Opinión desde allá

por Leda Romero, Mensaje enviado

 

Leda Romero
Comunicadora salvadoreña radicada en Santiago de Chile

Exponga a un vivo

“Los vivos” son una especie de clan, de clase superior, de raza avanzada. Ellos logran olfatear, a kilómetros, cómo salir ganando en cualquier situación a costa de bloquear el paso a otros, hacer trampa, violar las reglas o hacer las propias…

¿Hacer trampa en la fila? ¿Usar el carril auxiliar? ¿No ceder el paso? ¿Doblar en “u” donde no se puede? ¿Alguna vez ha hecho algo así? ¿Alguna vez ha visto a alguien hacerlo?

La respuesta a la segunda pregunta seguramente es afirmativa, porque en El Salvador existe una especie de regla o cultura implícita instalada que reza “el mundo es de los vivos”. ¡Ay de aquel que no aplique dicho célebre lema! Pues en primer lugar no sobrevive, y en segundo lugar, no forma parte del grupo de “los vivos” y eso es ser el eslabón más débil de la cadena y no gozar de respeto.

Es decir, “los vivos” son una especie de clan, de clase superior, de raza avanzada. Ellos logran olfatear, a kilómetros, cómo salir ganando en cualquier situación a costa de bloquear el paso a otros, hacer trampa, violar las reglas o hacer las propias, sin importar si su comportamiento afecta a un tercero o no.

Por alguna razón, en el comportamiento vial es más fácil detectar “al vivo”. Ahí se manifiestan en todo su esplendor. Quizá la masividad los hace resaltar cuando quieren avanzar por el carril auxiliar, saltándose la fila y exigiendo que los dejen pasar porque como son más vivos, el resto debe adaptarse a sus acciones, se quejan en su interior pero ni modo, es más vivo. O también, cuando no quieren dar el paso, porque eso es igual a ser débil –supongo–, quizá la lógica sea “ve, chis, yo llegué primero” y se acercan más al carro de adelante; evidentemente “son más vivos”.

La cultura del vivo está instalada. El vivo es validado, respetado e imitado. Y por eso, creo que es importante reflexionar en cierto punto: la presencia del “vivo” no tuviese la relevancia que ha alcanzado en nuestro país si no fuera porque existe una especie de oda masiva a este personaje. Es una combinación entre un aspiracional, una meta a alcanzar y una forma de sobrevivencia. Ser “vivo” te da un nivel de seguridad que refleja fortaleza e inteligencia entre tus pares. Al vivo se le avala, se le envidia, se le admira… porque “la sabe hacer”.

Sin embargo, para poder avanzar como sociedad y como país, hay que hacer exactamente lo contrario: al vivo hay que señalarlo, hay que rechazarlo, hay que exponerlo y castigarlo. El vivo -en cualquiera de las esferas sociales en las que se manifieste– no es más que un obstáculo para que las cosas funcionen. El vivo –donde sea que se encuentre– no es más que un abusivo y un aprovechado que, en lugar de salir ganando, hace que todos perdamos, con sus ocurrencias y sus violaciones constantes a las reglas sociales.

Los vivos son peligrosos porque su comportamiento no se limita a las calles. Los vivos están en todas partes: en el trabajo, en el Gobierno, en los hospitales, en las universidades… y en todas partes hacen lo mismo: abusar, creerse por encima de la ley, ser un obstáculo para el desarrollo.

Nos han hecho creer que esa es una forma de vida admirable y aceptable, pero en verdad hemos sido nosotros quienes hemos construido esta suerte de admiración y cuasirrespeto por “el vivo”, que solamente sigue cavando más profundo nuestro subdesarrollo.

Exponga a un vivo y construya patria.


Generic placeholder image
Séptimo Sentido

Séptimo Sentido les invita a que nos hagan llegar sus opiniones, críticas o sugerencias sobre cualquiera de los temas de la revista. Una selección de correos se publicará cada semana. Las cartas, en las que deberá constar quien es el autor, podrán ser editadas o abreviadas por razones de espacio o claridad.

septimosentido@laprensagrafica.com

Encuéntranos en Facebook (Revista 7S) y Twitter (@revista7S)

 

MIEMBRO DE GRUPO DE DIARIOS AMÉRICA

© 2018 Séptimo Sentido, La Prensa Gráfica. Diseño de Hashtag. | Programación y mantenimiento Diseño Web LPG