Opinión desde acá

por Marlon Hernández-Anzora, Sin correcciones políticas

 

Marlon Hernández-Anzora
Politólogo

La democracia del noventa y dos: reformar o morir

Dado que esta es mi última columna en Séptimo Sentido, aprovecharía para enfatizar como lección final para el sistema político y para nuestra nación, las líneas principales sobre las que han ido mis 14 columnas publicadas.

El pasado noviembre tuve la oportunidad de participar en dos conversatorios impulsados por organismos cooperantes: la Fundación Heinrich Böll de Alemania y el Instituto Republicano Internacional de Estados Unidos (IRI). Ambos para dialogar sobre el sistema político y electoral del país con académicos, jóvenes y políticos, principalmente.

El conversatorio de la Fundación Böll tuvo como base un documento elaborado por el doctor Rubén Zamora, denominado “Partidos políticos, Asamblea Legislativa y aparato electoral”. El del IRI tuvo como base un estudio de mi autoría, auspiciado por el mismo instituto, denominado “La observación electoral en El Salvador: recomendaciones de misiones nacionales e internacionales”. Dicho estudio ofrece una síntesis comparativa de las principales recomendaciones realizadas por las misiones de observación electoral internacional y por las de organizaciones de la sociedad civil nacionales, para las elecciones realizadas entre los años 2012 y 2018.

Los informes de observación internacional analizados fueron los de la Unión Europea, la Organización de Estados Americanos y la Misión de Expertos Electorales de la Unión Europea. Los informes de sociedad civil fueron los de la Iniciativa Social para la Democracia, la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social, y la Fundación Doctor Guillermo Manuel Ungo. Las recomendaciones contenidas en dichos informes son un excelente insumo, que nos dibujan grandes líneas de hacia dónde debería transitar una necesaria reforma político-electoral.

De ambos conversatorios y documentos extraigo importantes lecciones sobre el futuro del proceso democrático y de paz pactado en 1992. La primera es que más de 25 años después de la firma de los Acuerdos de Paz, el principal reto de estos tiempos es la recuperación de la confianza de la población en la democracia. Y que esto solo será alcanzable a través de un diálogo y acuerdo entre los partidos políticos y la sociedad civil, que tenga como principal norte la revitalización de la democracia.

Otra importante lección es que esta discusión debe retomarse con mayor fuerza inmediatamente después de las elecciones presidenciales, independientemente de quien las gane. Debemos pasar rápidamente a discutir con mayor profundidad y alcance una reforma al sistema electoral y de partidos. Los partidos políticos que actualmente dominan el sistema político deben tomar en serio esta discusión y las propuestas avanzadas desde la cooperación y la sociedad civil en este sentido, o ponen en peligro su propia supervivencia.

La necesidad de que las nuevas generaciones se involucren como actores políticos para impulsar una reforma al sistema que garantice una mayor y mejor representatividad es otra de esas importantes lecciones. Particularmente, las mujeres deben jugar un rol fundamental en la transformación del sistema político, pues uno de los principales retos de nuestro actual sistema es lograr una mayor participación de mujeres en cargos de elección popular y de liderazgo político.

Otra lección de fondo que deben comprender quienes aún rigen el actual sistema político es que a la angustiada y hambrienta caravana que huye del país le importa poco o nada la democracia. La democracia no la consuela, no le da de comer, ni le garantiza ningún derecho. Y por lo tanto, está dispuesta a abandonarla o derrumbarla en cualquier momento.

Dado que esta es mi última columna en Séptimo Sentido, aprovecharía para enfatizar como lección final para el sistema político y para nuestra nación, las líneas principales sobre las que han ido mis 14 columnas publicadas. La lección que nos dice que no tendremos paz sin justicia, y que tampoco tendremos una democracia duradera sin instituciones que aborden efectivamente las profundas desigualdades socioeconómicas del país.

  • Compartir -
  • |
  • 23 diciembre, 2018 / Opinión desde acá de Marlon Hernández-Anzora  (SÉPTIMO SENTIDO)

Generic placeholder image
Séptimo Sentido

Séptimo Sentido les invita a que nos hagan llegar sus opiniones, críticas o sugerencias sobre cualquiera de los temas de la revista. Una selección de correos se publicará cada semana. Las cartas, en las que deberá constar quien es el autor, podrán ser editadas o abreviadas por razones de espacio o claridad.

septimosentido@laprensagrafica.com

Encuéntranos en Facebook (Revista 7S) y Twitter (@revista7S)

 

MIEMBRO DE GRUPO DE DIARIOS AMÉRICA

© 2019 Séptimo Sentido, La Prensa Gráfica. Diseño de Hashtag. | Programación y mantenimiento Diseño Web LPG