«Fui la única salvadoreña en ganar las medallas de oro en esgrima»

¿Cómo imaginó que iba a ser su vida?

Siempre imaginé que en mi vida lo que fuese que hiciera iba a tener que ver con el deporte, porque lo practico desde que tengo cinco años. Me cambió la vida, me abrió muchas puertas y pienso que lo va a seguir haciendo. Me gradué de Comunicación Social y quiero usar mi carrera para hacer periodismo deportivo.

¿Cuál ha sido su mayor atrevimiento en la vida?

Practicar un deporte que no es popular y seguirlo practicando sabiendo que no es algo de lo que voy a vivir. Es un atrevimiento que me da gusto.

¿Cuál considera que ha sido su mayor logro?

Ganar los Juegos Centroamericanos de Managua 2017, una competencia que se realiza cada cuatro años. En esos mismos juegos, gané en sable y en florete por equipos. Fui la única salvadoreña en ganar las medallas de oro en esgrima.

¿Cuál es su idea sobre el éxito?

Es sentir la satisfacción de que uno ha dado todo lo que pudo dar, sin importar si se llega o no a la meta. Si arriesgué y no gané, al menos lo intenté.

¿Hay alguien en quien se haya inspirado para practicar deporte?

Los deportistas Rafael Nadal y María Sharapova.

¿Dónde y cuándo es feliz?

Cuando estoy en la pista de esgrima haciendo lo que más me gusta.

¿Qué significa para usted la muerte?

Un recordatorio de que debemos dar lo mejor de nosotros mientras vivamos. Debemos querer, cuidar y respetar a quienes viven la vida junto a nosotros.

“Todo llega cuando uno está abierto a nuevas posibilidades”

¿Cuál es su idea sobre el éxito?

Ser feliz, vivir en paz, criar un hijo como buen ser humano y nunca dejar de estudiar. También ser exitoso es incidir desde las aulas de la universidad.

¿Qué hace cuando tiene dificultades para resolver un problema?

Primero, diálogo. Segundo, entablo monólogos conmigo misma o con quien me quiera escuchar. Confieso que también lloro como niña desamparada.

¿Qué consejo se daría?

“Seguí adelante, no te rindás, falta todavía”. Todo llega cuando uno está abierto a nuevas posibilidades.

¿Cuál es el problema más difícil de comunicación que ha tenido?

Encontrar personas que no quieren aprender ni crecer, que no tienen aspiraciones y que no hacen nada por cambiar su entorno.

¿Qué hace para que su clase no sea aburrida?

Contar historias a los estudiantes. Muchos procesos de comunicación pasan por la empatía que uno tiene con ellos. Les evoco memes y uso expresiones que veo en redes sociales.

¿Hay alguien en quien se haya inspirado en su profesión?

En Francisco Andrés Escobar. Me decía que nunca renunciara a la docencia, a “dar terapia de choque a las mentes de los estudiantes para que salieran de su comodidad”.

¿Cuál considera que ha sido su mayor logro?

Encontrarme en esta carrera. Yo no trabajé en medios de comunicación ni en instituciones. Desde que salí de la universidad me reclutaron y formaron para ser docente en investigación.