Opinión

por Manlio Argueta, Escribiviendo

 

Manlio Argueta
Escritor

Creatividad e innovación

Las innovaciones educativas implican no dejar tareas a menores de 10 años, ni tampoco facilitar libros de colorear.

Siempre acepté el concepto de creatividad como la capacidad de reaccionar y responder a las situaciones no esperadas. Se comprobará la capacidad imaginativa (creativa e incluso intuitiva) si doy a tiempo la respuesta a un problema. Según ese concepto, las respuestas creativas surgen ante la dificultad no prevista para resolver una acción y superarla. Es mejor si el hallazgo es original, si es novedoso el resultado. Seremos creativos de acuerdo con las capacidades imaginativas para dar la respuesta que permite continuar adelante con el objetivo fijado. Esto sucede cotidianamente en la creación literaria o en cualquier expresión oral, encontrar la palabra y la sintaxis que organice una comunicación con aciertos.

Para quien tiene como modo de vida resultados estéticos (producir obra de arte) no necesariamente tendrá comprensión en determinado marco social o temporal. En esto hay una diferencia con la ciencia, desde la matemática hasta las ciencias sociales y políticas. Cito ejemplo en literatura que es lo que más conozco. Dos casos, aunque hay muchos: el de Thomas Bernhard, escritor de lengua alemana de origen holandés, cuya saga autobiográfica le sirve de referencia al salvadoreño Horacio Castellanos Moya en su novela polémica “El asco”.

Thomas Bernhard fue expulsado de Austria, no era austríaco de origen, por su narrativa autocrítica y autodestructiva contra el nacionalismo de ese país, que el escritor con intensidad amaba y odiaba al mismo tiempo. No voy a juzgar su razonamiento. Sin embargo, no pasaron muchos años para ser considerado el autor icónico de Austria. En Costa Rica, el caso más relevante es el del escultor Francisco Zúñiga que se vio obligado a emigrar, ante las burlas recibidas por su obra innovadora (creativa en alto grado), y con los años se convirtió en su país de adopción (México) en uno de los 10 escultores contemporáneos más sobresalientes del mundo. Nosotros tenemos la suerte de contar una bella escultura a la entrada del Museo de Arte (MARTE).

En los ámbitos actuales se considera la imaginación como base de lo creativo, capaz de fomentar una cultura innovadora que tiene como origen el acceso a las nuevas tecnologías informáticas. Es el camino del conocimiento contemporáneo sin lo cual no podremos entender las respuestas de una civilidad expresada masivamente. Lo entiendo como un llamado a no quedarse congelado en las concepciones que fueron verdades en otros contextos y tiempos. Conozco personas que viven en los años sesenta del siglo pasado, es una forma estancada de no imaginar ni crear cambios de pensamiento. Porque si este y las invenciones provienen del contacto con lo vital, la creatividad solo puede provenir del conocimiento de una realidad con alcances globales, donde el pasado solo es una referencia para saltar a nuevos resultados.

Hace años pude entender mejor el tema de la imaginación, creatividad e intuición al alternar con un profesor de Estética, de origen español, que se guiaba por uno de los más sobresalientes filósofos del arte (Georg Lukács), quien explica cómo el raciocinio queda en segundo plano para darle paso a la emotividad, a la sensibilidad, que es el resultado en obra la de arte, los sentidos son las escaleras de entrada al palacio del conocimiento, que permiten entrar a los recintos emotivos que llevan al cambio de la humanidad.
Siguiendo el recuerdo del profesor español de Estética, cuando no existían las nuevas tecnologías para ser creativo se debía comenzar por conocer y procesar con intermediación de las emociones. Es la ruta del arte, la educación y la cultura.
“… Faltan escuelas, bibliotecas, museos, teatros, más librerías, más centros de estudio para niños… que la luz penetre al espíritu del pueblo, para no perdernos en las tinieblas… el gran error de nuestro tiempo es doblegar el espíritu humano hacia el bienestar material, alejándolo del bienestar intelectual. La gran misión educativa es orientar el espíritu hacia la conciencia y la belleza. Así encontraremos la paz con nosotros mismos y en la sociedad” (Víctor Hugo, 1848).

La capacidad sensible va unida al conocimiento racional, pero luego se separan en el momento creativo. Por eso las innovaciones educativas implican no dejar tareas a menores de 10 años, ni tampoco facilitar libros de colorear. Se debe dejar al escolar en libertad de usar su tierna alegría para crear. Como dicen algunos educadores “el niño es creativo hasta que ingresa a los formalismos de la escuela”. Ningún sistema educativo debe dejar de lado ofrecer las facilidades creativas.

Con ello se crea emoción válida que estimula toda invención literaria o científica. Incluso en lo laboral, la emotividad debe estar presente en el trabajo que realizamos. Desde ahí se contacta con la vida, base para imaginar e inventar, ahora facilitadas por una nueva dinámica del conocimiento. No solo reconocemos, sino que somos conscientes para provecho individual y social de que en las tres últimas décadas ha habido más inventos y descubrimientos favorables a la humanidad que en los 2,000 años de la era cristiana. La creatividad ha tenido “la capacidad de generar nuevas ideas o conceptos, nuevas asociaciones entre conceptos conocidos, que habitualmente producen soluciones originales”, cito la Wikipedia.
El español Francisco Menchén Bellón afirma que el progreso de la sociedad del conocimiento estará centrado en tres grandes pilares: a) desarrollo de la creatividad; b) fomento de la innovación en todos los ámbitos de la vida; c) conocimiento accesible gracias a las nuevas tecnologías informáticas y comunicativas que nos llevan a otros pensamientos de acuerdo con esa realidad.
Estos ejes aplicados a las organizaciones modernas nos permiten no quedarnos en un pasado sin cambios; aunque para muchos sea grato ver pasar el tiempo desde su conformidad. Los cambios a la velocidad de la luz en la comunicación hacen desaparecer la lenta información en papel (analógica). Si no se aprovecha ese cambio, la nueva ruta hacia el conocimiento, para crear e innovar, corremos el riesgo de estancarnos en los sueños del siglo XX,

  • Compartir -
  • |
  • 18 marzo, 2018 / Opinión de Manlio Argueta  (SÉPTIMO SENTIDO)

Generic placeholder image
Séptimo Sentido

Séptimo Sentido les invita a que nos hagan llegar sus opiniones, críticas o sugerencias sobre cualquiera de los temas de la revista. Una selección de correos se publicará cada semana. Las cartas, en las que deberá constar quien es el autor, podrán ser editadas o abreviadas por razones de espacio o claridad.

septimosentido@laprensagrafica.com

Encuéntranos en Facebook (Revista 7S) y Twitter (@revista7S)

 

MIEMBRO DE GRUPO DE DIARIOS AMÉRICA

© 2018 Séptimo Sentido, La Prensa Gráfica. Diseño de Hashtag. | Programación y mantenimiento Diseño Web LPG