Opinión

por Jacinta Escudos, Gabinete Caligari

 

Jacinta Escudos
Escritora

Diez años de columna

Ha sido esta columna, por encima de mis libros, la que me ha permitido conocer la opinión de quienes los escritores llamamos con orgullo “nuestros lectores”.

Con la aparición de la revista dominical Séptimo Sentido, comenzó también esta columna, que ahora cumple nada menos que 10 años. El compromiso de publicar un texto de manera quincenal me ha brindado innumerables lecciones como escritora y como ser humano. El hecho de escribir con la certeza de que alguien va a leer el texto impone una exigencia diferente a la que impone la escritura literaria.

La escritura de ficción es un ejercicio que hago viendo hacia adentro de mí misma, escuchando mi imaginación y mis emociones, y tratando de la manera más fiel posible transcribir eso en palabras. Es una escritura personal, sin concesiones a las modas editoriales, porque los tiempos de escritura y publicación de la ficción son más largos que los de la prensa escrita. No tendría sentido escribir en función de complacer un mercado o una moda pasajera, cuando lo que se quiere es contar una historia que perdure en el tiempo y que nazca del corazón.

Pero la escritura de una columna de opinión implica pensar hacia afuera, con la consciencia de la existencia de lectores de diferentes edades, oficios, creencias y posturas ideológicas. El reto es encontrar los temas y el planteamiento que puedan interesar al mayor número de ellos.

El compromiso de la publicación termina entrenando al columnista en aspectos diferentes a los de la escritura de una obra de ficción. La regularidad de la entrega implica disciplina, no solo para escribirla, sino también para estar en cacería constante de temas posibles de ser tratados. La inminente publicación implica también asumir que no habrá un tiempo de maduración de la idea o del texto, que muchas veces deberá ser entregado sin que el autor quede plenamente satisfecho.

Ha sido esta columna, por encima de mis libros, la que me ha permitido conocer la opinión de quienes los escritores llamamos con orgullo “nuestros lectores”. Esos encuentros e intercambios de opinión que han ocurrido de forma casual en algún lugar público o por correos enviados a este periódico o a mi dirección personal me han servido para definir los temas a tratar, pero sobre todo, para encontrar un tono que, sin traicionar mi propio punto de vista, pueda llegar a un espacio común desde el cual dialogar. La crítica es necesaria, pero también lo es plantear propuestas y destacar logros, cuando sea el caso.

En una sociedad tan polarizada como la nuestra, donde pensar diferente es tomado como una agresión, me parece importante mantener un tono de sensatez y respeto al emitir nuestras opiniones, sobre todo cuando se tiene un espacio de opinión pública. Lo cortés no quita lo valiente, lo cual implica que para criticar o plantear nuestra opinión no es necesario insultar, descalificar ni agredir a los demás.

Asumo el oficio de columnista como un asunto de mucha responsabilidad. Trato por ello de crear un espacio donde se pueda reflexionar sobre temas que el trajín cotidiano y la coyuntura nacional o internacional relegan a un segundo plano o que no son considerados “importantes” o “urgentes”, como el quehacer cultural.

Una constante durante estos ya 10 años de columna es toparme con lectores que se acercan a comentar alguna de las publicaciones. Hay quienes guardan en su memoria alguna publicada hace varios años y con la que se sintieron identificados, porque coincidía con algún momento particular de sus vidas. Esto suele sorprenderme y conmoverme más de lo que puedo expresar. Muchas veces escribo sobre cosas o asuntos que pienso que a nadie le podrán importar y me sorprende cuando ocurre lo contrario.

En una época donde predomina la cantidad sobre la calidad, donde todo debe ser más grande, más rápido y más breve (porque nadie tiene tiempo ni ganas de leer nada largo ni complicado), es una satisfacción personal saber que algo que escribí ha podido calar en alguien de manera memorable. Son los momentos en que un escritor siente que el esfuerzo de la escritura tiene alguna especie de sentido, sobre todo ahora, en un mundo lleno de herramientas y plataformas que ha convertido en opinadores de cualquier y toda cosa a muchas personas que las utilizan.

En 10 años de escritura de esta columna hubo numerosas ocasiones en que me pregunté si algún día me quedaré sin nada por decir. En que, ya con la amenaza de la hora del cierre encima y sin tener la menor noción de lo que voy a tratar, me aferro a alguna idea peregrina o a algún apunte guardado por ahí. Por eso estoy convencida de que el oficio particular de la columna condiciona un entrenamiento mental que permite el fluir de la escritura, aún en momentos de tensión o premura y en que se siente que la cabeza está totalmente en blanco.

Este ejercicio, estas dudas, estos descubrimientos me han impulsado también a leer a otros escritores que tuvieron columnas y a leer sobre sus procesos creativos. Particularmente interesante fue la lectura de las crónicas de la escritora brasileña Clarice Lispector, quien se cuestionaba si sus textos eran realmente columnas de opinión. Algo que yo también me pregunto cuando escribo notas biográficas sobre escritores o artículos que son más informativos que de opinión en sí. Pero me amparo en el nombre de este espacio, la noción del gabinete de curiosidades, donde se guarda todo para ser “usado después” y que al ser abierto alberga de todo un poco.

El aniversario induce a la reflexión, al recuerdo y también a la gratitud. Gracias a José Luis Sanz y a Héctor Silva Ávalos, quienes pensaron en mí para integrarme a este proyecto desde su inicio. Gracias también a Roberto Valencia, mi primer editor, y a mi editora actual, Glenda Girón. Pero sobre todo, un agradecimiento sincero y muy grande para usted que suele leer estas líneas. Su lectura le da vida a este espacio.

Gracias a todos por estos 10 años.

  • Compartir -
  • |
  • 17 junio, 2018 / Opinión de Jacinta Escudos  (SÉPTIMO SENTIDO)

Generic placeholder image
Séptimo Sentido

Séptimo Sentido les invita a que nos hagan llegar sus opiniones, críticas o sugerencias sobre cualquiera de los temas de la revista. Una selección de correos se publicará cada semana. Las cartas, en las que deberá constar quien es el autor, podrán ser editadas o abreviadas por razones de espacio o claridad.

septimosentido@laprensagrafica.com

Encuéntranos en Facebook (Revista 7S) y Twitter (@revista7S)

 

MIEMBRO DE GRUPO DE DIARIOS AMÉRICA

© 2018 Séptimo Sentido, La Prensa Gráfica. Diseño de Hashtag. | Programación y mantenimiento Diseño Web LPG