Otro mal negocio para Venezuela: la compensación desde Guyana y República Dominicana

Connectas

Guyana es el segundo mayor beneficiario del sistema después de Nicaragua. Mientras el Partido Progresista del Pueblo manejó el poder en ese país, con el que Venezuela mantiene un diferendo fronterizo, se le dio un tratamiento privilegiado. La organización es afín al chavismo y perdió el poder en 2015, lo que hizo que los contratos se suspendieran.

Durante seis años se despachó más de un millón de toneladas de arroz blanco y paddy para Venezuela a cambio de los préstamos petroleros. De acuerdo con cálculos de la investigación de #Petrofraude, basados en el análisis de reportes de la estatal Junta de Desarrollo del Arroz de Guyana (GRDB por sus siglas inglesas), el Gobierno venezolano pagó en el período al menos $100 millones por encima del precio promedio al cual el país caribeño vendía a otros clientes internacionales.

En 2010, por ejemplo, Caracas aceptó la cotización de $700 por tonelada, mientras que los compradores de la Unión Europea adquirían la misma cantidad por $224 menos.

Un informe del Banco Interamericano de Desarrollo, publicado en 2016, incluso plantea perplejidad por la inclinación de las autoridades venezolanas a negociar un producto de gran valor de intercambio como el petróleo en condiciones semejantes por otro de menos valor como el arroz.

“El mayor beneficio para Venezuela no parece ser económico”, se señala en el texto, que sugiere que la ganancia mayor se obtenía en el campo diplomático con el apoyo recibido en la OEA.

Los términos del intercambio no correspondieron con el convenio Petrocaribe, que señala en su quinta cláusula que los productos despachados para la compensación de deudas deben tener precios preferenciales. Ello se ratifica en los manuales para regir el tema que han sido aprobados por los ministros de los países adheridos.

Las asignaciones de los contratos con Venezuela causaron malestar en el sector. Rajendra Persaud, presidente de la Asociación de Exportadores y Molineros de Arroz, afirmó en entrevista para esta investigación, que la selección de los empresarios que participaron en el mecanismo de compensación de Petrocaribe obedeció principalmente a “decisiones políticas”.

Turhane Doerga, un exejecutivo de la industria y activista político, asegura que los contratos se concentraron entre pocos molineros que tenían conexiones con el anterior Gobierno y que incluso un grupo empresarial sin experiencia y con trayectoria en el negocio de los restaurantes, hoteles y gimnasios obtuvo lucrativos cupos de envíos a través de la empresa Buddy’s Rice Mills Complex con la que dieron sus primeros pasos en el área. Sus representantes fueron contactados para el presente trabajo, pero no respondieron.

Doerga es conocido en Guyana por haber reclamado airadamente la situación en una reunión celebrada en 2014 entre molineros y autoridades que manejaban el convenio de Petrocaribe, y por haber presentado ante la Unidad Especial de Delincuencia Organizada de la Policía de Guyana una denuncia en la cual asegura que alrededor de los despachos a Venezuela no solo prosperó un esquema de privilegios, sino de fraude por el supuesto envío de producto de baja calidad con certificados falsos y por el pago de sobreprecios en los fletes de exportación, que según sus datos duplicaban las tarifas ordinarias y eran semejantes a los que se pagan para cargamentos hacia Europa.

Voceros de la GBRD fueron contactados en Guyana y luego por correo electrónico para consultarles sobre las operaciones de venta de arroz de Petrocaribe. No accedieron a contestar preguntas. Seis exdirectivos de la institución se encuentran bajo investigación en ese país por supuesto uso irregular de fondos obtenidos gracias al convenio. Dos de ellos fueron entrevistados y negaron responsabilidad en manejos inadecuados.

Donald Ramotar, quien fue presidente de Guyana entre 2011 y 2015, fue contactado para el presente trabajo. Se le enviaron consultas por correo electrónico para conocer sus respuestas con respecto a los precios acordados con Venezuela y la escogencia de los molineros. No respondió, pero en declaraciones previas, ha dicho que las acusaciones e investigaciones desatadas tienen carácter político.

República Dominicana ha transado $70 millones en el sistema de compensaciones vía Petrocaribe, según datos de ambos países. El informe de auditoría al que tuvo acceso #Petrofraude hace mención de casos en los que se identificaron sobreprecios de no menos de $10.1 millones en rubros como azúcar cruda, aceite de soya y frijoles negros.

Estos últimos fueron despachados desde República Dominicana en 2010. La operación involucró 995 toneladas equivalentes a $1.24 millones. El promedio del precio fue de $1,250 por tonelada, $100 por encima de tasas de referencia internacional de la época. Es decir un 20 % más del valor de la época. José Suriel, jefe de la Oficina de Petrocaribe de República Dominicana, dijo en 2012 a la prensa local que la operación fue resultado de una compra a terceros países, lo que había violado términos de convenio.

El presidente de la Asociación de Productores Agrícolas de San Juan de la Maguana, Manuel Matos, aseguró a periodistas de esta investigación que las habichuelas fueron compradas a China y Nicaragua y despachadas desde la isla caribeña como si fueran dominicanas.

Aunque Suriel había revelado seis años antes la irregularidad, consultado para este proyecto negó la versión: “Eso nunca pasó de ser un rumor que no fue verificado mediante una comprobación documental válida”. Según Suriel, la selección de empresas y la fijación de los precios dependía solo de autoridades venezolanas y no de las dominicanas. Pero cuando el país caribeño se unió a Petrocaribe, al Centro de Exportación e Inversión de República Dominicana (CEI-RD) se le encomendó el registro y depuración de las empresas que participarían en el convenio.

Ciencia, tecnología y creatividad

Desde hace años manejo un concepto sencillo de creatividad: posibilidad de saber actuar ante realidades o acontecimientos imprevistos.

Esto implica buscar soluciones, en todos los ámbitos del conocimiento. Pero es en el arte donde más se ha usado el concepto, aunque no se contradice aplicarlo a la ciencia y la tecnología.

Respecto a lo artístico, hace muchos años, muchos, tuve un maestro español de estética y lingüística que me estimuló estudiar a Georg Lukacs, filósofo del siglo XX que estudia el fenómeno de la realidad y su percepción por los sentidos para estimular la creación en general; aunque de Lukacs me interesó más la creatividad en función del arte; quien también aporta al investigar que el conocimiento no solo se da en el área de los sentidos y su proceso cerebral, también se percibe por todo el organismo lo cual incluye también conocer por medio de las emociones: el arte, el amor, los valores, los sentimientos en general.

Clave de un buen poeta, por ejemplo es producir en el lector la misma emoción sentida por el escritor; tesis me parece que es de Octavio Paz, «no debo escribir para mí, sino pensando en los demás». Esto coincide con Lukacs, porque eso es «conocer» en arte. Otra cosa es que otros escritores sostienen que cuando escriben no piensan en el lector. Me quedo con Paz. Ejemplo: Frank Kafka escribe «Cartas a Milena» desde su emoción, o Salinger en sus «Nueve Cuentos»; igual Ana Frank cuando escribe su «Diario»; lo mismo ocurre en la música, y artes plásticas, danza. La emoción que tuvo el artista al producir su obra nos emociona.

Respecto a la tecnología, ya el sistema educativo revisa su importancia y su interacción con sus políticas. Digo algo más: de acuerdo con consultores internacionales: las aplicaciones tecnológicas no solo afectarán las conductas, sino al empleo, pues se requerirá carreras de nuevas demandas. Incluso hay peligro que desaparezca ciertas profesiones. Aunque no creo que en El Salvador sea algo emergente. Sin embargo, no se debe improvisar llegado el momento pues de todas formas, no sabemos cuándo será ese momento. ¿Diez años, quince años, veinte?

Estas consideraciones me llevan a pensar en lo necesario que se estudien las artes y la literatura como materias básicas. ¿Por qué? En primer lugar porque despiertan la creatividad. Y de acuerdo con analistas educativos del siglo XXI, al estudiar el desarrollo de las tecnologías, sostienen esa desaparición de profesiones si el profesional no es creativo. Y si queremos profesionales de este tipo, necesitamos también docentes creativos. Dicha realidad mencionada se dará de acuerdo con el desarrollo de cada país, dentro de diez años, o veinte años.

Entonces es tarea pensar ya en los niños en formación educativa. Y si bien nuestro desarrollo tecnológico es difícil se compare con países como los Estados Unidos y Europa o los asiáticos (Japón, Corea y China), la necesidad de desarrollo tecnológico llegará sin avisar, porque por ahora solo somos consumidores de sus herramientas. La estrategia para no relegarnos debe ser paso a paso, con los que ya estamos atendiendo desde la Educación Inicial (de cero a 3 años), por ejemplo; e igual con docentes ya en preparación. Hace cinco años se hablaba de estar cubriendo solo un 2.5 % de niños en dicha área. Esa proporción ha aumentado al 5.1 % en 2017 con tasa neta de 29,009 niños y niñas hasta agosto de 2017, cifras que no incluyen la educación Parvularia que cubre el 56.3 %, que sumando la Educación Inicial, hacen un total de 225,431 niñas y niños atendidos de cero a siete años (datos de 2018 del Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología).

Como vemos el reto es grande pues estamos hablando del futuro del país y sus implicaciones con el desarrollo tecnológico. Tenemos entonces un reto emergente por cubrir y es lo que yo llamo la estrategia de paso a paso.

De manera que la innovación educativa en los niveles mencionados ya comenzó. Incluye la concientización del papel del arte para una educación integradora. Leer y escribir y despertar el imaginario (y emprender «la creatividad, como valor cultural o como aventura»). Esto significa ofrecer metodologías para el desarrollo de la creatividad desde los 3 años.

Fundar una «escuela» nacional encaminada a formar futuros liderazgos, fortalecer la autoestima social y la política de inclusión. Entiendo, hay limitaciones económicas, en especial en centros educativos públicos. En tal caso, la lectura en voz alta es solución, permite contar con un solo ejemplar en el aula. Insistir en la literatura, y evitar que sea arrinconada por la lingüística en centros de educación superior. Para no imponer la lectura se requiere que el docente se emocione, conozca la obra, traslade su emoción al niño o al joven. Así vamos a crear bases para formar conductas propositivas y participativas; repercutirá en el desarrollo nacional y en democracia real.

Se enseña a pescar, no a repartir los peces. De ese aprendizaje nos toca prepararnos para los pasos siguientes hacia la apropiación del desarrollo tecnológico, no conformarnos con consumir. Que la prioridad estratégica de modelos educativos beneficien la educación inicial y la superior. Urge invertir y evaluar estos dos niveles. Un modelo que suprima la repetición donde el estudiante es solo un oyente.

Veamos, entonces, lo planteado arriba, sostenido por expertos, sobre las profesiones que no tendrán futuro en un mediano plazo: médicos generales, abogados sin especialización, arquitectos diseñadores, contabilistas, «que serán sustituidos por programas de computación». Tendrán demanda «los profesionales con habilidades artísticas, cuya capacidad creativa no puede ser sustituida por una máquina ni por un robot».

El reto es trabajar a partir de los pasos ya iniciados, con lo mínimo que tenemos en ciencia y tecnología; no permitir que sea vaciada de humanismo. A este se llega con lectura, bibliotecas, libros y apropiadas metodologías de aprendizaje.

Además, incide en la prevención de violencia, con «educación, cultura y desarrollo de las capacidades juveniles» (según dice la UNESCO refiriéndose a El Salvador).

Votos de castigo

En América Latina, los vaivenes de derechas e izquierdas en el poder parecen venir por olas. Hace dos décadas fueron las izquierdas quienes ganaron terreno, para alegría de muchos que, con las cicatrices aún frescas de las dictaduras en la región, lo veían impensable.

Y de estas izquierdas nacieron líderes entrañables, como Pepe Mujica, y otros que decepcionaron, como Dilma Rousseff, quien además cargó con el costo de un esquema de corrupción que se arrastró por el continente y contaminó cantidad de gobiernos, incluido, según aún se investiga, El Salvador.

El desencanto fue entonces el vapor que hizo avanzar la maquinaria de nuevos movimientos, más hacia las derechas, con agendas tan extremas como la de Jair Messias Bolsonaro, el primer militar que asume las riendas de Brasil desde el fin de la dictadura en dicho país.

El hecho de que tenga posturas abiertamente machistas, de que trate con desprecio a sus oponentes políticos y haya llegado a instaurar un régimen de mano dura, además de estar promoviendo la facilitación en la fabricación y compra de armas, y aún con todo esto, sea celebrado por miles de brasileños, es un signo que no se puede tomar a la ligera.

En los tiempos recientes son pocos los gobernantes que llegan al poder por méritos propios, porque se demuestren capaces, probos y preparados, o porque tengan plataformas y propuestas de calidad. Ahora es cada vez más común que las elecciones las ganen dos cosas: la mera popularidad, y el voto de castigo.

En el primer punto no hay mucho que explicar. Políticos jóvenes, carismáticos y bien parecidos no tienen muchos problemas para hacerse de la simpatía de los votantes. En El Salvador tenemos diputados especialistas en explotar su imagen y que ya llevan más de un periodo sin más mérito que verse bien en las fotos, videos o anuncios que comparten en los diferentes medios y redes sociales. Esto puede parecer inofensivo, y lo sería, salvo que estos puestos los deberían estar ocupando personas capaces con agendas claras, profesionales con una visión de país que aporten a la formulación de las políticas públicas y nuestras leyes más allá de lo que le pidan los financistas de sus campañas.

Un efecto secundario y triste del voto por rostro: que nuestra Asamblea se llene de caras bonitas con poco valor agregado.

Pero el segundo aspecto, el voto de castigo, es definitivamente un juego de ruleta rusa. El desencanto con quien ostenta el poder nos lleva a firmarle un cheque en blanco no a la que nos parece la mejor opción, sino a quien vemos que tiene más posibilidad de ganarle a quien queremos sacar del cargo.

Las experiencias recientes en América Latina demuestran que cuando nuestros pueblos deciden dar un voto de castigo, no les importa que esto implique darse un balazo en un pie o un escopetazo en la cara.

El riesgo está en que puede ser que quien gane sea realmente al final un buen funcionario, o todo lo contrario. Es una apuesta en la que quien tiene todo que perder, quien recibe el verdadero castigo en caso de equivocarse, es el pueblo.

A días de la elección presidencial, muchos aún no deciden a quién darán su voto. Otros ni siquiera se han convencido si vale la pena ir a votar. No voy a decirle qué hacer, usted está en su derecho de participar o no en los comicios, pero es importante que sepa que lo que decida el resto, si usted opta por no votar, sí le afectará durante los próximos años. En mi caso, prefiero pensar que sí traté de tener alguna incidencia en lo que, entre todos, decidiremos este 3 de febrero. Yo sí iré a votar.

#NuestraVozCuenta

En El Salvador, estamos a dos semanas exactas de elegir al nuevo presidente de la república para los siguientes cinco años. Sí, ese #3F #ElSalvadorDecide entre cuatro fórmulas a quién le vamos a dar nuestro voto de confianza para evitar más #CaravanaDeMigrantes. A quién le vamos a exigir que, como Estado, proteja a nuestras niñas y a nosotras como mujeres y nos haga #JusticiaParaCarlaAyala, para tantas Imeldas Cortez, tantas Karlas Turcios, tantas Rosas Marías Bonilla.

Porque este domingo 3 de febrero yo, además de lo que han dicho en sus ‘hashtags’, digo en sus campañas, quiero exigir transparencia en el trabajo del Gobierno, integridad, honestidad, visión estratégica. Apuestas por salud y educación. Que tengan claro que el país lo construiremos entre todos y que ni los votos válidos implican que no se los cuestionaremos ni los nulos implica que no nos importa. Y luego entre todos los que se apunten ocuparemos las #RedesTecnoPolíticas para hacer la #ContraloríaCiudadana más precisa que se ha hecho hasta ahora.

Y por eso ahora esta columna cuenta sobre el ‘hashtag’ que ha estado en Guatemala como tendencia nacional (‘trending topic’) las 24 horas del 9 y del 10 de enero, además de otras horas el 8 y el 11, el 12 (marcha de los artistas), y aún el día 13. #NuestraVozCuenta ha estado moviéndose en Instagram, Facebook y Twitter para denunciar la violencia que no ha recibido ni apoyo ni justicia por parte del Estado, en una suerte de catarsis colectiva para protestar por la actitud del gobierno de Jimmy Morales al querer sacar a la CICIG de Guatemala. Hay cientos de minihistorias fuertes, demasiado cotidianas.

«Por los niños lustradores que no tienen oportunidad de estudiar #NuestraVozCuenta«: Carlos López A. (@cglalburez).

«Hablo por Sandra, niña q’eqchi’ de San Luis Petén que no pudo seguir estudiando el básico, ya que su familia no contaba con 10 quetzales mensuales para pagar sus estudios. #NuestraVozCuenta«: Sofía (@sofspereira).

«Trabajo como docente, sin embargo, lo que gano no se llama salario. En las escuelas rurales hay precariedad, delincuencia, asesinatos y las carreteras están pésimas, debemos trabajar un año ad honorem para conseguir un contrato. #NuestraVozCuenta«: Ronaldo Ramos (@ronaldo_pixel).

«Mi hermana cumple dos años de haber quedado viuda… ¡asesinaron a su esposo por extorsión! Y aquí todo sigue igual… #NuestraVozCuenta«: ChinitayChata (@rojitasrodas).

«Papi volvía a media noche de hacer un trabajo hace 11 años. Se bajó del carro a discutir con alguien a seis cuadras de la casa. Cuando iba a subirse, le dispararon por la espalda a la cabeza. Esta es la hora en que no hay culpables. Faltó ser más canchitos #NuestraVozCuenta«: Jeanny Ivanna Chapeta (@JeannyChapeta).

«Por millones de familias guatemaltecas que viven situación de pobreza, viviendo en precariedad, en riesgo de caer al abismo del barranco, o ser sepultadas por la erupción de un volcán, sin agua potable o nutrición para sus hijos. #MásDerechosMenosPrivilegios #NuestraVozCuenta«: Diego Arana (@Diego_Arana).

«Por todas las veces que tuve que comprar insumos para atender pacientes como se lo merecen o las horas que pasé ventilando manualmente porque no hay ventiladores mecánicos en los hospitales. #NuestraVozCuenta«: Mariana Núñez (@mariannmed).

«17 de junio de 2003, afuera de nuestra casa asesinaron a mi tío, dos balazos en el cuello y uno en el corazón. El hecho quedó impune. Por el eco de su voz que guardo en mi memoria y corazón #NuestraVozCuenta«: Anderson (@Stua25).

«Por las víctimas del #VolcánDeFuego, #EstamosAquí!! #NoPodemosQuedarnosCallados #NoAlMoralazo #NuestraVozCuenta«: Antigua Al Rescate (@rescateantigua).

Sustituya San Luis Petén por San Juan Nonualco. Quetzales por dólares. Volcán de Fuego por terremoto de 2001. Hay tantas historias idénticas. Tantas voces que debemos recordar.

Porque el país lo (re)construimos entre todos. Entre las voces de todos. Entre los votos de todos. Los válidos, los nulos, los que se fueron en blanco y entre quienes no irán a votar. Entre todos. Lo que hagamos sí cuenta. #ProhibidoOlvidar.

Carta Editorial

¿Qué es corrupción? En Venezuela esta palabra es hambre. No hay comida en la mesa de las familias. No hay medicinas en los hospitales. La corrupción, tal cual, ya ha matado a quien sabe cuánta gente. Y, para terminar de armar la desgracia, tampoco hay justicia.

¿Cómo un país tan lleno de recursos llegó a quedarse sin nada qué ofrecer a sus ciudadanos? En esta edición la revista Séptimo Sentido forma parte de una publicación simultánea con otros tres medios de comunicación para responder a esta pregunta. Periodistas de El Confidencial, de Nicaragua; Diario Libre, de República Dominicana; y El Pitazo, de Venezuela, coordinados por la iniciativa de periodismo CONNECTAS han consultado a una gran variedad de fuentes para encontrar las piezas. Ahora se puede armar el mecanismo por medio del cual los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro entregaron petróleo venezolano a gobiernos aliados más como una forma de soborno, que como un sistema de abastecimiento para que las familias venezolanas tuvieran lo básico.

Este esquema no sirvió para llenar las alacenas ni botiquines. Pero sí fue exitoso en desviar dineros públicos a cuentas de funcionarios y familiares de Chávez y Maduro. El Salvador, por medio de empresas ligadas a ALBA, ha formado parte de esta red en la que no solo se transó dinero, sino que también poder.

Este trabajo es un ejemplo de cómo el periodismo está obligado a traspasar las fronteras, así como lo hace la corrupción. Es un enorme esfuerzo por explicar cómo se destruye un país y que, para hacerlo, hacen falta cómplices dispuestos a abandonar el papel para el que fueron elegidos y dedicarse a intereses retorcidos disfrazados de política externa.

Estas páginas son un mapa que ilustra que los muchos recursos naturales que tenga un país no son un escudo para resistir los desmanes de gobiernos populistas dedicados a imponer sus verdades y a blindarse.

La corrupción es capaz de arrasar con todo.

“Todo pasa y todo es aprendizaje”

¿Cuál es el mejor sonido que conoce?

El que hacen los árboles cuando los mueve el viento. Siempre he sentido una conexión con los bosques y paisajes montañosos. Escuchar ese sonido me hace sentir en casa.

¿Por qué hace música?

Cada vez que me conecto con la música experimento sensaciones, emociones y recuerdos que me hacen sentir vivo, satisfecho y extasiado. El arte nos hace humanos y eso es lo que quiero que la gente sienta cuando escuche música a través de mi instrumento.

¿Quiénes son sus héroes de la vida real?

Cualquier persona que hace algo desinteresado y por el bien de otra, que le dedique tiempo a alguien que necesita hablar de sus problemas, que le regale una moneda, algo de comer o simplemente una sonrisa para hacer su día más cálido.

¿Quién es su músico favorito?

Mis abuelas. Una fue una pianista increíble y a la otra aún le gusta cantar y escuchar boleros conmigo.

¿Cuál ha sido su mayor atrevimiento en la vida?

Ser yo mismo sin importar con quien esté. Gracias a esto he podido crecer, he tomado decisiones con base en mis ideales, me he quitado el miedo de hacer cosas que antes no habría hecho y he descubierto otros que me motivan a superarme a mí mismo. He aprendido a quererme con todos mis defectos y cualidades.

¿Qué no perdonaría?

No me gusta guardar rencor, prefiero estar en paz conmigo mismo y con los demás.

¿Qué consejo se daría?

Que por mucho que las cosas puedan estar mal nunca serán permanentes, todo pasa y todo es aprendizaje, de una forma u otra las cosas mejoran. Pero también hay que tener paciencia y poner de nuestra parte para que eso se dé.

“El señor presidente quiere que le pinte un cuadro”

Parte del equipo. Sergio Hernández fue uno de los pintores convocados para crear una obra para la colección de Los Pinos, la casa presidencial de México.

El historiador Guillermo Tovar y de Teresa y Ana Paula Gerard, secretaria técnica del Gabinete económico de Carlos Salinas de Gortari y, años después, esposa del mandatario, fueron quienes invitaron al pintor Sergio Hernández a crear una obra para la colección de arte de Los Pinos.

Desde comienzos de los años noventa, Tovar y Gerard le habían hablado al pintor de que el Estado debería adquirir obra para formar un patrimonio de su historia pictórica. Cuando en 1993 le volvieron a hacer la propuesta, le explicaron que uno de los curadores sería el propio Guillermo, hermano del entonces presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, Rafael Tovar y de Teresa. Hernández pintó “Lluvia de oro”; le pagaron alrededor de $3,500.

El artista Manuel Felguérez recuerda la llamada, pero no quién la hizo: “El señor presidente quiere invitarlo a usted a que le pinte un cuadro para la residencia oficial de Los Pinos. ¿Aceptaría?” “Sí, con mucho gusto”, cuenta que respondió, y que luego le dijeron: “Le vamos a mandar la tela”.

Era 1993 y la presidencia de Carlos Salinas de Gortari convocó a 33 pintores a crear cuadros con el propósito de dotar la residencia de una colección; el argumento era dejar de usar en Los Pinos las obras de los museos de Bellas Artes. Fue una selección que daba cuenta de los “valores estéticos” de diversas generaciones; es lo que el mandatario escribió en el catálogo, “Residencia presidencial de Los Pinos. Colección de pintura”, que contiene las pinturas de los 33 artistas nacidos entre comienzos del siglo XX y los años cincuenta, así como un texto de Rafael Tovar (no dice quién hizo la curaduría). En la colección había una destacada presencia de los artistas de la ruptura y de generaciones posteriores.

La promesa de Salinas y de Tovar –lo escribieron– era que la colección se iba a enriquecer. Pero vino uno de los años más convulsos para el país: firma del TLC, levantamiento del EZLN, asesinato de Luis Donado Colosio, y el tema nunca se retomó.

Tras la apertura de Los Pinos, el 1.º de diciembre, en las distintas casas se vieron cuatro pinturas con la etiqueta “Colección presidencia de la república”, y a partir de ahí medios de comunicación, artistas y legisladores han preguntado por las demás piezas. El 19 de diciembre, la Presidencia y la Secretaría de Cultura informaron que se lleva a cabo un inventario, y que todas las obras y bienes del acervo están a cargo de la Dirección de Bienes Muebles de la propia Presidencia.

Luego de la entrega-recepción, con el cambio de gobierno, la Presidencia tenía 30 días para este informe, pero ha solicitado 15 días más para su integración. Algunas de las obras ya fueron ubicadas, pero la relación todavía no se ha hecho pública. Que se guardan en una bodega es lo que se ha dicho, pero en qué condiciones y dónde exactamente es todavía un misterio.

Al preguntarle a Sergio Hernández sobre la falta de respuesta al reclamo suyo y de otros artistas ante las autoridades de Cultura, el pintor asegura: “Lo que sí es lamentable es que una Secretaría de Cultura no conteste las cartas de unos artistas pidiendo saber el lugar donde se encuentran estos cuadros. Esos cuadros deben aparecer. Pero ni nos informan ni dan acuse de recibo. Una Secretaría de Cultura debe responder, tener al tanto, tener al día, todo su patrimonio. Si desaparecen unos cuadros, al rato va a desaparecer la Coyolxauhqui. Seguramente no están organizados, seguramente la secretaría no encuentra ni la dirección de Tlaxcala”.

“Me pareció muy bueno regresar las obras a los museos, y mandar a hacer una colección para Los Pinos, y además con toda la libertad. En cada ceremonia en Los Pinos veía los cuadros, los reconocía, pero después de Fox no los vi más. Deben aparecer”.

***

La foto en Antropología

El 5 de noviembre de 1993, 27 de los 33 artistas invitados unos meses antes a pintar un cuadro, fueron convocados a una comida en el Museo Nacional de Antropología, y luego fueron llevados a Los Pinos donde en un salón estaban colgados los cuadros; cada artista habló con el presidente, se tomaron fotos, y el mandatario después dialogó con el grupo. Luego, Salinas se fue a inaugurar el Museo Papalote.

Fueron tres los artistas de Monterrey, recuerda Sylvia Ordóñez: Julio Galán, Enrique Canales y ella. “Nos avisaron tres meses antes; nos dieron las medidas, y ya. Que tenía que estar para tal fecha. Luego hubo una comida en el Museo Nacional de Antropología con todos los pintores y nos llevaron en autobús con el presidente, que quería estar con los pintores. Supe después que mi cuadro estuvo en el comedor de Los Pinos”.

“Llegó gente de la Presidencia –cuenta Francisco Toledo– a solicitar un cuadro: ‘que Los Pinos necesitaba decorarse’”. Al pintor le advirtieron que no podía hacer algo que se prestara a la burla del Ejecutivo. Así lo relata: “Que tenía que ser algo que no fuera ofensivo al presidente, creo que pensaban que si hacía un cuadro erótico y él se tomaba la foto y era una señora con las piernas abiertas, pues a lo mejor la gente se iba a reír del presidente. Entonces pensé en hacer algo donde la gente realmente haga un chiste o se sonría, al menos, pues usted sabe, el expresidente en cuestión tiene orejas muy grandes –yo también, pero siempre se disimula con el pelo–. Se me ocurrió pintar un murciégalo con unas orejas muy grandes. Cuando entregué el cuadro, o no se dieron cuenta o no hicieron caso. Estaba colgado hasta arriba, casi en el techo, y no hubo oportunidad de que el presidente se fotografiara con él… Sería bueno recuperar los cuadros”, dice Toledo y propone: “Si hay tantos visitantes, en Los Pinos, creo que se pueden dejar ahí, o mandar algunos a museos. Se deben recuperar”.

No recuerda cuánto le pagaron ni quién lo invitó, solo tiene certeza de que era personal de Presidencia; no del INBA: “Voy a cumplir 80 años, la memoria no es tan buena y las orejas me siguen creciendo”.

En 1993 Vicente Rojo pasó enfermo varios meses. Su cuadro que se integró a esa colección –“Códice VI”– era una obra que había creado antes. “No pude colaborar con el proyecto original. Entonces me preguntaron que si no tenía un cuadro de esas medidas específicas, de buen tamaño; dije que sí, y lo adquirieron”.

Irma Palacios, quien pintó “Huellas del camino”, es otra de las artistas que en una carta reclamó a la actual Secretaría de Cultura información sobre dónde están las obras: “Aparentemente no ha pasado nada. No sabemos todavía”, dice la pintora y coincide con otros en la única indicación que le dieron en 1993 fue la de las medidas del cuadro: “Había varios tamaños, el mío era del mismo tamaño del de Toledo”. Ella tampoco recuerda cuánto le pagaron, pero sí que estuvo en la inauguración con su esposo, Francisco Castro Leñero; y con el hermano de este, Miguel, que es otro de los que pintó en la colección.

“Yo recuerdo muy poco”, dice Germán Venegas, quien en sus archivos halló la foto del grupo en el museo. Su pintura se llama “Nostalgia”: “Es un tipo de obra que estuve haciendo a mediados de los años noventa. No supe nada más de la obra a partir de que se entregó a Los Pinos”.

A Eduardo Tamariz, autor de “La ronda de la serpiente”, le pareció una buena idea que crearan obras para Los Pinos; creía de tiempo atrás que los flashazos en las conferencias de prensa estaban dañando las pinturas. “Me pareció muy bueno regresar las obras a los museos, y mandar a hacer una colección para Los Pinos, y además con toda la libertad. En cada ceremonia en Los Pinos veía los cuadros, los reconocía, pero después de Fox no los vi más. Deben aparecer. No es una cosa que se arrumbe por ahí y que nadie se dé cuenta; eran de muy buen precio. Independiente de mí, había gente muy importante”.

Aunque algunos pintores tuvieron noticias de sus obras, en los últimos años no supieron nada de ellas. En Los Pinos hoy es posible ver las de Rafael Cauduro, Beatriz Ezbán, Humberto Urbán y Luis Nishizawa. Personal de la residencia informó que se han ubicado también las de José Chávez Morado y Juan Soriano. De las otras 27 aún no hay noticias.

CIUDADANÍA FANTASMAL (21)

LA AURORA SIEMPRE VUELVE

Perdió el empleo y su matrimonio colapsó. Quizás algo le querían decir los astros, a cuyos mensajes había sido siempre tan adicto. Pero esta vez el doble impacto traía, sin duda, alguna revelación más penetrante. Su vida estaba llegando a un cruce de caminos, porque lo que hasta aquel momento había sido la base de su existencia, al menos externamente, quedaba al borde de la ruta, y tal vacío se magnificaba en su interior como un apremio de nuevos rumbos. Tembló por un instante y luego se quedó quieto.

Esa quietud lo movió a salir al aire. Estaba empezando a anochecer. Tenía que volver a su casa, en la que ahora estaba solo, a hacer recuento de lo que podía vender con el propósito de allegarse algunos fondos para su manutención mientras encontraba algún trabajo. Pero en vez de dirigirse hacia ahí tomó la dirección contraria.

No tuvo que caminar mucho: lo que se abría ante sus ojos empañados era el campo abierto, con todas las luces mortecinas a la vista. Siguió caminando, como si supiera hacia donde se dirigía, y la noche llegaba a su encuentro como una nodriza diligente.

Así fueron pasando las horas, y en algún momento sintió que aquella ruta no tendría fin. Recordó entonces que alguien, hacía mucho tiempo, le había hablado de «la eterna noche». Volvió a temblar. Tuvo la tentación de buscar algún lugar para reposar, pero no se atrevió. La marcha fatigada no podía parar. La noche aún estaba en pleno, con algunos grillos y algunas luciérnagas en brotes repentinos.

Él caminaba ya como un autómata sin escapatoria, y todas las imágenes de su debacle existencial iban acompañándolo como testigos insensibles. Hasta que llegó a aquella explanada que parecía el final del camino.

–¿Dónde estoy?

–En tu primera estación. Deja que corran los minutos. ¡Ya!

Y los fulgores nacientes de la aurora empezaron a hacerse sentir. Al percatarse de ello, un manantial se le activó desde su interioridad más profunda:

–¡Gracias, aurora, por enseñarme que la noche nunca será eterna!

MÁS ALLÁ DEL ESCOMBRO

La casa de habitación de sus antepasados ahora le pertenecía, y como él había vivido siempre en una ciudad distante y las relaciones familiares nunca fueron verdaderamente tales, no la había conocido antes de heredarla por ser único descendiente visible. Desde el mismo instante en que cruzó el umbral, un flujo de emoción desconocida le circuló por las venas, como si su sangre se fuera mezclando fraternalmente con otras sangres. Y en ese momento mismo tomó la decisión final: se quedaría ahí de inmediato y para siempre.

Lo curioso era que en la monumental edificación sólo había dos espacios ocupados: la gran biblioteca y el reducido dormitorio. Asumió tal hecho como si fuera lo más natural del mundo, y luego de instalar sus ínfimas pertenencias se fue hacia su verdadero lugar de destino: la catedral de los libros. Y tuvo la sensación instantánea de que había recorrido infinidad de millas para llegar hasta ahí, y no en el terreno físico sino en las rutas del alma. Sin duda era el reencuentro con lo que siempre había estado añorando sin poder imaginárselo.

Se arrodilló, como si se hallara ante un altar, y entonces comenzó el desprendimiento de los libros, que cayeron en torrente sobre él. Y después de los libros vinieron los estantes y las paredes. Un montón de ruinas, envueltas de repente en un aura inmemorial. Lo único que quedaba palpitando era el pequeño celular de última generación desde el que una voz que parecía venir de otro mundo anunciaba constantemente: «Misión cumplida, misión cumplida, misión cumplida…»

PASIÓN DE TRES

Como la cortina de vidrio estaba enteramente abierta, cuando aquella ola de fuerza inusual saltó desde las rocas inmediatas todo en la reducida estancia que le servía a él de albergue se llenó de salpicaduras de espuma y de leves gotas deslizantes. Él se hallaba acostado sobre el viejo colchón de cara a la pared del fondo, y hasta ahí llegaron los efectos de la ola invasora. Apenas estaba durmiéndose y sintió aquel baño inesperado como un saludo de la noche encapotada. Se incorporó y se quedó expectante.

Y aunque algunas ráfagas externas presagiaban otras olas como la que acababa de hacerse presente, él no movió la cortina. Se quedó en el centro de la ésta mientras la noche impulsiva mostraba su naturaleza juvenil. Él, sonriente, iba animándose a murmurar:

–Aquí estoy, listo para revivir el milagro nocturno.

Entonces, como en gozoso intercambio entre muy antiguos conocidos, la ola volvió a alzarse, y con intensidad más viva. Las salpicaduras y las gotas parecieron invadirlo todo, hasta el punto de parecer el inicio de una inundación plena. Él, inmóvil, representaba la imagen de un ser escultórico que hubiera sido testigo inmemorial de catástrofes en serie. Cuando la ola se calmó, reapareció el murmullo:

–Qué felices somos al compartir destino…

Una profunda calma fue arribando desde todos los rumbos. ¿Dónde estaban la noche y la marea? El suspiro fue la respuesta: podían dormir tranquilos porque su aliado en tierra tenía los brazos abiertos para recibirlos. Y así los tres, ahora abrazados sobre el viejo colchón, podían dedicarse al merecido descanso, como desde hacía siglos.

CRISTALES OLVIDADOS

Todos los altares del templo estaban listos para darle comienzo a la ceremonia de reapertura de los oficios sagrados después de tanto tiempo en abandono total. Los feligreses se habían organizado para que aquel silencio inerte quedara en el pasado, y lo lograron porque hubo una intervención que muchos calificaron como sobrenatural. El oficiante surgió de una reducida puerta lateral, y ninguno de los asistentes, que eran pobladores tradicionales del lugar, sabía de quién se trataba. Él, enfundado en su túnica blanca, subió los escalones del altar principal, y cuando llegó al centro del mismo se quitó la vestimenta que llevaba encima y quedó en perfecta desnudez. Eso no pareció sorprender a nadie.

La voz que surgió de sus labios más semejaba un eco sin edad:

–Hermanos, por si no me reconocen, voy a presentarme ante ustedes: soy el primer habitante de este mundo, y por eso quiero que me reciban en mi condición original. Se preguntarán de inmediato por qué estoy aquí, y yo les respondo sin evasivas: para que todos juntos reiniciemos el camino como el Poder Supremo nos lo ha encomendado. Y como ya una vez nos perdimos en la ruta, lo pertinente hoy es acudir a los signos que están dibujados en los vitrales que nos rodean…

Al decirlo, esos vitrales, ordenados en fila en lo alto de las paredes del templo, empezaron a soltar sus estructuras cristalinas, que se derramaron sobre la multitud como una lluvia de mensajes hirientes. El único ileso era el que había hablado, que bajó a conducirlos a todos al descampado:

–¡Vamos hacia nuestro siguiente destino: la eternidad en vida, con todas las laceraciones al aire!

Individuos uniformados perpetran matanza en Haití

Facilitador. Al Gobierno se le acusa no solo de no investigar el hecho, sino que también de haberlo facilitado en favor de una de las pandillas.

Cuando un camión de la Policía que transportaba a hombres uniformados se detuvo en un barrio pobre de la capital haitiana, la gente pensó que se trataba de una operación oficial.

Tal vez las autoridades finalmente habían decidido confrontar a las pandillas que cobran por proteger a la gente en un mercado junto a un sector de casuchas de hormigón y viviendas públicas.

Los hombres, sin embargo, abrieron fuego. Con el apoyo de pandilleros de la zona vestidos de negro, fueron casa por casa portando armas largas y machetes, sacaron a gente desarmada y la mataron de un solo tiro o a golpes de machete, según dijeron testigos a la Associated Press.

“Cuando los vi, pensé que venían a ofrecer garantías, pero pronto me di cuenta de que les estaban disparando a la gente”, expresó Marie-Lourdes Corestan, una residente de la zona de 55 años. “Estaban disparando y salí corriendo para salvar mi vida”.

Testigos, organizaciones de derechos humanos una obra caritativa católica que recogió los cadáveres tras la masacre del 13 de noviembre de 2018 dijeron que al menos 21 hombres fueron asesinados en un lapso de 24 horas en el barrio de La Saline.

Algunos residentes y agrupaciones de derechos humanos locales dicen que los asesinos eran pandilleros que trabajan con policías corruptos para apoderarse de territorios. Pero otros acusan a funcionarios del Gobierno de planear la matanza para desalentar protestas contra la corrupción que a menudo comienzan en ese barrio, un bastión de la oposición.

Lo que es seguro es que la matanza refleja la inseguridad que hay en Haití desde la partida de las fuerzas de paz de las Naciones Unidas, que en octubre de 2017 pusieron fin a su misión, supuestamente porque la situación había mejorado.

Residentes de Puerto Príncipe entrevistados por la AP dicen que la cantidad de barrios inaccesibles, controlados por las pandillas, aumentó a al menos media docena desde que se fue la misión de la ONU.
“Estas zonas anárquicas se están multiplicando”, expresó Marie-Yolene Gilles, directora de una agrupación local de derechos humanos, Fondasyon Je Klere, que estima que hubo 25 muertos.

“Las autoridades no han dicho nada”, sostuvo Giller. “Ni siquiera condenaron la matanza”.
La ONU envió un gran contingente de fuerzas de paz en 2004, tras el derrocamiento del presidente Bertrand Aristide. En 2017 fueron reemplazadas por una misión más pequeña que entrena policías. Las fuerzas policiales cuentan hoy con 15,000 agentes, comparado con los 4,000 que había en la época de Aristide.

La Policía, sin embargo, es considerada una fuerza corrupta, inefectiva y mal equipada para hacer frente a pandillas mejor armadas, que a menudo son las fuerzas de choque de sectores políticos.

Funcionarios de la ONU dicen que esperan completar las investigaciones en algunas semanas.
“Hay episodios de violencia alarmantes en algunos de los barrios más notorios de Puerto Príncipe, zonas donde la autoridad del estado es limitada”, dijo Helen Meagher La Lime, directora de la Misión de la ONU de Apoyo a la Justicia en Haití, que reemplazó a las fuerzas de paz, durante una presentación ante el Consejo de Seguridad el mes pasado. “Se llevan a cabo investigaciones de las autoridades y de organizaciones de derechos humanos, y nuestro servicio de derechos humanos también trabaja para determinar qué pasó”.

Miles de personas viven en La Saline y muchas trabajan en un mercado que se extiende casi 2 kilómetros (más de 1 milla), donde se vende desde verduras traídas en camiones desde las zonas rurales hasta ropa usada importada de la Florida.

Los residentes viven en casuchas de hormigón con techos de chapas de metal, a veces tan pequeñas que apenas si entra un colchón de una plaza. Cocinan en fogatas al aire libre en callejones tan estrechos que dos personas se tocan los hombros si se cruzan.

Pandillas de jóvenes armados controlan los barrios y con frecuencia usan las armas para resolver disputas. Su principal ingreso proviene de la extorsión que hacen a los vendedores del mercado, a quienes cobran para protegerlos, y a importadores que pagan para que no les bloqueen las carreteras de acceso al puerto vecino. Esto hace que el control de La Saline sea un botín valioso.

Las pandillas han comprado o se han robado equipo policial en los últimos años, de modo que no queda claro qué participación tuvieron las fuerzas del Gobierno en la matanza.
El jefe de la Policía Nacional, Michel-Ange Gedeon, dijo que la investigación indica en principio que fue una pelea entre pandillas y que había suspendido a dos agentes acusados por organizaciones de derechos humanos de haber participado.

“Si hay policías involucrados con las pandillas, los vamos a despedir”, afirmó. “Si participaron en violaciones a los derechos humanos, los vamos a entregar a la justicia”.
Uno de los agentes, Gregory Antoine, fue baleado la semana pasada en un incidente atribuido a pandilleros rivales, según dijeron familiares a una radio local.

La oficina del presidente Jovenel Moise no respondió a pedidos de comentarios.
Joel Noel, un hombre de 28 años que se describe como un líder comunitario, declaró que los hombres armados llegaron en un camión que llevaba la insignia de una Unidad Táctica Especial de la policía entrenada por la ONU, creada por el expresidente Michel Martelly, un aliado de Moise.

Corestan dijo que algunos llevaban máscaras de esquí y portaban machetes cuando se presentaron en el barrio a las 3 de la tarde. Indicó que corrió para salvar su vida cuando comenzó la balacera, y dejó atrás a su hijo de 24 años, Edaud-Pierre, quien quería ser DJ y que estaba mezclando canciones. Estaba desarmado. Relató que los vecinos le dijeron que los atacantes mataron a su hijo a sangre fría.

Hay dos estaciones policiales en La Saline y sus alrededores, pero testigos dijeron que ninguna de las dos mandó agentes para que interviniesen.
Gedeon, jefe de la Policía, dijo que los agentes llegaron entrada la noche y rodearon el área, pero no pudieron ingresar al barrio porque estaba muy oscuro. No se han hecho arrestos en el caso, según reveló.
Morelle Lendor, vendedora callejera de 35 años, dijo que estaba escondida en su casa con un hombre que conocía solo como Wuanito cuando dos individuos golpearon la puerta.

Los reconoció. Dijo que eran pandilleros de un barrio vecino, que lucían uniformes negros sin inscripciones, gorras negras y portaban armas largas.
Contó que se llevaron a Wuanito, quien estaba desarmado, y lo mataron de un tiro. Tres semanas después, todavía se veían las manchas de sangre en la pared de su casa.

Otra residente, Miliana Louis, dijo que su hijo de 22 años, James, fue asesinado a machetazos.
“La mayoría de la gente que murió era gente inocente”, afirmó Raphael Louigene, trabajador social de la Fundación San Lucas, una organización caritativa católica que trabaja en los barrios pobres de Puerto Príncipe.

Dijo que él y dos religiosos recogieron los restos de 21 hombres en las calles de La Saline en los días siguientes a la masacre, ya que ni la Policía ni funcionarios judiciales osaban entrar al barrio. Indicó que las víctimas habían sido baleadas o recibido machetazos y que solo se pudieron recuperar ocho cadáveres enteros, ya que la mayoría habían sido quemados o dados a los cerdos como alimento.

Los residentes afirman que podría haber al menos una mujer entre las víctimas. Belande Louis, de 33 años, dijo que su hermana Sandra, de 28, desapareció el 13 de noviembre y algunos vecinos aseguran que fue asesinada a machetazos.

Louigene dijo que la matanza fue probablemente producto de una pugna por el derecho a extorsionar a los comerciantes, luego de que un grupo desplazó a otro.

“El grupo que había sido desplazado volvió en busca de revancha”, manifestó Louigene. “La Policía no tiene los medios para hacerle frente a las bandas”.
Para algunos en La Saline, la explicación es más siniestra todavía.
El presidente Moise enfrenta un creciente malestar porque no investiga denuncias de que su aliado, el expresidente Martelly, se apropió de más de $2,000 millones de un programa venezolano de ayuda al Gobierno haitiano, por el cual recibía petróleo a precios muy inferiores a los del mercado y podía venderlo a precios más altos.

La Saline es desde hace tiempo un punto de encuentro para manifestantes antigubernamentales y la matanza se produjo cuatro días antes de una serie de protestas a escala nacional por las denuncias de corrupción.

Algunos residentes y activistas de los derechos humanos acusan a funcionarios del Gobierno haitiano de promover el ataque por parte de una pandilla rival para intimidar a los residentes de La Saline y evitar las protestas.

“Esta es una batalla política”, sostuvo Noel, el dirigente local. “Cuando ya tenían el control de la zona, entraron a las casas de la gente, la tomaron y la ejecutaron”.

Sin control. La guerra de pandillas por el dominio de territorios es a lo que las ONG apuntan como motivo de la masacre.

El ejército de Pemex

Fotografía de Agencias

El Ejército y la Marina Armada han sido dos instituciones contratadas por el Gobierno mexicano y en específico por Petróleos Mexicanos (Pemex) para intentar combatir el robo el combustible de los ductos que atraviesan todo el país. Al menos desde 2013 la Secretaría de la Defensa Nacional fue contratada por la empresa productiva del Estado para labores de seguridad y vigilancia; lo mismo la Secretaría de Marina desde 2014.

Recientemente el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador dio a conocer su estrategia para combatir el huachicoleo, el denominado Plan Conjunto de Atención a Instalaciones Estratégicas de Pemex, en donde el uso de las fuerzas armadas es uno de sus ejes principales.

Según el gobierno federal, los castrenses controlarán al menos 58 instalaciones estratégicas de Pemex, que incluyen refinerías, terminales de almacenamiento y despacho y plantas de rebombeo.

Sin embargo, durante los años que el Ejército y la Marina han vigilado los ductos, el número de tomas clandestinas ha ido en aumento, pasando de 2,612 en el año 2013 a más de 12,581 en 2018.

Para obtener los servicios de la SEMAR y de la Sedena, Pemex ha tenido que desembolsar más de $60 millones, además de otros gastos que debe hacer para acondicionar instalaciones en donde laboran soldados y navales.

***

El costo de la seguridad

A cambio de 1,583 soldados repartidos en diferentes partes de México, Pemex pagó en 2017 más de $47 millones, de los cuales casi la tercera parte están destinados al estado de Veracruz, una de las principales entidades en cuanto a robo de combustible.

Los términos concretos del Convenio General de Colaboración SedenaPemex son imposibles de conocer para la ciudadanía, pues fueron declarados como reservados en agosto 2016 por el Comité de Trasparencia de la Defensa Nacional por motivos de seguridad.

Sin embargo, se sabe que los servicios brindados por el Ejército a la petrolera son «de seguridad y patrullaje«.

Por su parte, la SEMAR obtiene cada año cerca de $13 millones «por tareas de vigilancia en instalaciones de Petróleos Mexicanos».

En el Convenio de Colaboración SEMAR-Pemex 2014-2018 se marcan algunas «cuotas de aprovechamiento» en donde establecen montos de $42.74 diarios por cada elemento de la Marina que realiza servicios de vigilancia o de patrullaje en instalaciones de Pemex.

Además, se establecen cuotas por otros servicios que Pemex puede solicitar a la Armada, tales como trasporte de personal en diversos tipos de buques, helicópteros y unidades terrestres.

Pemex también debe contratar seguros de vida para los marinos que se encuentren comisionados a las tareas de vigilancia y seguridad de las instalaciones estratégicas de la petrolera. Así como proporcionar alojamiento adecuado y mobiliario para dormitorios, comedores, cocinas y baños.

Los peligros de la actividad. Los caminos del huachicol en Veracruz, uno de los estados más afectados, son un paisaje de carros quemados en accidentes en las tomas clandestinas.

Los castrenses controlarán al menos 58 instalaciones estratégicas de Pemex, que incluyen refinerías, terminales de almacenamiento y despacho y plantas de rebombeo. Sin embargo, durante los años que el Ejército y la Marina han vigilado los ductos, el número de tomas clandestinas ha ido en aumento, pasando de 2,612 en el año 2013 a más de 12,581 en 2018. Para obtener los servicios de la SEMAR y de la Sedena, Pemex ha tenido que desembolsar más de $60 millones, además de otros gastos que debe hacer para acondicionar instalaciones en donde laboran soldados y navales.

Pero no solo la Marina y el Ejército vigilan las instalaciones. También está la Subdirección de Salvaguardia Estratégica (SSE), que es un área interna de Pemex, la cual hasta hace poco estuvo a cargo del general brigadier D.E.M. Eduardo León Trauwitz, egresado del Colegio Militar.

Los integrantes de la SSE pueden utilizar armas largas gracias a los permisos de portación, tramitados por la empresa productiva del Estado. Sin embargo, las especificaciones de dichos permisos y de las armas que se utilizan es considerada información reservada por motivos de seguridad.

***

Vivir en tierra de huachicoleros

El camino que lleva a la comunidad El Mango, en el municipio de Tierra Blanca, es tierroso. El polvo se mete por las fosas nasales y el calor supera los 32 grados centígrados. Allí es fácil encontrar hombres con uniforme de camuflaje verde olivo y botas. Son soldados que vigilan una estación de rebombeo y varios kilómetros de ductos de Pemex.

Ante la presencia de vehículos extraños realizan algunas revisiones, no permiten fotografías ni videos y tratan de guarecerse del sol bajo techos de palma o una pequeña construcción vieja del material.

Pero ni ellos, ni los empleados de Salvaguardia Estratégica, que deambulan en camionetas por la zona, pudieron evitar que el 13 de mayo de 2017 cuatro personas, entre ellas dos niños, murieran a causa de una explosión en una toma clandestina. Viajaban en un vehículo particular y el combustible regado fue lo que provocó el accidente.

Moisés Martínez Contreras, hijo de Martín Martínez Moguel –uno de los cuatro que murió en aquella explosión–, recibió del gobierno de Veracruz cuatro ataúdes, café y pan para velar a su familia. No más.

Él dice sentir miedo por las tomas clandestinas que hay a lo largo del camino que debe andar diariamente, esas en las que sus seres queridos murieron calcinados y donde entre la caña y la tierra barrosa destacan cuatro cruces de hierro.

Los clientes. Los principales consumidores de combustible robado son taxistas y transportistas, de acuerdo con las autoridades mexicanas.

«Ya vive uno traumado, pero a dónde va a ir uno, si aquí es donde yo nací y aquí crecí… Por otro lado, no puedo ir a otro lado… viviendo con el temor de que vivimos al pie de los ductos, pero ya no nos queda de otra más que aguantar», dijo Moisés.

La zozobra en la que vive Moisés es similar a la de cientos de pobladores en los municipios de Veracruz, uno de los estados donde se ha encontrado el mayor número de tomas clandestinas en México, 1,338 hasta octubre de 2018.

El ducto que sale de la refinería desde Minatitlán llega a Tierra Blanca y de allí toma rumbo hacia la zona centro, donde algunos municipios hacen frontera con el estado de Puebla, número uno en robo de combustible, principalmente en el llamado Triángulo Rojo.

Municipios como Omealca, Ixtaczoquitlán y Cuichapa encabezan la lista de aseguramientos en el centro del estado de Veracruz. Ahí la gente mira con desconfianza a los fuereños que circulan por los caminos rurales, pocos les dirigen la palabra y, si se pregunta por la situación de seguridad, simplemente cambian el tema.

El huachicol sigue un camino de ductos, retenes militares, carros calcinados e imágenes de la Virgen de Guadalupe por zonas preponderantemente rurales. Sin embargo, también se infiltra en las ciudades, puntos de venta surgen en colonias populares de las periferias.

Los huachicoleros adoptaron estrategias similares al del tráfico de drogas para transportar la gasolina sin ser detectados. Aunque algunos siguen utilizando pipas robadas, otros optan por el camuflaje.

Un tanque cuadrado de gran volumen es colocado en la parte trasera de los camiones, posteriormente es cubierto por la fruta o con arena de construcción para que no sea detectado en las inspecciones en carreteras.

En Tetelzingo, una comunidad de Coscomatepec, esa es la forma en que se vende el combustible robado. Desde la parte trasera de camionetas de redilas, surgen unas gruesas mangueras con las que se rellenan recipientes más pequeños. El producto se ofrece a pie de carretera a la espera de compradores.

En otro pueblo, cerca de Xalapa –capital del estado–, todos los habitantes saben quién es el que vende gasolina en el patio trasero de su hogar. $1.97 por galón es el precio que fija el despachador, un poco más de la mitad de lo que vale en cualquier gasolinera.

«En mi rancho se vende (huachicol) como si fuera queso», relata una habitante.

En la ciudad de Veracruz son casas de interés social las que generalmente se usan como puntos clandestinos de venta. Los lugares asegurados por la PGR actualmente se encuentran abandonados. No obstante, en su interior aún hay algunos tambos vacíos.

Solicitud. Las autoridades en México han pedido paciencia a los ciudadanos ante los problemas reportados por el desabastecimiento. No dan fechas ni plazos para regresar a la normalidad.

***

Los huachicoleros de Pemex

Una de las mayores dificultades para combatir el robo de combustible es que los huachicoleros operan desde el interior de Pemex. Son empleados de confianza o sindicalizados coludidos con la delincuencia organizada.

El propio presidente de México reconoció la participación de trabajadores de la petrolera en el robo de combustible, y por ello lanzó su plan del uso del Ejército y la Marina.

«No se trata de la simple ordeña de ductos, sino de un esquema de robo y de distribución de combustible de gran escala», declaró Andrés Manuel López Obrador.

Por su parte la Procuraduría General de la República ya tenía conocimiento de esta situación desde tiempo atrás y así lo demuestran sus manuales de capacitación para combatir dicho delito.

Los empleados de Pemex se han coludido con el crimen organizado y les han enseñado las técnicas necesarias para «ordeñar», así lo confirmaron fuentes de seguridad y extrabajadores de la empresa, que fueron consultados por este medio.

«Las instituciones son incapaces de controlar este grave flagelo. Aún reunidos todos los aparatos gubernamentales, no logran detener el caos emanado de la corrupción que desafortunadamente atañe principalmente a Pemex«, señala un documento interno de la PGR.

En total, a escala nacional, entre 2006 y 2017, se han detectado 156 trabajadores y 22 extrabajadores de Pemex involucrados con los huachicoleros, es decir, la mayoría se encontraban en activo.

En todo México, Veracruz ocupa el primer lugar de huachicoleros de Pemex, entre 2006 y 2017 fueron señalados 35 trabajadores y un extrabajador y durante el mes de marzo de 2018, Pemex y la Secretaría de la Función Pública (SFP) anunciaron, en una comunicación oficial, que se encontraba investigando a ocho trabajadores más de la empresa.

El conocimiento que tienen los trabajadores de Pemex sobre cómo funcionan los ductos es de alto valor. Eso permite instalar las válvulas clandestinas y extraer el combustible.

Una de las mayores dificultades para combatir el robo de combustible es que los huachicoleros operan desde el interior de Pemex. Son empleados de confianza o sindicalizados coludidos con la delincuencia organizada. El propio presidente de México reconoció la participación de trabajadores de la petrolera en el robo de combustible, y por ello lanzó su plan del uso del Ejército y la Marina.

Mario Díaz Ortega, representante de la Coordinadora por la Defensa de Pemex (CDP), exempleado de la empresa y disidente del sindicato, dijo que es necesaria información desde el interior para llevar a cabo la ordeña.

Añadió que un incentivo para ser huachicolero es el dinero, otro podría ser preservar la vida.

«Es lógico que haya trabajadores inmiscuidos, porque aplican la misma idea que los huachicoleros. ¿Quieres plata o plomo? Es obvio que los trabajadores van a tener que optar por una opción, pues si se oponen, está en riesgo su vida», explicó.

De acuerdo con una fuente consultada, que funge como operativo en las fuerzas de seguridad estatales, la demanda de la mano de obra especializada ha ido al alza en los últimos años y con ello el costo por el servicio de los expertos.

Hace 10 años, la colocación de una toma clandestina costaba alrededor de $2,090, hoy en día el costo asciende a casi $16,000, más una renta mensual por su uso, de acuerdo con el testimonio anónimo de una fuente de seguridad.

De acuerdo con el Convenio de Colaboración SEMAR-Pemex, firmado en 2014, los navales pueden realizar detenciones de huachicoleros, incluso cuando estos pertenezcan a Pemex. Sin embargo, ello no ha logrado disminuir la participación de los especialistas en este delito.

«En caso de detectar en flagrancia a personas realizando actividades delictivas que atenten contra las instalaciones, derechos de vía y el personal, podrán detenerlas, aun siendo personal empleado de Pemex«, señala el documento.

Ahora a la Sedena se le darán nuevas y mayores atribuciones para monitorear el abastecimiento y el reparto de combustible, inspeccionar las pipas y otros vehículos que entran y salen de las instalaciones, con la esperanza de finalmente erradicar el huachicol.

Ciudad de México. Un total de 85 de las 400 gasolineras capitalinas registraron problemas de distribución; reportaban falta de diésel, prémium, y otras llevaban un par de días sin ser surtidas.

***

El desabasto de combustible y la solicitud de apoyo de AMLO

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, pidió el viernes el apoyo a la población para denunciar a quienes roban gasolina tras la crisis generada por los problemas en el abastecimiento de combustibles en varios estados del país.

Los problemas de abastecimiento han proseguido con diferente incidencia ante el retraso en la llegada de camiones cisternas a las gasolineras, después de que el Gobierno decidió cortar el trasvase de gasolina por los ductos donde se produce la mayor cantidad de robos.

Durante su conferencia de prensa matutina del viernes, López Obrador aseguró que quienes roban ahora gasolina tendrán dentro de poco un puesto de trabajo por lo que no necesitarán dedicarse a esa actividad criminal.

Agregó que a partir de ahora «no hay justificación para que se cometan estos ilícitos, pues ya hay autoridad moral en el Gobierno» y por eso pidió a la gente «que nos ayude para normalizar esta situación».

El mandatario volvió a recalcar que el desabastecimiento se debe a un problema de distribución y señaló que el jueves por la noche unos desconocidos volvieron a romper el ducto TuxpanAzcapotzalco, después de que se acaba de reparar.

Destacó que alrededor 4,000 agentes de seguridad entre los que se encuentran policía federal, militar y naval, además de algunos helicópteros de la Fuerza Aérea, se encargarán de salvaguardar los ductos de combustible para evitar que sean saqueados.

«Estamos operando en este plan para evitar el robo de combustible, terminar con el huachicoleo por el daño que ha causado a la sociedad y a la nación», manifestó tras insistir que hay suficiente gasolina para cubrir la demanda en todo el país.

Añadió que la estrategia contra el robo de combustible ha permitido hasta ahora ahorrar cerca de $156.5 millones, mientras que el robo de camiones cisternas conocidos como pipas ha bajado de 800 a 100 diarias.

Siguiendo con sus directrices de austeridad, el mandatario recordó que pondrá a la venta una remesa de alrededor de «80 aviones y helicópteros de lujo» que eran utilizados por funcionarios.

«Estamos pensando en que va a haber una feria en el Aeropuerto de Santa Lucía para exhibir esos aviones y convocar a los compradores del mundo para que los adquieran y vamos a obtener un dinero que va a ser usado para beneficio del pueblo», aseguró.

López Obrador ya se desprendió el pasado mes de diciembre del avión presidencial modelo Boeing 787 Dreamliner, utilizado por su antecesor Enrique Peña Nieto.

Este reportaje fue elaborado por Iván Sánchez para AVC Noticias, México, y es republicado por LA PRENSA GRÁFICA por medio de CONNECTAS y el ICFJ gracias a un acuerdo de difusión de contenidos.

Problemas logísticos. Tanto las autoridades del gobierno federal mexicano como de Pemex afirman que el problema es de distribución, pues las reservas son suficientes.