Diálogos interiores

La inteligencia positiva (PQ) es un concepto creado por el psicólogo y profesor de la Universidad de Stanford, Shirzad Chamine, resultado de su trabajo de más de 20 años acerca de la relación entre el cerebro sobreviviente (racional y responsable del mecanismo del estrés) versus el cerebro creativo (evolucionado e inteligente). Chamine estableció que la inteligencia positiva es un indicador del “control que una persona tiene sobre su mente y qué tanto trabaja para su bienestar y no para sabotearla”.

El psicólogo explica cómo el cerebro sobreviviente pretende protegernos de los peligros del entorno; mientras que el creativo busca ofrecernos alternativas constructivas a los desafíos que enfrentamos. Para comprender esta relación, desarrolló una tipología de 10 saboteadores que habitan en el cerebro sobreviviente, así como la voz sabia que se desarrolla en la parte creativa y evolucionada.

Los saboteadores se presentan en forma de “diálogos internos” autogenerados que nos hacen juzgarnos a nosotros y a los demás de formas rígidas e inflexibles, o que nos llevan a buscar el control y el perfeccionismo, a complacer constantemente y sin capacidad de establecer límites a otros, a hiperracionalizar lo que nos sucede, a buscar logros de forma excesiva y a la hiperresponsabilidad. Las intenciones de esas voces, en principio, son positivas porque buscan obtener la aceptación de las primeras relaciones, fundamentales en la vida de un menor, y protegernos frente a los retos que generan las relaciones con los demás. Lamentablemente aparecen cuando aún no somos maduros emocionalmente y, si bien nos protegen en nuestros primeros años de vida, cuando alcanzamos la edad adulta se transforman en mecanismos de defensa, difíciles de reconocer, que bloquean la potencialidad de las personas.

Generalmente, esos diálogos nos llevan por rutas poco saludables de exigencia hacia nosotros mismos y hacia los demás, contribuyendo a complicar las relaciones y a drenar nuestra energía. El cerebro, que representa el 2 % del peso corporal de un individuo, utiliza el 20 % de la energía que se produce en el cuerpo y, muchas veces, esta se desperdicia cuando no se puede reducir ese incesante diálogo de la mente sobreviviente que busca activamente peligros y amenazas, reales o imaginadas.

En un mundo que constantemente se presenta amenazador, en el que se cree que lo más importante es “hacer” y “tener”, y en donde el concepto del tiempo se percibe como un recurso limitado, la mayoría de las personas observan la vida a través de los lentes del cerebro sobreviviente, que las lleva a permanecer con altos niveles de estrés y en modo de lucha o de huida; silenciando, además, al cerebro creativo que tiene mejores herramientas para responder a los desafíos.

En la actualidad, disponemos de estudios científicos y psicológicos que facilitan la comprensión de estos mecanismos; así como la conexión entre las diferentes partes que conforman nuestra esencia humana. El desarrollo de la inteligencia positiva, tal como lo propone Chamine, requiere de una atención plena y de la respiración consciente que facilitan a la persona adulta observar y reducir el diálogo tóxico del cerebro sobreviviente; aumentando, en cambio, esa voz sabia y evolucionada del cerebro creativo, que responde desde un lugar de recursos e innovación.

Para conseguirlo es fundamental detenerse, dar un paso atrás, observarse y reconocer esas voces saboteadoras que han dirigido la vida de los individuos y de la civilización en la que vivimos, que frente a las amenazas responde con guerras y violencia. Es relevante aceptar la existencia de esos viejos mecanismos para sobrevivir, y abrazar consciente y activamente las posibilidades constructivas y pacíficas que también posee nuestro cerebro.

Poder y equilibrio

La mayoría de salvadoreños nacimos y crecimos en ambientes machistas. Esa ha sido y aún es la estructura social predominante en la que muchos aprendemos un modelo de relaciones que ha demostrado no solo que está obsoleto, sino que es extremadamente peligroso porque cultiva vínculos violentos en los que el poder está desequilibrado.

Personalmente, fue a partir de los 35 años cuando algunos eventos me llevaron a tomar consciencia de dónde había crecido, a recordar cómo desde muy pequeña había rechazado expresiones y prácticas sobre lo que significaba ser niña o mujer y que había observado en ese espacio inicial de mi vida. Reconozco que tuve que vivir, integrar y cambiar muchas de las enseñanzas de papá y mamá. El primero, repetía a sus hijas mujeres: “Tienen que trabajar, ser responsables y profesionales. Ser las primeras en llegar y las últimas en retirarse. Pero sobre todo no deben remover las aguas”. Esto último significaba mantenerse calladas, sin cuestionar, y comportarse “suavemente”. Luego mamá tuvo su oportunidad para sembrar sus ideas. Recuerdo que me decía que debía tener autosuficiencia económica y jamás depender de un hombre.

Estos mensajes sellaron muchos de mis comportamientos y dirigieron buena parte de mi vida. Me convertí en una profesional que trabajó durante muchísimos años hasta el agotamiento extremo, tratando de demostrar, a través de ello, mi valor y buscando no depender jamás de nadie, ni en lo económico ni en lo emocional.

Mi esfuerzo por convertirme en una profesional y alcanzar independencia económica rindieron algunos frutos. Sin embargo, llevé estos comportamientos hasta un lugar en el que nada ni nadie era más importante que el trabajo y la independencia. Esta fue la primera ruptura de ese sistema, que, aunque me permitía trabajar, me ceñía a ciertos comportamientos “aceptables” para una mujer. Al convertirme en adulta busqué desaprender, equilibrar e integrar nuevas formas de percibir mi valor como persona, así como los significados de éxito y de poder bajo mis propios términos.

Muchas cosas han cambiado desde esos primeros aprendizajes y rupturas. Ahora, cada vez más las mujeres nos incorporamos al mundo laboral, ganando nuevas y mejores posiciones, generando excelentes resultados en las áreas en las que nos desempeñamos, emprendiendo de acuerdo con nuestros deseos y necesidades, y modificando el concepto tradicional de poder en las familias y en los negocios.

Vivimos un cambio de época y muchos cuestionamos el sistema de creencias alrededor de varios temas como la vida en pareja, la independencia económica de las mujeres y su rol de cuidadoras de la familia; un proceso que nos confronta y que hace sentir, principalmente a las mujeres, culpa, desequilibrio y frustración, entre un amplio arco iris de emociones que muchas veces nos cuesta digerir y comunicar abiertamente.

Los cambios nunca son fáciles de transitar, ni a escala personal ni social. Pero estos llegan por más que nos resistamos. Necesitamos modificar esos convencionalismos sobre los roles de lo masculino y lo femenino; así como el poder unidireccional y autoritario, y las relaciones opresivas que surgen de este.

La gran ventaja de estos procesos de cambio es que nuestras relaciones se vuelven más reales y honestas; establecemos modelos más saludables para vincularnos y sobre todo que ayudamos a mostrar con el ejemplo a las nuevas generaciones, para que ellas a su vez reconozcan su capacidad, sus derechos, y establezcan límites sanos.

Todo esto nos deja como resultado un concepto de poder más amplio; uno que viene de adentro, más equilibrado, fluido y menos opresor.

La herida de la que estamos hechos

El Salvador está roto. Roto desde hace demasiado tiempo. No hemos querido explorar esa herida de la que está hecho este país. Muy pocos nos interesamos por ella, y los que lo hacemos intuimos que es por ahí, en ese espacio de dolor, vergüenza y culpa, donde están muchas de las claves para salir del infierno en el que diariamente viven miles y miles de salvadoreños.

En esa herida profunda, podrida y descuidada, nacen y crecen niños y niñas, cada día, que se convierten en miles cada año y en millones a lo largo del tiempo. Una buena parte ha fallecido víctima del abandono y de la violencia, otros han huido o viven como esclavos de redes de trata y prostitución. Algunos logran insertarse en algún espacio laboral y otros intentan reconstruir sus vidas fuera de esta tierra; mientras algunos se convierten en delincuentes.

Lo más increíble de este pequeño país es que todos los días podemos ser testigos de la fortaleza de esas miles de personas que, a pesar de las duras circunstancias, deciden sobrevivir, levantarse y hacer lo que tengan que hacer –aunque eso signifique ir en contra de su misma gente– para darle sentido a sus vidas.

Vivimos distraídos de la realidad de los otros. Nos creemos diferentes y algunos piensan que “son los buenos” y el resto los malos. Pero esas diferencias pasan únicamente por cuánto dinero se tiene, por los títulos o cargos obtenidos o por la zona en la que viven y, también, por el color de la piel. Diferencias ridículas en un país tan pequeño, pero que hacen muchísimo daño al tejido social, a la construcción de confianza que debería existir en un lugar con una historia tan común, tan clara y transparente que muestra que todos, indistintamente, tenemos cuotas de responsabilidad, unos más que otros, por lo que hemos construido.

En El Salvador, los paradigmas acerca del trabajo, el dinero, los indígenas, izquierdas y derechas, la vida y la muerte, el color de la piel, entre otros, están presentes en cada uno de nosotros; y los vivimos la mayoría de las veces sin hacernos conscientes de lo que decimos, de las decisiones que tomamos y de cómo estas afectan directa y profundamente a otros. Los salvadoreños nos tomamos a pecho las ideologías y hemos sido y aún somos capaces de matar en nombre de esas “creencias” tóxicas con las que hemos construido el ideario de “nación”.

Los salvadoreños nos distraemos pensando en exceso, hablando en exceso, sin reflexionar, sin evaluar, sin intentar observar, mucho menos comprender la realidad de otros, esos que consideramos tan diferentes y que juzgamos tan fácilmente.

Gritamos que deseamos paz, seguridad y trabajo. Pero nos olvidamos que esas tres aspiraciones son imposibles si para obtenerlas tenemos que aprovecharnos de los demás; si tenemos que sacrificar a muchos para el beneficio de pocos. Si construimos muros y barreras para creer que así estaremos seguros, cuando en realidad lo que hacemos es aislarnos.

¿Cómo nos humanizamos? ¿Cómo entendemos en profundidad que detrás de cada persona, cada empleado, cada socio, colaborador o aliado hay historias personales de dolor, de lucha, de ilusiones? ¿Cómo entendemos que detrás de cada mujer y de cada hombre, con los que entramos en algún tipo de relación, existen hijos, familias que requieren atención, tiempo, compañía y respeto, y que sin esa dedicación las familias se diluyen y se dañan, y con ese daño estamos sembrando más dolor en esta sociedad? ¿Cómo entendemos de una vez por todas que solo el trabajo y solo el dinero no construyen tejido social, no alimentan las buenas relaciones, si detrás de ellos está el estrés, el esfuerzo extremo, el maltrato y el irrespeto?

¿Cómo reconstruimos a esta nación?

Fluir en el tiempo, como la naturaleza

Los griegos utilizaban dos conceptos acerca del tiempo: Kronos y Kairos. Kronos como la “medida” lineal del tiempo; y Kairos como la “participación” en el tiempo. Nuestras vidas en la actualidad están regidas por el primero que se expresa a través del reloj, los horarios, el estrés provocado por el hacer excesivo; y el permanecer ocupados y preocupados tratando de cumplir con él, olvidándonos de estar verdaderamente presentes.

Kronos cuadricula, y aunque efectivo, si Kairos no se incluye, corremos el riesgo de perder el disfrute de lo que hacemos. Vivir desde Kronos es correr, estar adentro de los esquemas y atados. Vivir a través de Kairos es participar, implicarse, fluir y renovarse en el proceso.

Kairos es como la naturaleza, que siempre está concentrada en su constante renovación. Hace algunos años me acerqué a la naturaleza y empecé a comprender sus ciclos. Me alegraba cuando todo florecía, y me entristecía cuando lo verde y colorido empezaba a envejecer y morir. En aquel entonces, no entendía que ella se mantiene en un ciclo constante de renovación y renacimiento; en ese “tiempo sin tiempo”, en un fluir que se asemeja a una espiral que gira y avanza lenta y constantemente.

Los humanos nos hemos desconectado de ese estar “dentro” del tiempo, y nos hemos casado con la idea de que este nunca se detiene; perdiendo energía valiosa en una lucha incesante para que la vida se mantenga en línea recta y sin desviaciones.
La energía se dispersa cuando perseguimos aquello que “otros” nos dicen que debemos alcanzar; cuando creemos que el “tiempo” se nos acaba y corremos detrás de él en lugar de ir por nuestros sueños, ideas y motivaciones. Y la energía se renueva cuando reconocemos los ciclos naturales del espacio que habitamos, y aprendemos a descansar para reponernos.

Pensadores, escritores y filósofos han hablado de ese fluir durante siglos: “Sé cómo un árbol, deja que las hojas muertas se caigan”. “…planta tu jardín y adorna tu alma…”. “Adopta el paso de la naturaleza: su secreto es la paciencia”. “El secreto no es correr detrás de las mariposas, es cuidar el jardín para que ellas vengan a ti”.

Las claves para fluir en el tiempo se expresan en la naturaleza. La tierra que recibe la semilla, el viento, el sol, las aves e insectos que movilizan lo necesario para que esa semilla se alimente y crezca; la lluvia que llena de vida las profundidades; los frutos que se ofrecen una y otra vez hasta que llega el momento de cerrar un ciclo y dar paso a una nueva fase.

Entender la naturaleza es comprender el manejo del tiempo; porque en ella todo llega en su justo momento. Como señala la analista junguiana Jean Shinoda Bolen: “Todas y cada una de las cosas que existen en la naturaleza pertenecen a su grupo particular con el que comparten semejanzas, al tiempo que cada una es en sí misma única; en ningún caso hay dos ejemplares idénticos. Sin embargo, cada una de ellas florece o fructifica junto con las demás, cuando llega su temporada”.

El sueño de detener al tren del progreso

El progreso es un tren ultrarrápido que avanza sin fin, siempre en línea recta, sin detenerse, sin equilibrar nada. Corre con una obsesión infinita por acumular, por crecer, por consumir, por innovar, por hacer. Su deseo, desenfrenado, se enfoca en el tener cosas, descuidando en esa carrera lo humano y despreciando a la naturaleza.

Tuve un sueño en el que los maquinistas que dirigían ese tren ultramoderno, siempre vivo y atareado, decidían frenar por unos segundos. Durante ese breve tiempo, modificaban los techos de hierro que los mantenían aislados y los cambiaban por ventanas transparentes que abrían y cerraban a su antojo. El resultado era agridulce. Por un lado se sorprendían frente a los verdes y azules intensos del cielo y la naturaleza; y por otro, observaban la destrucción y el abandono a su alrededor. Niños sin salud ni educación, casas de lámina sin agua, espacios polvosos y grises.

Mundos paralelos rodeaban al tren del progreso. Algunos, salvajes en los que la naturaleza había tomado control de edificios y ciudades abandonadas, y se observaba poca vida humana; otros, donde solo se percibían espacios cubiertos por cemento y hierro, edificaciones que mostraban el intento por atraer al tren y que habían causado tal daño, que flores y aves se habían retirado por completo al no encontrar espacio, agua ni aire para vivir.

Los maquinistas se mostraban sorprendidos y se cuestionaban entre ellos cómo había podido suceder tanta destrucción alrededor de su tren sin que se hubieran percatado. Otros se preguntaban cómo nunca se habían detenido a ofrecer ayuda a quienes se habían quedado en esos espacios, o a cuidar que la naturaleza jamás se retirara por completo.

Entendían perfectamente que la humanidad estaba íntimamente vinculada a la vida del planeta. Lo habían leído o escuchado de alguno de sus referentes o en informes a los que eran asiduos, pero que habían ignorado por estar concentrados en el avance sin fin del progreso. Nunca pensaron en detenerse y observar lo que sucedía a las sociedades y a los individuos que habían quedado fuera del sistema. Siempre habían creído que, de alguna manera, las personas sobrevivirían y se incorporarían en algún momento a su tren.

En esos breves segundos se daban cuenta de que esos humanos que estaban fuera jamás lograrían alcanzarlos sin ayuda de los maquinistas que podían desacelerar y facilitar la incorporación de otras personas. Descubrían que el tren y la naturaleza permanecían en una constante guerra, un conflicto en el que algunas veces la máquina del progreso lograba dominar y otras en que la naturaleza salía victoriosa destruyendo con furia sus vidas y sus creaciones.

Desperté asustada porque, en el sueño no visualicé ningún punto de encuentro. Mi deseo es que los maquinistas se den cuenta de que el progreso no valdrá la pena sin el equilibrio y la armonía entre la vida humana y el mundo natural, sin que se ofrezca a todos las mismas oportunidades para que avancen y tengan la opción de subirse al tren o de dirigirse en dirección contraria, si así lo deciden. Mi aspiración es que aprendamos a desacelerar y a explorar nuevas formas de progreso en el que todos quepamos, y en el que todos tengamos opciones para avanzar a diferentes velocidades. Algunas veces será más rápido, por alcanzar un sueño, y otras más despacio, para cuidar de quienes no han tenido las condiciones necesarias para avanzar o simplemente para disfrutar del fresco de una mañana y el aroma de una flor.

Cuestionar a fondo al patriarca

Por siglos se ha repetido la creencia falsa que la prostitución femenina es la “profesión” más antigua de la humanidad. En su libro “Calibán y la bruja” la escritora y profesora universitaria de Hofstra en Nueva York, Silvia Federici, presenta ampliamente su visión acerca de cómo en la Edad Media, en Europa y luego a través de la conquista en América, y durante la transición entre el feudalismo y el capitalismo, se despojó a las mujeres de sus principales actividades económicas que estaban relacionadas con el cultivo de la tierra, el oficio de parteras y cuidadoras de la salud, así como de trabajos artesanales, lanzándolas a las calles y dejándoles únicamente dos opciones: ser esposas y madres o ser prostitutas.

Federeci señala que “las mujeres no hubieran podido ser totalmente devaluadas como trabajadoras, privadas de toda autonomía con respecto a los hombres, de no haber sido sometidas a un intenso proceso de degradación social; y efectivamente, a lo largo de los siglos XVI y XVII, las mujeres perdieron terreno en todas las áreas de la vida social”.

Este proceso, según la escritora, inicia hacia finales del siglo XV cuando los artesanos implementaron una campaña para devaluar el trabajo femenino con el propósito de excluirlas de los talleres. Durante este período se eliminaron muchos derechos de las mujeres; por ejemplo, el acceso a trabajos asalariados y a la libre circulación. Además, desde los ámbitos religiosos y culturales se construyó un concepto femenino acerca de sus virtudes y sus vicios. En este proceso, indica, se identifican dos tendencias: “Por un lado la construcción de cánones culturales que maximizaban las diferencias entre mujeres y hombres; y por otro se estableció que las mujeres eran inferiores a los hombres, excesivamente emocionales y lujuriosas, incapaces de manejarse por sí mismas y tenían que ser puestas bajo control masculino”.

Federeci indica que la caza de brujas concluyó la degradación de la identidad social en el que “la definición de las mujeres como seres demoníacos y las prácticas atroces y humillantes a las que muchas de ellas fueron sometidas dejó marcas indelebles en su psique colectiva y en el sentido de sus posibilidades” porque “destruyó todo un mundo de prácticas femeninas, relaciones colectivas y sistemas de conocimiento que habían sido la base del poder de las mujeres en la Europa precapitalista…”.

En la Edad Media, se cultivaron y florecieron esas creencias que continúan alimentando la violencia en contra de lo femenino. Reducirla hasta eliminarla requiere de múltiples actores. La responsabilidad de los adultos es desmontar y construir un nuevo modelo para relacionarnos con lo femenino y lo masculino, y mostrar a las nuevas generaciones que es posible vincularnos desde la sanidad emocional y el respeto.

Las mujeres requerimos recuperar lo que nos fue expoliado y los hombres, como una obligación moral, deben proveerse su propio proceso para actualizar esas creencias acerca de lo femenino. Las iglesias, por su parte, deben cuestionar a sus patriarcas y replantearse la forma en cómo orientan a sus feligreses en relación con este flagelo que destruye la vida de niñas y niños y el futuro de nuestras familias y sociedades.

La solución empieza por mí, cuando asumo mi poder como mujer, cuando me reconcilio con mi historia y me atrevo a cuestionar a los patriarcas de mi vida, recogiendo lo bueno y desechando lo malo de una vez por todas de mi sistema. Y también cuando activo e invito a líderes religiosos, políticos y empresariales para que se sumen a la tarea de desmontar esas creencias dañinas acerca de las mujeres, de nuestros cuerpos y de nuestra participación en la economía.

La iniciación primordial de una mujer

“Como mujeres, no podemos escalar más alto de lo que estamos dispuestas a descender” señala la autora del libro “Manual para la mujer emergente” Mary Elizabeth Marlow, al referirse al mito griego de Psique (alma o mente) que representa un viaje iniciático a las profundidades del alma para conectar con el interior profundo de una mujer y desatar su potencial y su autoridad individual.

El mito cuenta que Psique debe enfrentar una serie de desafíos en su vida, de entre los cuales el más complicado acaso sea el impuesto por Afrodita (diosa de la belleza) que la obliga a viajar al Hades (inframundo) de donde debe volver con una caja que, en su interior, contenga un poco de belleza. Solo entonces, alcanzado ese objetivo, podrá recuperar el amor de Eros (dios del placer). Durante su travesía, confronta grandes retos que la empujan a asumir, en soledad, el control de sus decisiones, y solo la fuerza de su amor le permite encarar sus miedos. Una vez superadas las pruebas y a su regreso al mundo, Psique desobedece a Afrodita y abre la caja, cayendo en un sueño del que no puede volver. Eros la lleva frente a Zeus y le pide que les permita casarse, a lo que el dios del Olimpo responde despertándola y convirtiéndola en inmortal.

Este mito muestra aspectos de Psique aplicables al desarrollo de cualquier niña en su camino a convertirse en una mujer autodirigida y segura de sí misma que atesore, en su interior, las herramientas que le permitan alcanzar su visión personal. Psique es, inicialmente, influenciada por su familia: su padre la obliga a casarse; su hermana la incita a asesinar a su esposo porque según ella es un monstruo. La diosa Afrodita le ordena, además, enfrentar pruebas imposibles para un humano, prometiéndole que al superarlas podrá alcanzar el amor que busca. Dicho amor significa la pasión canalizada para alcanzar los sueños del tipo que sean. A lo largo de cada una de las pruebas, están siempre presentes su voluntad y su pasión, que le permiten cumplir con las exigencias impuestas y adquirir, en el camino, la seguridad para enfrentar el reto más complejo de su vida: descender y volver del Hades.

La historia de Psique es utilizada en psicología para referirse al desarrollo del aspecto femenino y las profundidades del inconsciente. Cada una de las pruebas, con su respectiva desobediencia, la llevan por un nuevo camino de búsquedas y aprendizajes que la impulsan a tomar decisiones en soledad y, en definitiva, la incitan a asumir la más difícil de sus osadías: desobedecer a la diosa Afrodita y abrir la caja; y a través de este hecho conquistar su autoridad interior.

Psique es el inconsciente que dirige la vida de una persona. Descender y conectarse con esta realidad individual es vital para evaluar el pasado, así como para entender las causas que retienen a un individuo. Y, desde ese íntimo lugar, volver a la superficie, abrir la caja y descubrir el enorme regalo de la aceptación total con lo bueno, lo malo, los aprendizajes y los dolores. Y para realizar, en el momento presente, los ajustes requeridos e iniciar un vuelo hacia el futuro libre de cargas y con la seguridad de estar en el camino correcto.

Este proceso se concluye, como señala Marlow, “por la decisión correcta en el momento correcto”, cuando se reconoce que no hay autoridad externa que pueda asumir la sabiduría interior y cuando “se emerge a través de la aceptación de todo lo que se es”. Este es el mito de Psique, la iniciación primordial en la vida de una mujer.

Porque no es posible olvidar el pasado

Disfruto filosofar y me encantaría estar sentada tomándome un café con usted y conversando sobre este tema. Porque buscar la verdad libera y en El Salvador somos muy dados a intentar dejar atrás el pasado. Y con ello las responsabilidades por el tipo de país que hemos construido. Lamentablemente con esta actitud también perdemos la posibilidad de modificar lo que hemos hecho mal. Pero la historia y los hechos, aunque desagradables, no pueden ser olvidados. Por más que lo intenten algunos. Porque estos, inevitablemente, nos definen, nos limitan o nos potencian en la construcción del futuro. Sin reconocer los efectos del pasado y sin comprender su impacto en el presente, estos solo se siguen repitiendo en un ciclo interminable de intentos fracasados.

No pretendo decir que vivir en el ayer sea la solución. Eso sería ilógico. Es requerido vivir en el presente, atento y consciente, para poder construir el futuro. Sin embargo, cuando se vive en una sociedad como la salvadoreña, con una cultura de violencia que inicia en los hogares y se traslada al tráfico, a los lugares de trabajo y a los espacios de convivencia común, es difícil desentenderse y evitar comprender por qué o desde dónde persiste esta violencia que crece y se complejiza.

El pasado sirve para ser comprendido y para corregir los errores en el momento presente. Un problema que no es identificado ni comprendido a fondo difícilmente puede ser enmendado. Y este es uno de los pecados de origen del país. Nos vamos por las ramas, justificando los acontecimientos del presente, pero no tenemos el valor de buscar en el ayer los efectos que vivimos hoy.

Somos incapaces de cuestionar a los ídolos que nos hemos creado, porque tememos que se caiga el castillo de naipes construido a través de las décadas sin ningún rigor ni capacidad de revisión o de reflexión. No existen héroes, ni líderes, ni santos que sean perfectos. Simplemente no existen. Debemos sacarnos esa carga para ejercitar nuestra humanidad inherente, reconocer los desaciertos y definir con valentía el nivel de responsabilidad de cada uno. Y desde ese espacio, sin olvidar para no volver a repetir, avanzar hacia el futuro.

Las frases vacías de “pensemos solo en el futuro” o “construyamos hacia adelante” son un intento por ocultar la historia dolorosa y vergonzosa que este país ha vivido. Y mientras las historias colectivas y personales no sean observadas, aceptadas y comprendidas, difícilmente serán sanadas. Al pasado se va a buscar entendimiento, porque inevitablemente las claves del momento actual se encuentran en esos espacios que habitamos, en esas historias que vivimos, en las familias que crecimos.

Es difícil cuestionar a los héroes, privados y públicos, pero es necesario si deseamos que al hablar de honorabilidad y de ética esos conceptos sean reales y coherentes, y no solo ficciones pálidamente coloreadas. Requerimos aceptar que lo que existe son seres humanos falibles, con claroscuros, con amor, desamor y odio, que se equivocan a diario, pero que también a diario tienen la posibilidad de reconocer esos errores y enmendarlos.

A este país, a las familias y a los individuos nos hace falta honestidad para ver de frente las verdades, personales y colectivas, lo que nos sirve, pero también lo que es urgente corregir. Y cierro con la frase de la directora ejecutiva de AccesArte, Claudia Cristiani, que en la presentación de la publicación “La muerte violenta como realidad cotidiana. El Salvador 1912-2016” ofreció: “Ante la tentación que, contra toda lógica, representa descartar nuestro pasado como insumo para la definición de nuestro futuro, consideramos indispensable detenernos un momento y mirar atrás…”

El principio femenino

Durante milenios, las mujeres hemos sido controladas de diversas formas, a través del dinero o de nuestros cuerpos. A cambio, nosotras hemos expresado nuestra frustración y enojo con la manipulación emocional. Estoy convencida de que hombres y mujeres hemos fundado familias, comunidades y sociedades desde el desequilibrio de los aspectos masculino y femenino. Unos dominando activamente y otros pasivamente, en un juego tóxico en el que nos hemos hecho mucho daño.

Las mujeres hemos ganado espacio en un mundo diseñado por hombres. Pero hemos perdido al tratar de ajustarnos a un modelo desequilibrado de lo masculino, que expresa su poder de formas autoritarias, llenas de ego, en donde solo importa ganar, sin medir las consecuencias.

Requerimos balancear ese poder desmedido y esto solo lo puede hacer un principio femenino armonizado. Para ello es necesario asumir que este principio es integrador y se expresa mejor en espacios donde todos caben; además es potente en su vulnerabilidad y suavidad. Debemos comprender que este poder siempre ha estado ahí expresándose a través de las emociones, que lamentablemente han sido ignoradas y han operado descontroladas, contribuyendo a la toxicidad en nuestras relaciones.

El principio femenino en su forma equilibrada nutre. Alimenta la consciencia de la comunidad. Una comunidad que se respeta reconoce a sus miembros solo por el hecho de existir y cuida de cada uno de ellos en sus diferentes etapas. El pequeño es alimentado, amado, protegido y celebrado, porque representa la continuidad y el futuro. El adulto es acompañado por esta faceta femenina para que viva sus propios sueños, y desde esa plenitud contribuya a la vida creativa y generadora de su familia y de su espacio. Ese principio también corrige y advierte las consecuencias de acciones desalineadas con la tribu o que van en contra del bienestar colectivo.

El principio femenino escucha y es compasivo. Es abierto y comprensivo. Es creativo y generador. Se autocuida y sana primero para ayudar a otros después. Se estabiliza constantemente, se reconoce en cada momento. Es autoobservador. Se confronta con valentía y amor. Busca a la naturaleza para regenerarse. Escucha la voz del silencio. Observa. Tiene la capacidad de reconocer sus propios ciclos y los ciclos de la vida. Sabe cuándo es tiempo de cerrar uno y abrir otro. Su rol es gestar y originar. Está lleno de procesos y comprensiones. Todo tiene sentido para el principio femenino. Todo puede ser comprendido, sanado y regenerado desde ese lugar.

Ignorarlo, no honrarlo, abandonarlo y abusarlo son las causas de su desequilibrio y dolor. Desde ese lugar se vuelve posesivo, agresivo, controlador, y actúa con rabia porque está herido. Puede esconderse para protegerse o mostrarse manipulador; e incluso violento y devolver el dolor con abuso, perturbando las emociones, las propias y las de aquellos que lo rodean.

Las mujeres somos fuertes, emocionalmente fuertes, con una enorme capacidad de empatía y resiliencia, con un corazón capaz de proteger al desvalido. Y por ello somos las llamadas a sanar al mundo. Pero requerimos sanar al principio femenino primero. Nos urge equilibrarlo, honrarlo y abrazarlo; para mostrarlo con valentía y orgullo en los espacios que habitamos. Y además para defender y proteger a quienes siguen siendo víctimas y requieren hacer el recorrido hacia la sanidad mental y emocional que la violencia y el abuso le roban al ser.

Este es el poder del principio femenino. Este es el poder de una mujer: sanar al mundo, dar vida al mundo, un nuevo mundo

Opinión y ciudadanía

Con frecuencia escucho a personas de diferentes ámbitos expresar que las opiniones de aquellos que no están en la palestra o no participan públicamente en la resolución de los problemas del país no cuentan. Estoy en desacuerdo con esa afirmación porque solo contribuye a reforzar la desvalorización que hacemos de aquellos que, según nuestras creencias, son diferentes o no son “tan buenos” o “importantes” como nosotros.

A nuestro país le urge que sus ciudadanos participen en la solución de temas centrales como la violencia y la corrupción. Y esto no necesariamente pasa por pertenecer a partidos políticos, sino que está relacionado, más bien, con convertirnos en individuos que nos informamos y sobre todo que alzamos nuestras voces frente a los abusos de quienes están en el poder. Ya que es, precisamente, desde el espacio ciudadano desde donde podemos ejercer presión para que políticos y funcionarios atiendan los problemas que nos afectan.

Cada ciudadano, independientemente de sus recursos sociales, económicos o educativos, tiene un rol que cumplir para avanzar como sociedad. Y ese rol requiere que permanezcamos atentos a la realidad nacional para comprender cómo la violencia, la corrupción y la impunidad nos han dificultado a todos y de diferentes formas la posibilidad de desarrollo; pero sobre todo han afectado a cientos de miles de salvadoreños que viven en condiciones inhumanas o que huyen diariamente del país porque es la única forma de mantenerse con vida.

En un lugar como El Salvador en el que, solo en el pasado reciente, dos expresidentes –uno confeso y otro acusado– desviaron un total de más de $700 millones, es iluso pensar que solo viendo al futuro se resolverán los problemas cuyas raíces demanda revisar el pasado. Todos tenemos que aportar una cuota de sacrificio y sería injusto que la cuota más alta la sufran los salvadoreños más afectados por la impunidad, que viven en condiciones de pobreza, desatención y padeciendo altos índices de violencia.

La posibilidad de continuar distraídos de lo que aquí sucede se nos va cerrando cada vez más. El camino que nos queda es el de la protesta pacífica para exigir propuestas y acciones concretas y, sobre todo, para demandar, a quienes pretenden gobernar que hablen con claridad y transparencia.

Existe una idea, convenientemente repetida e instalada en la mente de buena parte de los salvadoreños, que nos ha hecho pensar que las soluciones llegarán cuando asuma el poder un líder fuerte que “impondrá orden”. Esta creencia no es real porque es imposible que una sola persona resuelva el caos que, con diferentes niveles de responsabilidad, todos hemos contribuido a generar. Además debemos reconocer que lo que ha sostenido a este país, a pesar de la violencia y la corrupción generalizadas, es la suma de los esfuerzos de esas personas que cada día actúan sin buscar ningún reconocimiento.

La política tiene entre sus funciones atender y ordenar los conflictos que plantea la convivencia colectiva, garantizando el bien común; y como ciudadanos todos la ejercemos. Y aunque resulte cómodo desentenderse de ella, la verdad es que nuestras opiniones y la participación activa se convierten en contrapesos frente a los abusos de quienes tienen el poder.

Pretender vivir de espaldas a la realidad ya no es posible. Si queremos desarrollo y libertad para nosotros y nuestras familias debemos preocuparnos porque los demás también tengan las condiciones para construir lo mismo. Este país solo será viable si de una vez por todas empezamos a trabajar por el bien común en lugar de buscar únicamente nuestro propio bienestar.