

Se desató en el Paraíso al escapar Adán y Eva escaparon hacia su trópico soñado.

DETRÁS DEL MURO

¿Qué hay ahí? Es lo que siempre nos hemos preguntado desde que el tiempo nos dejó a la deriva.

LOS BUENOS DISCÍPULOS

Son los que nunca se conforman con lo que les enseña el maestro.

SALVOCONDUCTO
INMEMORIAL

Es el que nos auxilia cuando todas las otras licencias de paso se nos vuelven papeles en blanco.

MI PRIMER PASEO

Lo digo con humildad: fue por Campos Elíseos abajo con la imagen de Brigitte Bardot al fondo.

CON AMPARO RIVELLES

Al entrar en su casa madrileña, todas las imágenes de sus películas salieron a recibirme.

ALGUIEN LLAMA

Y para ser sinceros nunca sabemos si lo hace desde afuera o desde adentro.

EN EL PRÓXIMO ALTAR

Podremos reencontrarnos ceremoniosamente con las memorias de los tiempos vividos.

SAN SALVADOR DE ENTONCES

Todos los días transito por alguna de sus calles y las puertas se entreabren para verme pasar.

ESTE ES UN DÍA MÁS

Pero, como todos los días, va a unirse a la legión de los días por venir.

DESVELO ANTE EL PAISAJE

No es necesario despertar para saber que la claridad solar está durmiendo a nuestro lado.

EL VERANO TIENE ALAS

Y lo sabemos porque llega todos los días a invitarnos a un viaje inmemorial.

BAJO EL CONACASTE

Todos los pájaros de los alrededores se juntan para la oración vespertina.