Buzón

Buzón

Círculo vicioso

Moisés Alvarado, en sus acostumbrados reportajes, esta vez nos trae “Santiago de María y el casi adiós a sus albergues”, donde aparecen damnificados de los terremotos de 2001 que han estado recluidos en albergues y que a largo plazo han dotado de viviendas a algunos albergados, pero queda en tela de juicio si son o no viviendas dignas, pues algunos han optado por quedarse indefinidamente en esos hospedajes que un día se dijo eran temporales, lo que significaba que solo eran para mientras duraba la emergencia.
La población sin vivienda con las condiciones mínimas para habitarla son cada día en mayor cantidad, situación que aumenta la desigualdad social y la inseguridad; los países más afectados por esa espiral son los que tienen gobiernos mediocres, mayor corrupción y menos democracia, el nuestro es uno de ellos.

Julio Roberto Magaña
jrobertomasa@hotmail.com


La generación actual

Una gran oportunidad es poder leer al maestro Manlio Argueta, es un privilegio que la revista Séptimo Sentido le tenga como una de sus plumas. El domingo pasado el maestro Manlio hizo referencia a la innovación y la creatividad, así es como nos regaló un par de vivencias junto a sus nietos, de todo ello quiero retomar: los niños de hoy en día tienen un mundo de oportunidades respecto de lo que generaciones anteriores fueron. Los niños aprenden con gran facilidad aquello que les parece interesante o que logran asociar con sus fantasías; los docentes, por el contrario, seguimos creyendo en una educación que nada tiene que ver con la dinámica de las nuevas generaciones. Los jóvenes no están leyendo, los profesores menos, entonces, maestro Argueta, leer sus experiencias y saber de sus esfuerzos dentro de este momento histórico que vive el país sin duda alguna me refresca y llena de nuevas ilusiones para seguir luchando para que cada niño y joven que se me confía llegue a cambiar su momento y su historia.

David Tovar
kioskotovar@gmail.com

Buzón

Buzón

Antes y después

La valentía de decir “no más, he decidido hacer este cambio” para enfatizar el giro radical en modos de pensar requiere de buena dosis de coraje. La ruptura de conductas, sufrimientos innecesarios y hasta de relaciones enfermizas es una decisión inteligente. Valeria Guzmán, en su audiencia con Sergio Ramírez Mercado, escritor que fue vicepresidente nicaragüense, sienta posición en “Los ideales no terminan; lo que pasa es la vida”.
Este copioso ensayista que “vivió la revolución y la decepción” ha dicho además que “no hay nada que pueda y deba ser más libre que la escritura, en mengua de sí misma cuando paga tributos al poder, el que cuando no es democrático solo quiere fidelidades incondicionales”. Desde luego que un escritor fiel a un credo oficial se vuelve antiético en su misión. “Junto al oficio de escritor tengo el oficio de ciudadano”, enfatiza en una de sus respuestas.
Para ir al encuentro de sensaciones literarias gratificantes, es saludable arrinconar los idearios y enfilar a lo que escribe el fecundo escritor de cuentos, novelas, ensayos y testimonios que el mismo Ramírez considera un antes y un después en su vida periodística al estar desencantado con los cambios para mal que se suscitaron en su país cuando estuvo inmerso y que, según él, no existen los genuinos principios del partido al que perteneció. Las libertades de expresión, prensa e información son condiciones necesarias para promover la participación ciudadana consciente y preservar la democracia, la soberanía, la justicia social y la dignidad humana. Otro periodista chileno lo dijo: “La lealtad del periodismo debe estar con el ciudadano, no con las marcas ni con las empresas”. La producción literaria del entrevistado es fecunda y en su estafeta hacen gala los premios y reconocimientos como testimonios de su distinción intelectual de las letras.
Mucho se ha hablado de las novelas de este autor, pero poco de sus numerosos cuentos, que también demuestran su maestría en el género; son relatos que presentan una lograda coherencia con la realidad de su entorno, un escritor que no pierde su Norte, en cualquier lugar que se encuentre está presente la guía de su pensamiento en relación con los problemas centroamericanos y de otras latitudes.
La pluralidad de géneros que comprende su ocupación literaria con historias felizmente imaginadas, pero elaboradas siempre con asideros de la propia realidad, facilita engarzar la actitud del lector volviéndolo cómplice de su grandilocuente imaginario.

Julio Roberto Magaña
jrobertomasa@hotmail.com


Menos plástico

La falta de conciencia sobre la disposición de desechos plásticos nos pasa la factura en nuestros cuerpos de agua, como ríos, lagos y playas, que se encuentran en franco deterioro por la contaminación, la cual ha sido evidenciada por estudios realizados en diferentes puntos de la costa salvadoreña. Lo que más abunda son los diferentes tipos de botellas plásticas, las cuales representan un riesgo para la vida de los animales acuáticos, aves y humanos que habitan en la costa; debido a que el plástico y el poliestireno tienden a acumular sustancias tóxicas como pesticidas, hidrocarburos y, por ende, los animales y humanos que lo consumen se contaminan.

Para evitar la contaminación, es importante que las comunidades, alcaldías y el Estado deban unir criterios y orientar acciones para que se les dé un mejor manejo de estos materiales.
Estamos endeudados con el atraso cultural en el que vivimos y el hecho de ser nosotros mismos los responsables de estar contaminando todas las fuentes de agua dulce y salada, y es necesario que las organizaciones ambientalistas hagan campaña a escala nacional y de forma continua para educarnos y generar consciencia para proteger nuestro medio ambiente.

En la cadena alimenticia, el ser humano es afectado por consumir productos contaminados procedentes de ríos, lagos y mar. Nosotros debemos evitar tirar la basura en lugares no adecuados o inapropiados, ya que es una necesidad urgente que tomemos conciencia del peligro que presenta para todos la contaminación. El reportaje “Omoa, la ciudad que se resiste a ser fantasma” nos narra los inconvenientes que tienen los habitantes de esa ciudad, quienes han visto disminuido el turismo debido al arrastre de basura plástica, que son toneladas que inundan la costa del Mar Caribe en Honduras. Los plásticos, por ser livianos, transparentes y económicos, están creando problemas al ambiente. Si bien los plásticos son residuos que no producen gases o líquidos mientras no los quemen, su característica fundamental nociva es que no se descomponen pronto, ya que el 92 % del plástico no es reciclable y, para producirlos, la industria utiliza entre 5 y 6 productos químicos más peligrosos y contaminantes, según EPA.

Es necesario destacar que no solo porque una botella de plástico indique que se puede reciclar quiere decir que normalmente se recicle, solo se reciclan las botellas de plástico con cuello angosto. Como podemos apreciar, aunque el plástico nos ha facilitado la vida, también nos causa graves lesiones en la salud y el medio ambiente. El primer paso es disminuir la cantidad de plástico que usamos y también diseñar productos que reduzcan la utilización de estos materiales, simplificado el número de distintos plásticos utilizados.

Rutilio López Cortez
rutilio_lopezcortez@outlook.com


Atípico

Un domingo con una edición de la revista Séptimo Sentido, a mi juicio, atípica. Con avidez busco entre las páginas del periódico los reportajes a los que nos han acostumbrado, tocando temas de interés nacional; sin embargo, esta edición parece que fue una excepción.

En su interior encontré una entrevista al laureado escritor de la patria de Darío, Sandino y Claribel, el exmiembro del FSLN, está bien, pero ¿acaso nuestra sociedad ha cambiado en los últimos días? ¿Ya no hay temas ni personajes nacionales con hartos méritos para ser tomados en cuenta? Luego, sigo ojeando y me encuentro con Omoa y su problema de la basura. ¿Acaso no podemos ver que ese es un problema que agobia a todo el planeta? Nuestro país no escapa a ese gran problema, nuestro país poco o nada hace con respecto a ese tremendo problema. Las escuelas rurales generan cientos de toneladas de basura, misma que simplemente se arroja en quebradas o en algún terreno baldío, no hay tratamiento, y, si lo hay, quizá sea mínimo. Vale decir que la basura que se genera en el área urbana igual no es recolectada en su totalidad. En ese sentido, basta ver las ribera de ríos, la desembocadura de estos, y nos daremos cuenta de qué grave resulta el problema de la basura en El Salvador. Cierto que en su reportaje no se dice que sea un problema exclusivo de los países vecinos, pero, a mi gusto, hoy me quedé con las ganas de leer uno de esos reportajes a los que Séptimo Sentido nos tiene acostumbrados, esos que tocan fibras de la realidad criolla.

David Tovar
kioskotovar@gmail.com

Buzón

Buzón

Estrés hídrico

Si de verdad los gobiernos que ha tenido este país hubieran querido sacar adelante un proyecto a largo plazo (“Agua para todos”) y evitar así acercarnos a una crisis estructural severa, no estaríamos en los afanes de protestar con cántaros y cumbos para que llegue el agua. El estrés hídrico se concibe a partir de que la demanda del agua excede la disponibilidad de abastecimiento.
Eso pasa por la ausencia de una ley bien fundamentada, que reconozca el agua como un derecho humano y no como una mercancía, que contemple una visión de país, que aglutine esfuerzos y recursos públicos, privados y de la cooperación internacional con el compromiso social de no caer en conflictos por el crecimiento natural de la población.

Pero sucede que, por hoy, es un desorden, no hay normativas, hay deuda con la ley del agua, la población crece desenfrenadamente, el cambio climático con inviernos inciertos y, por encima de eso, hemos aprendido a ser inclementes depredadores. Ahí tenemos el problema del tratamiento de la basura, que va a terminar a los ríos, la despiadada deforestación, la contaminación con aguas residuales industriales y los escasos planes de contingencia para paliar esos desajustes.

Otro principio que debe prevalecer en una ley es la garantía al acceso igualitario al bien público del agua, que además no se debe privatizar. Los problemas como el que plantea Moisés Alvarado en el desplegado “Izalco y sus pioneros del agua” son un ejemplo de la brecha de desigualdad en el acceso al agua. Allí son las propias comunidades organizadas las que han emprendido la gestión sustentable de su agua. Izalco no es el único caso, son decenas de municipios los que han sufrido hasta persecución y prisión, como en el caso del agua de siete comunidades en Tacuba, donde el alcalde quiso apropiarse del sistema de agua comunitaria Bendición de Dios, no para servir de apoyo, sino para manosear las finanzas de la comunidad.

En igual forma existen otras asociaciones legales que también han logrado administrar sus conquistas hídricas. La gente de más bajos recursos sabe que el agua podría ser el nuevo oro a corto plazo y que, de no protegerla hoy en su preservación, tocaría pagar los fuertes impactos de escasez que siempre irrumpen en los menos afortunados. La ineficiente gestión del agua en nuestro país se manifiesta en conflictos sociales y protestas que cierran calles y afectan al tráfico.

Julio Roberto Magaña
jrobertomasa@hotmail.com


Agua para todos

El principal proveedor de agua potable en el país es ANDA, que presta sus servicios a un 40 % de la población. Aunque tenga esta cobertura no significa que el agua que distribuye sea de calidad y suficiente debido a que, en muchos lugares, el servicio es intermitente y con deficiencias. De acuerdo con el PNUD, El Salvador ocupa el tercer lugar en América Latina respecto de la mayor desigualdad en acceso al agua, solo el 88 % de los hogares con mayores ingresos tiene derecho al agua potable, y solo el 44 % de los hogares más pobres tiene este servicio. La diferencia se refleja en el gasto público, ya que el Estado prioriza más los proyectos en las zonas urbanas y descuida las zonas rurales y semirrurales, que solo reciben un 32 %.

Por tal razón nacen las juntas rurales del agua que las comunidades han organizado por el esfuerzo de grupos y asociaciones interesadas por mejorar la falta del vital líquido. Además se han constituido en una fortaleza para evitar la privatización y concesión de tan vital líquido. El agua se vuelve un elemento esencial para la vida y no puede ser privatizada, ya que equivaldría a privatizar la vida, ni tampoco debe cederse a grupos de interés particular, cuyo fin es el lucro. Son las comunidades y naciones las que deben tener y ejercitar soberanía sobre sus fuentes de agua.
En el reportaje “Izalco y sus pioneros del agua”, que presenta el periodista Moisés Alvarado, se narran todas las peripecias de una organización comunitaria, APROMUPIZALCO, que se esfuerza para mantener constante el servicio de agua a sus socios. Se destaca que en estas asociaciones el esfuerzo comunitario se enfrenta a la violencia predominante en los alrededores de los nacimientos de agua. Se reconoce que esas asociaciones son la tabla de salvación en algunas zonas del país que no han sido atendidas y que habiendo buenos miembros en sus juntas directivas tienen agua en sus hogares.

Quiero dar un especial agradecimiento por este medio a APROMAPASASISJ, de Santiago Nonualco, que nos brinda agua a un sector. Entre todos los vecinos nos turnamos para brindar la mano de obra. Los materiales fueron donados por organismos internacionales. Con este tipo de reportajes se reconoce a las personas que día a día sacrifican y donan su tiempo sin finalidad de lucro para satisfacer las necesidades de todos los usuarios afiliados a estas organizaciones comunitarias.

Rutilio López Cortez
rutilio_lopezcortez@outlook.com


Sobre las pandillas

El domingo pasado, un politólogo que escribe en 7S se preguntaba si hemos perdido el combate contra las maras, al tiempo que opinaba que pensamos en el tema como que si fuera el único que originara la violencia en el país. Aprovechando la hospitalidad que nos da esta revista, quisiera agregar unos comentarios relacionados con la temática. Como facilitador en una asignatura humanística, pregunté en cierta ocasión a unos estudiantes de un colegio de clase media de la zona metropolitana de San Salvador, a punto de graduarse de bachilleres, a qué se debía que ellos no se incorporaban como otros jóvenes al accionar de pandillas o grupos estudiantiles violentos. Como en una clase abierta todos manifiestan sus pensamientos, aceptaron que ellos imitaban su vestimenta, oían su música y tenían expresiones basadas en sus códigos, pero que no se incorporaban porque tenían hogares estables, sus papás los apoyaban en todo en la medida de sus posibilidades. Ellos mismos concluyeron con que los pandilleros no han tenido las oportunidades que ellos tienen y por eso buscan el apoyo de grupos en los que se sienten cómodos.

Los pandilleros típicamente son jóvenes de entre 10 y 21 años de edad o un poco más. A la mayoría no le ha ido bien en la escuela y muchos han abandonado sus estudios antes de terminarlos. A menudo tienen familiares que han estado en las pandillas. Usualmente los jóvenes más involucrados en la pandilla tienen historial de estar sin supervisión adulta diariamente por largos periodos de tiempo desde una temprana edad. Estos jóvenes se unen a las pandillas en busca de aceptación, compañía, reconocimiento y sentimiento de pertenencia, para sentirse identificados socialmente. La carencia afectiva y las necesidades de recursos básicos terminan por agrupar a los miembros.

Por lo general, las pandillas han ganado el máximo control en las comunidades urbanas y rurales pobres en respuesta al desempleo y otros servicios. Podría decirse que las autoridades han perdido parte del control en el combate de las pandillas, ya que la Mano Dura y Superdura que vienen desde los tiempos del gobierno del expresidente Flores no han dado los frutos esperados y, cada vez más, se dan masacres más crueles que antes y asesinatos de personas inocentes. Vemos que el dinero aportado a las autoridades se utiliza más para represión que para prevención. Las autoridades deberían trabajar con mayor inteligencia. Se ha dicho con frecuencia que los territorios deben ser recuperados con escuelas, clínicas, canchas deportivas, lugares de encuentro, torneos deportivos. A algunos ya les ha dado buenos resultados.

René Alberto Calles
reneca4020@gmail.com

Buzón

Buzón

Válvula de escape

Los jóvenes que saben evaluar los riesgos antes de tomarlos y se pasan su tiempo pensando en los retos que deben afrontar generalmente son personas que se vuelven exitosas. Los sueños son asequibles cuando se pierde el temor y podemos aprender de los fracasos, cuando sabemos sacar la acertada experiencia positiva de los tropiezos; solo los triunfadores son capaces de aprender la lección y corregir hacia una nueva aventura.

“Jóvenes que desafían la exclusión” es el artículo de Valeria Guzmán que ejemplariza cómo la juventud es capaz de involucrarse en diferentes disciplinas de aprendizaje, cuando tiene aunque sea un minúsculo auxilio para sus aspiraciones.

Los gobiernos deben entender que necesitan apostar a preparar a la juventud, y a la vez crear las fuentes de trabajo para no llevar deuda rezagada en el tiempo. Se le ha venido apostando a la migración como válvula de escape y se ha propiciado una brecha más grande para el ingreso al mercado laboral. Pero el problema debe ser avizorado con dos ingredientes, como queda dicho antes: capacitación y fuentes de trabajo. El deseo de superación puede más en los jóvenes y no se cuenta con políticas decisivas de parte del Estado para afrontar la justa, lo que se comprueba con los altos niveles de trabajos informales e incontenibles flujos migratorios.

Si cada alcaldía tuviera su centro de formación profesional, como ya lo tienen 16 mencionadas en el reportaje, sería una buena manera de empujar a la juventud desde sus respectivas comunidades. Un alto porcentaje de jóvenes, especialmente mujeres, no trabajan ni estudian; están fuera del sistema educativo y de la fuerza laboral, y eso los coloca en situación de marginación social. Siendo la población salvadoreña mayoritariamente joven, las oportunidades para este colectivo deberían ser prioridad para cualquier gobierno. El Estado tiene la obligación de reconocer los derechos y deberes de la población joven con el fin de encaminarla a su inserción como actor en el desarrollo de país.

El INJUVE tiene una magnífica oportunidad de asumir el compromiso, ya que la razón de ser es la juventud como lo estipula la ley respectiva. No podemos solo quejarnos de los actos desafortunados de los jóvenes, cuando lo que se programa para ellos es demasiado poco, que si se hiciera causa común del fenómeno bien podríamos concluir que no se ha venido haciendo ni se hace lo que el momento histórico demanda que hagamos.

Julio Roberto Magaña
jrobertomasa@hotmail.com


Los marginados de siempre

Este domingo la periodista Valeria Guzmán con su reportaje, “Jóvenes que desafían la exclusión”, toca un tema candente que requiere un trato especial. Hace falta corregir las diferencias que separan a los jóvenes de clase baja y media que se han hecho profundas y que han convertido a los otros jóvenes en excluidos o marginados sociales, dado que viven con realidades como pobreza, menor escolaridad, menor acceso a oportunidades laborales, mayor explotación laboral, alcoholismo, drogadicción, violencia doméstica, dificultades con la familia y en la escuela.

En nuestra sociedad, los jóvenes son presas del sistema capitalista imperante; debido a que asumen responsabilidades de adulto tempranamente por las pocas oportunidades que se les presentan para estudiar o trabajar, por los conflictos del cierre de fuentes de trabajo o por la llegada de empresas extranjeras vía privatizaciones. Todo esto una razón para criminalizar la pobreza, pues al no modificar las causas que provocan la exclusión social se incrementa la violencia ante la falta de políticas punitivas que complementen el orden que se intenta preservar. Por tal razón, la clase dominante asocia pobreza y violencia con ignorancia, ya que esta es una manera de circunscribir la violencia existente. Y lo más patético para los jóvenes es encontrar un empleo bien remunerado dentro de un mercado laboral donde las oportunidades son escasas, aunado a leyes laborales que contemplan varios tipos de contratos temporales donde buscan a jóvenes que deben aceptar condiciones precarias de trabajo y contratación.

Es aquí donde la situación se torna difícil para los jóvenes de las clases populares, junto al incremento de la pobreza está todo lo que lleva consigo diversas estrategias de supervivencia familiar en las que los jóvenes constituyen un eslabón importante en la captación de recursos a través del empleo informal.

Rutilio López Cortez
rutilio_lopezcortez@outlook.com


Inclusión es la respuesta

El reportaje del domingo anterior lo que muestra es que no estamos jodidos porque seamos una raza maldita. Estamos como estamos porque la gente no encuentra para dónde hacerse. Si aquí hubiera un buen programa de música clásica en las comunidades, que fuera gratis, incuyente y centrado en la enseñanza de calidad, a saber cuántos Beethovens no tuviéramos ya.

Lo que pasa es que para hacer eso se necesita que en el poder esté gente que entienda qué es la música clásica, que le guste; no animales ignorantes que tan pronto tienen dinero lo que hacen es ir a comprarse unos zapatos caros de marca, aunque de todos modos se ven feos. ¿Quién siendo diputado dijo: “vaya, aquí tengo estos 500 pesos mensuales para que les enseñen algo extra en la escuelita perdida de no sé dónde”? No, nadie. No interesa que nos eduquemos, porque educados no les damos el voto solo porque son bonitos o regalan escobas y cántaros. Sobre esta sociedad de crédulos es que se alzan falsos mesías –como el alcalde capitalino–; y así nunca vamos a dejar de ser los excluidos.

Felicito a quienes no se rinden y mantienen abiertos estos programas que dan algo de justicia a este país.

Cristian Salazar
cristiansala7812@gmail.com

Buzón

Buzón

Sueño alcanzado

El éxito es la aventura de lo vivido y lo aprendido; es un desafío personal donde se ponen a prueba múltiples cualidades humanas con énfasis en la perseverancia. Arturo Corrales, el protagonista de la entrevista de Moisés Alvarado, ha sido uno de esos individuos que a fuerza de estudio y sacrificio, vadeando obstáculos, ha logrado ser un profesional en la creación de nueva música, con inspiración a menudo en dominios étnicos y populares. Ha incursionado en la búsqueda de un estilo propio tanto en la acústica como en la electroacústica. Los grandes triunfadores alcanzan sus metas mediante un proceso constante y estructurado de crecimiento personal y un trabajo de calidad en todos los aspectos y áreas de su vida, para lograr los objetivos que se han propuesto. Para este valor humano de la cultura nuestra es gracias a su determinación que su logro se vuelve un sueño alcanzado; para abrirse brecha lo que se necesita es renovación de mentalidad, actitudes y proyecciones en función de su propia superación. Ya lo dijo el poeta Antonio Machado en su poema hecho canción en voz de Joan Manuel Serrat, “Caminante, son tus huellas el camino y nada más; caminante, no hay camino, se hace camino al andar”. Por eso de Corrales se deben tener “oídos nuevos” y la disposición de recibir lo inesperado como sorpresa auditiva. Otro de los dotes de altruismo del antedicho artista es la gentileza de trabajar, con recursos propios, con niños económicamente menos afortunados para acercarlos al mundo del pentagrama.
Un melómano talentoso como el que describimos debe servir como referente para todos aquellos que salen del país en pos de esperanzas que se vuelven anhelos malogrados cuando no se afina bien la puntería que ha de servir para vencer obstáculos. De ahí que una pregunta que bien se pudo hacer este insigne salvadoreño es: “¿Qué es lo que quiero?” Para contestarla debe haber un compromiso íntimo. Es el compromiso contigo mismo, ese que no se deja erosionar por ningún freno. Aunque no es un contrato escrito, te hace entrar en la ruta de la mejora continua.
No importa que el personaje estelar que nos ocupa sea “música que brilla en la distancia”, con esa marca basta para considerarlo como un valor que redunda en orgullo para nuestro país, sus capacidades, su trayectoria, su academia hacen de su persona un profesional calificado por sus capacidades excepcionales, un admirable musicólogo.

Julio Roberto Magaña
jrobertomasa@hotmail.com


El talento que nos falta y la ignorancia que nos sobra

Con el señor Corrales vemos otro ejemplo de gente que se ha tenido que ir porque su genialidad es demasiado grande para este país. No tengo el gusto de conocer su música. Y si la conociera, a lo mejor no me gustaría. Pero por lo que leí, la gente que sabe más que yo está encantada con su talento y sus creaciones. Eso me pone a pensar en que si yo supiera más, también pudiera alcanzar ese nivel necesario para comprender otras cosas y transformar mis gustos. Este es el punto central de mi reflexión de domingo. Que la ignorancia es algo que se transmite y es autónoma, se alimenta a sí misma del desperdicio que genera, por no decir la otra palabra que se me ocurre. Al salvadoreño promedio se le condena a no estar expuesto a otras cosas que le pueden alimentar el espíritu y lo pueden ayudar a elevar su conocimiento y su gusto.
Para no ir tan lejos, con la música, que es de lo que trataba el tema. En todos lados estamos expuestos a lo mismo de siempre, y la radio y la televisión se escudan en que dan lo mismo porque es lo que el pueblo les pide. ¿Cómo esperan que el pueblo les pida algo diferente, si no conoce nada más? Es un círculo vicioso en el que los generadores de opinión han perpetuado, porque se desligan de su responsabilidad de educar. Los medios tienen que hacerse cargo de transmitir productos alternativos para que poco a poco vaya creciendo el abanico de opciones que pueden ofrecer al público.
Yo no conocía nada de este señor hasta que leí. Y lo busqué en YouTube. Y se me hace una música extraña, pero porque jamás me han educado la oreja en estos otros ritmos. Lo lamento mucho. Es una pérdida que él se haya tenido que ir, porque aquí también nos hace mucha falta que haya gente que nos eduque con su talento. Espero que al señor Corrales lo sigan tratando muy bien allá en Europa, en donde la mayoría tiene el nivel necesario para valorarlo.

Cristian Salazar
cristiansala7812@gmail.com

Buzón

Buzón

Buen cierre de marzo

La edición de este domingo parece cerrar con broche de oro el mes en que se conmemora el Día Internacional de la Mujer. La revista siempre ha dado cobertura y ha abierto espacio para que las mujeres expongamos nuestros puntos de vista. Ha resaltado nuestro papel en diferentes ámbitos, ha mostrado a mujeres empoderadas y exitosas, porque las hay, un ejemplo es la escritora mexicana Fernanda Melchor, quien siendo joven es referente femenino de la literatura contemporánea.
Ella es una mujer que retrata su realidad sin evasión, sino colocándola en una crónica y pintándola con los colores de la literatura.
Me pareció muy interesante su trabajo, ya que su inspiración viene de la espiral de violencia que rodea a México y que no está alejada de la realidad salvadoreña. En verdad, un libro no cambiará la realidad, como ella lo acota en la entrevista, pero sí genera conciencia, nos ayuda a comprendernos y comprender los motivos del otro.
Excelente entrevista la de Valeria Guzmán, igual que la entrevista realizada al señor Alejandro Gutman, cuyo proyecto celebra 15 años de estar aquí. Él hace un acertado análisis de la realidad que vivimos, que es más desintegración y no hay que hablar nada más de desigualdad, pensándolo como él lo dice, es verdad: nuestros jóvenes vienen de hogares desintegrados y, en algunos, puede estar presentes papá y mamá, pero prevalece la violencia.
Un saludo y agradecimiento a este argentino que ha creído más en los jóvenes de mi país en comparación con los dirigentes políticos que tenemos. Me gusta el optimismo que tiene al momento que se le pregunta si cree que los políticos lo apoyarán para fortalecer su programa. Yo esperaría que sí, no es la represión la solución a los problemas que tenemos. Debemos iniciar con nuestros niños, saneando sus ambientes y mostrándoles otras formas de vida, he ahí el éxito de la Fundación Forever.
Finalmente, quiero enviar mi simpatía por la columna de mi estimada escritora Jacinta Escudos, que con su poderosa descripción de los días del radio me transportó a los días en que mis padres tenían uno. Yo crecí con la radio; bellos tiempos. Creo que vendría bien recuperar esa memoria histórica en un museo de la radio, que marcó la vida de muchos salvadoreños. La revista sigue siendo referente para mí y mis alumnos. Bendiciones a todo el equipo.

Ruth Karina Sánchez Pacheco
tearu@hotmail.com


Forever y los políticos

El punto de vista de lucha contra la violencia y la exclusión que tiene Alejandro Gutman me parece muy válido y muy interesante. Pero me deja claro también que los salvadoreños somos incapaces de salir por nuestro propio pie del problema, porque nunca pensamos fuera de la caja; o bueno, para que no digan que soy malinchista, voy a decir que casi nunca pensamos fuera de la caja.
Lo de nosotros es seguir aplicando fórmulas que no funcionaron hace 30 años y que tampoco van a funcionar ahora porque somos una raza de gente muy terca. Esa terquedad es la que Gutman propone, a mi manera personal de verlo, que debemos aprovechar. Porque él juega mucho a decirle a la gente que puede esforzarse para tener algo mejor que una cajita de fósforos allá en la colonia peligrosa.
Él apuesta a que la gente, los muchachos y sus padres se ilusionen y hagan los sacrificios que sean necesarios. Y sí, eso sí somos los salvadoreños: somos bien encaprichados con algo. Me alegra que hasta el momento le haya ido bien en la cosecha. Pero no me gusta que ahora busque que esto dependa de políticos, porque a ellos no les importa que haya gente educada. La gente educada no vota a lo bruto, y para mantenerse donde ellos están, necesitan que la gente siga votando en manada; el llamado voto duro.
Ojalá que alguno, siquiera por verse bien, le dé los fondos que necesita la fundación para seguir, pero yo no tengo muchas esperanzas. Si fueran pistolas para ir a darles jaque a los mareros, se las dan y rápido. Pero como está pidiendo para educar a la gente y que las pandillas se acaben a fuerza de que ya no sean la única opción de pertenencia en una comunidad, entonces lo veo difícil.
Estos no entienden, Alejandro. Gracias por su esfuerzo y le deseo lo mejor.

Cristian Salazar
cristiansala7812@gmail.com


Entrevistas necesarias

Sendas entrevistas de Valeria Guzmán y Glenda Girón aparecen en la edición dominical 504 de Séptimo Sentido de LA PRENSA GRÁFICA que tienen mucha relación desde dos ópticas diferentes: por un lado, la escritora Fernanda Melchor plantea su estilo literario al lidiar con temas propios de una sociedad violenta con un realismo crítico, mientras que el otro entrevistado, Alejandro Gutman, habla acerca de cómo se gestiona el riesgo que corren los jóvenes que se abren campo para su desarrollo personal. Me parecen entrevistas análogas al priorizar la preocupación por el flagelo que padece el conglomerado social, especialmente los jóvenes en diferentes países, pero con el común denominador de la violencia habitual.
Cierto es que el género novelesco lleva implícita la ficción como un agregado al género, pero tiene a su base la realidad que se vive, planteada al estilo propio de la escritora a partir de testimonios de denuncia. Los episodios cruentos se van tornando como “normales” cuando la noticia cotidiana es eso: muertos y más muertos. Asimismo, el miedo traumatizante que se ha instalado en las personas es un arma que utilizan también los políticos para sembrar terror, es la materia prima en campañas electoreras y de alguna forma eso influye en las emociones de las personas y como lo explica el director de la Fundación Forever, “nos estamos perdiendo el gusto de conocernos entre nosotros”, referido a los salvadoreños y atribuido a esa desintegración como el gran mal que aqueja al país, según él, considerada esta en su más amplio concepto. Y es que tiene razón porque la función integradora es la clave para fomentar el desarrollo competitivo. Conocedor de la realidad juvenil, el señor Gutman, con su noble labor de rescate y promocional de la superación de jóvenes, conoce a profundidad la condición de las familias salvadoreñas y con valentía dice: “Sería una locura dejar que el miedo nos inmovilice”. Pero los sucesos que alimentan el obituario y que sufren las familias menos favorecidas son suficientes para arraigar más el temor y uno termina preguntándose lo mismo que Fernanda: “¿Por qué hay gente que sí y gente que no?”, refiriéndose a la acción de delinquir. Por supuesto no sabemos qué hay dentro de los corazones donde se gesta el brote de maldades, pero sí sus resplandores nos alcanzan a todos. El vacío de racionalidad ha erosionado a nuestras sociedades, desplazando el amor al prójimo.

Julio Roberto Magaña
jrobertomasa@hotmail.com

Buzón

Buzón

Rumores hacia las vacunas

Fue muy interesante el artículo de la AP en 7S sobre la desconfianza que los brasileños tienen hacia las vacunas contra la fiebre amarilla. Estos rumores se han dado desde hace mucho tiempo hacia estas campañas que buscan evitar enfermedades endémicas. Y esta desconfianza hacia las vacunas tiene razones históricas, como lo que ocurrió en Guatemala entre 1946 y 1948, cuando 1,500 guatemaltecos, sin ellos saberlo, fueron inoculados con sífilis, gonorrea y otras enfermedades de transmisión sexual, como parte de experimentos médicos patrocinados por Estados Unidos. Al respecto, en 2010, el presidente Obama expresó telefónicamente sus disculpas al presidente guatemalteco, a quien le dijo que “es algo chocante y condenable. Es trágico y Estados Unidos, desde luego, se disculpa ante todos aquellos afectados por esto”. Científicos de la época reclamaron que negros, latinos, indios, asiáticos, mulatos, mestizos se convierten en instrumentos de laboratorios, dirigidos y financiados por instituciones médicas de países poderosos económicamente. Durante el nazismo muchos médicos y científicos estuvieron involucrados en experimentos llevados a cabo utilizando seres humanos para sus investigaciones. Además de vacunas, los nazis investigaron, por ejemplo, cuánto tiempo tardaba un cuerpo en congelarse hasta la muerte. Para ello, a las víctimas se les colocaba en una tina con agua helada, desnudos, y a la intemperie a temperaturas menores de cero grados centígrados. Morían inevitablemente. Un científico nazi inyectó a un grupo de prisioneros la bacteria que causa la tuberculosis, con el objeto de encontrar un antídoto para la enfermedad. En muchos casos se mutilaba a un preso para trasplantar sus extremidades a otro. La idea era saber si se podía trasplantar extremidades, pero se hizo de forma tan cruel que muchas personas murieron o quedaron inválidas.
Experimentaban con humanos prisioneros lo que se les ocurría, como buscar una forma de hacer bebible el agua de mar, por lo que se privó de comida y agua fresca a los gitanos y se les obligó a beber solo agua de mar. Muchos desarrollaron graves enfermedades.
Ante el rechazo de algunas personas a las vacunas, recordemos que los rumores son informaciones parciales, falsas o poco contrastadas que se difunden rápidamente en un determinado grupo o sociedad. Son muy frecuentes en las situaciones de peligro, y pueden minar el comportamiento de las personas y el funcionamiento del grupo.

René Alberto Calles
reneca4020@gmail.com


Corrupción, tema de portada

Si algo nos enseña el mapa de la corrupción en cualquier parte y época es que solo liderazgos valientes y resueltos pueden terminar con ese azote. “Una nación comienza a corromperse cuando se corrompe su sintaxis”, ha dicho Octavio Paz. Es básica una buena gobernabilidad como estrategia frontal derivada de la acción coordinada de instituciones de control que reduzcan los espacios para la putrefacción. Esa gobernabilidad dotará a las instituciones de la autoridad necesaria para reflejar no solo la apariencia de legalidad, sino la firmeza ética que nunca va a doblegarse ante funcionarios venales de la corrupción pública o privada, celando además que las instituciones no sirvan de trampolín para el lavado de activos procedentes de sectores oscuros que subvierten las leyes.
Sin ética no hay democracia y las entidades estatales no deben permitir la colusión de infiltrados en las decisiones de país. Elegir la ética como punto de honor y castigar la podredumbre debe ser la consigna de un Estado que ahora es un huérfano de honradez. Las penas deben cumplirse lo mismo para ladrones con fuero, saco y corbata que para empleados de bajo nivel, no es posible seguir con “la justicia que persigue a los pequeños”, como reclama el reportaje de Moisés Alvarado. En una sociedad altamente polarizada resulta bien fácil ver la corrupción en los otros, pero lo que veo a mi lado no lo es, postura que solo eleva los niveles de tolerancia, abriendo las puertas para que funcionarios de alta jerarquía derrochen las esperanzas de los más necesitados; arremeter sin tregua implica un órgano judicial fuerte, independiente e inamovible, lo que por hoy estamos lejos de tener. Cierto es que corrupción hay por todos lados del planeta, pero lo que nos diferencia es la impunidad que se expresa con el velo de la indolencia y el pesimismo para atrapar a los que parecen inasibles. En El Salvador la corrupción no se castiga ni con las leyes ni en las urnas, resulta una paradoja entre “popularidad” de políticos corruptos y repudio por ese flagelo, pero ahí están de nuevo los imputados reelegidos por los mismos que hacen señalamientos. La ruta del escape a la impunidad solo será posible, como queda dicho antes, con un sistema judicial despolitizado, competente y responsable, y no putrefacto como el que tenemos. De otra manera, seguiremos cargando la vergüenza de ese lugar 112, hiriendo la dignidad del salvadoreño íntegro.

Julio Roberto Magaña
jrobertomasa@hotmail.com

Buzón

Buzón

Recordar a un santo

Consecuente con el artículo “La voz de un santo”, publicado el domingo pasado por Héctor Silva Ávalos, en 7S, recuerdo de uno de sus escritos titulado “Oración de solidaridad: Felices los que dan la vida por los demás. Los que trabajan duro por la justicia anhelada. Los que construyen el Reino desde lugares remotos. Los que, anónimos y sin primeras planas, entregan su vida para que otros vivan más y mejor”. Recordemos que la conversión de Monseñor Romero fue un proceso gradual que para él significó ser abierto a conocer la realidad y su sensibilidad al sufrimiento de la gente. Sus biógrafos dicen que en 1977 fue nombrado arzobispo y tomó posesión ante la algarabía de las clases adineradas y la desilusión de los pobres. Pero los cuerpos de seguridad generalizaron la represión, al grado que tiempo después asesinaron a su mejor amigo: el padre Rutilio Grande. De ahí en adelante se fue produciendo un giro en Monseñor Romero, porque no solo asesinaron al sacerdote, sino también a catequistas, curas, obreros, campesinos. Todos recordamos cómo nuestro santo se dirigía a la población por intermedio de homilías, que predicaba todos los domingos en la misa de Catedral. Nos dejó un legado de casi 200 homilías dominicales. Esa es su forma de alabar a Dios, de denunciar el sufrimiento de quienes acudían a él para contarle su desgracia al ser perseguidos por las autoridades de la época. En cierta ocasión dijo entre aplausos: “Ahora la iglesia no se apoya en ningún dinero. Hoy la iglesia es pobre. Hoy la iglesia sabe que los poderosos la rechazan, pero que la aman quienes sienten en Dios su confianza”. Ante una iglesia perseguida por las autoridades de esos tiempos crueles vividos por el país, Monseñor Romero apuntó que “la persecución es algo necesario en la iglesia. ¿Saben por qué? Porque la verdad siempre es perseguida. Jesucristo lo dijo: ‘Si a mí me persiguieron, también os perseguirán a vosotros’”. Calificado como la voz de los sin voz, Monseñor Romero dijo en una de sus homilías que quería ser la voz de los que no tienen voz para gritar tanto atropello contra los derechos humanos. Pidió que se hiciera justicia, que no se queden atrás crímenes manchando a la patria, al tiempo que exigió que se diera justa indemnización a las familias que quedaron desamparadas. Supimos que en vida, Monseñor Romero no fue bien visto por, en general, la jerarquía eclesiástica. Fue atacado por todos los obispos salvadoreños, algo que puede hoy parecer sorprendente y desconcertante, pero en realidad ocurrió. En el Vaticano las cosas no fueron muy diferentes. Se pensó en destituirlo, dejándolo como figura decorativa. La primera visita a Juan Pablo II fue dolorosa, pues el papa no pareció apreciar la gravedad de la persecución de la iglesia. Pero al final de cuentas, esperamos con gran alegría su santificación en octubre.

René Alberto Calles
reneca4020@gmail.com


Equidad

En nuestro país, algún sector de mujeres no tiene acceso de dar a conocer su realidad familiar, social o laboral para expresar lo que les preocupa y les gusta. Además, tienen que definir los valores y las habilidades que necesitan para su crecimiento. Nuestra sociedad debe conocer qué es lo que ella necesitan y quiere. Sumar los retos y logros obtenidos con base en el pensamiento y la pasión por el rol que desempeñan ahora se les reconoce el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer, instaurado por la ONU desde 1975. Anteriormente pasaba desapercibido ese día y es de mencionar que el sector rural es el que se encuentra abandonado y las mujeres rurales son la fuerza motriz contra el hambre y la pobreza, y son la columna vertebral en sus comunidades debido a que ellas producen, procesan y preparan los alimentos por ser pilares fundamentales de sus familias y comunidades, y por esta razón mejoran la condición social y económica de su entorno, debido a que tienen buen control para gastar más en alimentos, salud, ropa y educación.
La igualdad de género es esencial para lograr seguridad alimentaria a través de la capacitación para mejorar su bienestar en los hogares y comunidades, lo que, a su vez, contribuye al crecimiento social y económico a corto, mediano y largo plazo.
En el reportaje “La marcha de las ausentes” de la periodista Valeria Guzmán, nos muestra una forma de denunciar la violencia por medio de una marcha y, a la vez, un reclamo para las autoridades: ¿por qué hay tanta mujer desaparecida? Es necesario exigir salarios justos y condiciones dignas de trabajo. No todas las mujeres pueden marchar durante el día debido a que no pueden abandonar sus puestos de trabajo. Como sociedad, estamos en deuda con este conglomerado y debemos unir esfuerzos para bien común en una sociedad justa y equitativa sin ningún sector excluido.

Rutilio López Cortez
rutilio_lopezcortez@outlook.com


Beatlemaníaco

Estimada Evelyn Galindo, me dio gran placer leer su escrito “Hermana lejana playlist” en Séptimo Sentido de LA PRENSA GRÁFICA, domingo 4 de marzo. Comparto su gusto por las canciones “Rocket Man” de Elton John, “Vagabundear” de Joan Manuel Serrat, “Like a Rolling Stone” de Bob Dylan y “Magical Mystery Tour” de The Beatles. Respecto de la última, no está incluida en el álbum “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band”, publicado en Inglaterra el 1.º de junio de 1967, sino en el álbum “Magical Mystery Tour”, publicado en Estados Unidos de América el 27 de noviembre del mismo año.
Incluyo en mi lista de canciones alusivas al sentimiento por desplazamiento geográfico o conflicto de identidad cultural: “Nowhere Man” de The Beatles, “People Are Strange” de The Doors, “I Am I Said” de Neil Diamond, “Cantares” de Joan Manuel Serrat y “Che sará?” (“¿Qué será?”) de Jimmy Fontana y Franco Migliacci.

Eduardo Carbone
educar64@hotmail.com

Buzón

Buzón

Anarquía vehicular

A nadie escapa que uno de los problemas pendientes de resolver por las autoridades correspondientes –no digo competentes– es la insoportable congestión vehicular a la que la ciudadanía se somete a diario no solo en la ciudad capital, sino en infinidad de sitios donde se vuelve imposible transitar con fluidez con las consabidas consecuencias que esto trae en el ritmo cotidiano de toda la nación.
Vemos que eso es grave en el Área Metropolitana del Gran San Salvador donde circula la mitad del parque vehicular, pero también resulta no menos tedioso caminar en puntos como Los Chorros, donde el nudo atrasa a todos los que intentan llegar a la hora a sus labores. La anarquía vehicular es espantosa en este país donde cada quien hace lo que se le antoja, aparte de los cafres intolerantes que plagan las calles y carreteras.
Sigfredo Ramírez desgrana en su columna ese descalabro que se vive todos los días bajo el epígrafe “Una calle sin salida”, y hace una abierta alusión a esa inmensa traba que se desborda en trabazón y afecta a los ciudadanos, que al final son los que siempre menos interesan a los regentes. Así como se comporta de colapsado el tráfico ni los horarios escalonados son potenciales paliativos. Es tiempo ya de restringir el ingreso de tantos vehículos dañados que entran y luego se convierten en chatarras que estorban a otros países, aparte de la contaminación perenne que representan. A todo esto hay que agregarle los trabajos que se ejecutan, las protestas por falta de agua, las manifestaciones diversas, los accidentes y hasta por derrames de excremento. Las condiciones del tráfico en que se encuentra San Salvador exceden generosamente las capacidades de un VMT que es bien poco lo que ha hecho para mitigar la situación que hoy comentamos, la congestión de vehículos sigue adelante sin que haya preocupación por ese desborde de irregularidades; es una crisis que no importa a las instituciones que deberían interesarse por un fenómeno adverso cuyos tentáculos de incidencia van a toda la población productiva del país. A parte del estrés que se produce por el embarazo en mención, la gente llega tarde al trabajo a disculparse con las jefaturas o a sujetarse a los descuentos salariales. Así estamos con este caos cada vez más insoportable con un aumento desmedido de vehículos que inundan las calles sin que se hable de posibilidades de resolver.

Julio Roberto Magaña
jrobertomasa@hotmail.com


Más emprendedores y menos cárceles

Leyendo al escritor Manlio Argueta en su opinión “Los jóvenes tienen la palabra”, en donde se menciona la participación activa de jóvenes, veo que se deben hacer cosas con mentalidad acorde a los tiempos que vivimos. La creatividad, la información y el conocimiento son pilares fundamentales para el desarrollo de jóvenes que se destacan en el emprendimiento y se han fortalecido en liderazgo y socialización. Algunos jóvenes fracasan en su primer intento debido a la poca experiencia, y la sociedad exige personas con actitud emprendedora que de la mano actúen con iniciativa, creatividad y capacidad para trabajar en equipo. El desarrollo de estas habilidades es básico para conseguir la realización personal satisfactoria, ejercer una ciudadanía activa y disponer de buena empleabilidad. Por eso es muy importante la empleabilidad que debemos conocer en nuestro trabajo: despertar vocaciones emprendedoras, promover la creatividad y capacidad de iniciativa y, por último, conceder el crecimiento personal y laboral de acuerdo con el rubro. Todo joven debe tener bases de referencia y tener un mentor que lo dirija y que sea empático con lo que se propone. En nuestro país, las empresas transnacionales no ven con buenos ojos que existan emprendedores debido a que es un nicho que explota a los jóvenes, algunos profesionales, con bajos salarios y cargos dentro de la jerarquía laboral. Nuestro país está lleno de gente extranjera y el Gobierno debería crear un sistema que apoye en la creación de nuevos empleos. Tampoco hay que olvidar que la misma historia se repite en los niveles bajos. Es necesario dotar a los docentes de las herramientas necesarias (pedagógicas y didácticas) para fomentar el emprendimiento y también es de no olvidar a las personas desempleadas; hay que brindarles asesoría técnica y asistencia financiera. La historia nos lo dice, es mucho más rentable para nuestra sociedad invertir en la educación de jóvenes apoyándolos con iniciativas empresariales, que invertir en cárceles.

Rutilio López Cortez
rutilio_lopezcortez@outlook.com


La magia del cine

El domingo pasado, en 7S, la comunicadora Évelyn Galindo nos trajo ejemplos de humanismo, solidaridad, empatía con una serie de canciones que a lo mejor pasen desapercibidas en sus mensajes, si bien entendemos el nivel cultural de la población de nuestro país, dada a escuchar música sin mensaje y recibida ya enlatada de otros países. Nos dijo Évelyn: “Estas canciones son faros que nos guían, que nos consuelan y que nos transforman”. Quiero, en esta oportunidad, siguiendo el brillante mensaje de las canciones presentadas, hablar ahora del mensaje positivo de algunas películas, que durante la historia han estremecido nuestros sentidos y nuestra alma, y han logrado que cambiemos algunas actitudes. Cada vez que vemos una película de manera inconsciente hemos quedado marcados por escenas que nos han ayudado a cambiar nuestra perspectiva vital, o una parte que nos enseñó a comprender mejor la vida, o aquella comedia que nos alivió en una época de crisis. Les presento algunas de ellas. Iniciaré con “En busca de la felicidad”, de Will Smith, cuyo mensaje principal es que “nunca nos rindamos, que busquemos nuestra felicidad y bienestar sin importar los obstáculos que se nos atraviesen y que siempre debemos mantener nuestro espíritu en alto”. Luego, quien no habrá derramado lágrimas de pesar en “La vida es bella”, que después de verla reflexionamos con que “aunque nos suceda lo peor en la vida, nunca debemos perder el amor, el humor y las energías para triunfar”. Me impresionó el film “Hotel Ruanda”, sobre una absurda guerra entre hermanos. Una escena cruel se da cuando los europeos llegan a evacuar a sus familias, y dejan a los ruandeses a su suerte. Cuando compartí con los estudiantes, utilicé muchas veces el cine como recurso didáctico. Recuerdo que vimos “Invictus”, basada en hechos reales, que nos traslada al momento en que Nelson Mandela es puesto en libertad y logra la presidencia de Sudáfrica. Recordamos también “Criadas y señoras” (“The Help”), sobre mujeres negras que en EUA pasaron la mayor parte de su vida sirviendo a familias blancas, mientras sufrían maltratos y diferentes formas de discriminación racial. Al ver el tráiler de una película de Denzel Washington me pareció muy violenta, pero luego me enteré que las acciones obedecían a que el film “Día de entrenamiento” tiene como finalidad señalar la crueldad y relación con narcotraficantes de la Policía de Los Ángeles. Como profesor, disfruté mucho con la película educativa “La sociedad de los poetas muertos”, que se aleja de métodos ortodoxos en la enseñanza. Cuestiona las fórmulas tradicionales de enseñanza en las que se ensalza la figura del maestro, y aboga por acercarse a los estudiantes, enseñándoles a ejercitar el pensamiento crítico.

René Alberto Calles
reneca4020@gmail.com

Buzón

Buzón

La edad que no cuenta

El Salvador es un país con mucha gente excluida, pero existe además una marea de personas mayores invisible, sin atención alguna más allá de la que pueden conseguir con algunas instituciones benéficas o iglesias. Muchos viven en la calle, duermen bajo portales, buscan el sustento en la basura; en muchos casos ni la familia los quiere porque los considera “estorbo”.
Al segmento etario del adulto mayor siempre le espera el inexorable abandono, a pesar de que le corresponde al Estado atenderlo. La ley menciona garantizarle y asegurarle una atención integral, pero sucede todo lo contrario, se le niega la calidad de vida a la que tiene derecho como personas, como adultos mayores y en infinidad de casos por haberle hecho aportaciones importantes a la sociedad en general.
Su salud física como mental, su posibilidad de terminar sus días de forma digna, entre otras, son cosas que pasan desapercibidas en un país donde las generaciones pasadas son olvidadas en el tiempo por las instancias competentes, a las que les despreocupa esta gente que es la que peor la pasa. Es la edad que no cuenta. “Los adultos mayores de un Estado negligente” es el reportaje de Valeria Guzmán, que desnuda la realidad de esta injusticia que es mejor callarla para los gobernantes donde el pastel de oportunidades es ajeno para cientos de miles en condición de senectud. Un fenómeno demográfico como el que comentamos, en versión presente y futura, impone nuevos desafíos en el diseño de políticas sobre atención social, salud y pensiones. Las pensiones de quienes han cotizado se mantienen estáticas, sin revisión como mandata la ley según el costo de vida. La pensión básica que se le da a parte de la población en cuestión no es universal, unos pocos la gozan; es decir, el país no ha podido avanzar hacia un Estado garante del cumplimiento de los derechos de este segmento de la sociedad. Sugerir un estudio integral y completo del fenómeno del envejecimiento que sirva de base para la construcción de programas y acciones concretas a favor de los ancianos es por gusto, y de esa manera se mantendrá la discriminación y nunca llegará a ser prioridad. Envejecer en El Salvador resulta una etapa de sufrimiento y abandono mientras las leyes no sean capaces de erradicar la exclusión, en todo sentido, en contra de los que ya dieron su vida útil.

Julio Roberto Magaña
jrobertomasa@hotmail.com


Vejez en abandono

Los adultos mayores en nuestro país demandan cuidos especiales debido a la edad. La mayoría de este nicho adolece de un seguro de salud y algunos viven de la caridad pública. Desde 2002 la Ley de Atención Integral para la Persona Adulta Mayor reconoce que cuando alguien esté en desamparo o abandono le corresponde al Estado la debida atención. Con la última aprobación de las pensiones se agravará más la situación debido a los bajos montos aprobados. Una de las principales causas para de discriminación del adulto mayor es por no disminuir la producción, y es aquí donde como empleado es marginado o despedido por considerar su edad como factor de incapacidad. No hay que olvidar que es la misma sociedad la que abandona debido a que los adultos mayores están expuestos a enfermedades y se comienza a gastar en salud, y al mismo tiempo se les causa tensión por la soledad que afrontan, y este es el inicio del calvario para que una persona se sienta abandonada e ignorada. Algunos son llevados a la fuerza a un asilo. Nuestro país adolece de una preparación para atender el envejecimiento poblacional y no cuenta con la capacidad para responder a la demanda de salud, seguridad social y otros servicios, como que reciban mejores pensiones para que vivan un nivel digno de envejecimiento. Las condiciones de salud y enfermedades de la población mayor de 60 años son motivo de intranquilidad e incertidumbre constante en la familia. Es común la presencia de enfermedad o discapacidad acompañada de soledad, abandono e inestabilidad económica por el alto costo de la medicina que lo coloca ante su familia en situaciones críticas. La periodista Valeria Guzmán con su reportaje “Los adultos mayores de un Estado negligente” nos muestra todas las dificultades que sufren los de la tercera edad que no cuentan con una protección garantizada por parte del Estado.

Rutilio López Cortez
rutilio_lopezcortez@outlook.com


Masacres en Estados Unidos

Los lectores de 7S estamos de fiesta ante la llegada de la edición n.º 500 de una revista que domingo a domingo nos trae diversos artículos de la política, cultura, economía, etcétera, del país. Su empatía con los lectores nos anima a escribir sobre los diferentes tópicos y agregar algunas ideas sobre los temas magistralmente seleccionados para su publicación. Felicidades al equipo.
Pero siempre dispuesto a reflexionar sobre temas humanos en los que se pierden valiosas vidas. Quisiera referirme al reportaje sobre los más de 1,800 muertos por la violencia armada en EUA solo en este año. Al respecto, después de una masacre la población se pronuncia por un control de armas efectivo para que no se vendan de manera generalizada, sin controles.
El problema está en que la mayoría de norteamericanos acepta y defiende la segunda enmienda, y la tenencia de armas forma parte de la cultura estadounidense, ya que la gente las posee, va a las ferias de armas, las compra para sus hijos y participa en competencias de tiro. Considera la tenencia de armas como un rasgo intrínsecamente americano. Un legado del siglo XVIII, cuando una pistola significaba el derecho individual a enfrentarse contra los gobiernos despóticos de la época.
Cálculos conservadores aseguran que existen de hecho 270 millones de armas en manos de particulares en Estados Unidos, prácticamente más de una por persona.
En cierta ocasión, el expresidente Obama hastiado de la racha de tiroteos, especialmente en las escuelas del país, apuntó que “El lobby (grupos de presión) de las armas puede tener de rehén al Congreso, pero no puede mantener de rehén a Estados Unidos. No tenemos que aceptar que esta carnicería sea el precio de la libertad”. Como siempre, después de las masacres, las protestas están dirigidas hacia Asociación Nacional del Rifle.
En esta ocasión las críticas a la asociación han sido muy ásperas. Los acusan de haber educado a 30 millones de niños sobre los riesgos de las armas, pero hablan poco de las 1,300 personas que mueren al año debido a ellas. Agregan que les gusta decir que “una pistola en manos de un buen tipo salva vidas”, pero no hacen nada para evitar que se revise si el que va a comprar un arma tiene antecedentes penales o es un enfermo mental. Su lucha es contra cualquier ley que quiera limitar el derecho a llevar armas.
Ha sido tal la presión que hasta líderes políticos salieron salpicados, como el senador Marco Rubio, a quien CNN le preguntó si iba a renunciar al dinero que le da la Asociación Nacional del Rifle. Dadas las circunstancias, los críticos se preguntan dónde será la nueva masacre.