Buzón

Buzón

Una masacre

Es muy preocupante lo que están pasando en Nicaragua con la represión del pueblo. Y es todavía más lamentable que desde aquí, nuestro gobierno no esté reaccionando como debería hacerlo, ya que ante más de 300 muertos que van ya, un gobierno humanista ya hubiera dicho algo.

Esto me deja la sensación de que estamos ante un gobierno al que le importa solamente la postura política, y no la gente. Dirán que porque es su compadre de izquierdas Daniel Ortega y que por eso no se le puede hacer aunque sea un llamado de atención para que guarde a la gente armada y evite enfrentamientos con el disconforme pueblo. Pero ni a eso llegamos. Como tampoco se hizo cuando en Honduras todos levantaron sus clamores por el fraude.

Ninguna nación se metió a pelear o a, por lo menos, respaldar al pueblo, que también estuvo en las calles dispuesto a todo por el todo. Así que, primero, no esperemos que nadie venga después a rescatarnos cuando seamos nosotros los que estemos bajo ataques antidemocráticos similares. Nadie va a venir ni nos va a presentar respetos ni condolencias. No lo merecemos porque no somos humanistas ni somos solidarios. Por eso me extraña a mí que haya habido en esta época tanta guerra en nombre de instalar las democracias; tanta institución metida en tanto país en donde, claro, ha habido petróleo. Y vaya, aquí no hay, ni en Honduras, ni en Nicaragua. Pero más por eso deberíamos ser solidarios entre nosotros y protegernos. Porque de afuera no va a haber ningún país poderoso que venga a salvarnos. Deberíamos dejar las políticas duras para ver más a nuestros niños masacrados.

Cristian Salazar,
cristiansala7812@gmail.com

Buzón

 

Un vals vestido de rosa

Los estereotipos han estado presentes en toda sociedad y a todo nivel, el arte no escapa a esto. A raíz del surgimiento de nuevas formas de vincularnos se ha dado libertad a manifestaciones que se consideraron tabús. La sexualidad y el género no escapan a esto. Junio es el mes dedicado a la comunidad LGBTI para visibilizarla y hacer un llamado a que se respeten sus derechos. También en nuestro país se hacen diversas actividades con este fin y no solo la ya tradicional marcha del orgullo gay. La semana pasada se presentó en el teatro Luis Poma, en una breve temporada, “El vals de la rosa” con el colectivo Circus Contemporaneum, una producción teatro-danza que aborda la temática de género y el llamado grupo LGTBI que recientemente ha causado polémica por el uso de sus símbolos en lugares públicos y en entidades gubernamentales que apoyan la diversidad sexual.

La sala estaba un tanto más vacía de lo que nos tiene acostumbrados, posiblemente, debido a la temática abordada y el género dramático. El espectáculo rememora la adolescencia de seis personajes en esta etapa crítica de la vida que busca identidad y que los lleva a explorar y encontrar su sexualidad y romper esos estereotipos subyacentes. Vimos un grupo lleno de energía, sinergia y vitalidad con buena coordinación en las coreografías. Un texto un tanto lineal que nos quedó a deber matices e intencionalidades interpretativas que podrían aprovecharse con esa expresividad mostrada en las coreografías.

Nos llama a la reflexión la marginalidad que enfrentan estos grupos minoritarios, excluidos por no seguir el orden establecido. Vemos en la representación un exceso de expresiones violentas y manifestaciones explícitas que bien pueden ser artísticamente mejor representadas, pues el arte recurre a simbolismos y sutilezas. “El vals de la rosa” ha visibilizado una realidad que está presente y no podemos ocultar. El arte es una vitrina ideal para hacer ver a una sociedad que debe ser incluyente, que debe ser el lugar donde todos quepamos, a pesar de todos esos estereotipos socialmente construidos.

Roberto Carbajal
rvladimir318@gmail.com

Buzón

Agua par todos

La opinión de Sigfredo Ramírez y el seguir escuchando de hermanos salvadoreños que sufren por falta de agua me ha hecho reflexionar sobre la importancia de implementar en nuestro país el programa “Agua para siempre”, que se basa en la regeneración ecológica de microcuencas para la obtención de agua de calidad y suficiente para cubrir las necesidades de las familias en zonas rurales y urbanas en todo el año. La obtención del agua se hace construyendo muros de piedra en los cauces de las quebradas de las microcuencas, se acompaña de muros gavionados y muros de mampostería que funcionan por pequeñas represas filtrantes que abastecen los manatiales y pozos. Proyectos en México y Honduras demuestran lo eficaz que es la recarga de acuíferos mediante el método de regeneración de cuencas, con el que comunidades enteras han resuelto el problema de la escasez de agua en términos de calidad y cantidad. Me gustaría contribuir con las comunidades que padecen de este problema, asesorándolas sobre qué deben hacer para obtener agua.

Wálter Santos Chinchilla
wschinchilla@gmail.com


Es la corrupción

Concuerdo con el planteamiento realizado por Sigfredo Ramírez en relación con la cantidad de agua que debería llegar a todos los hogares salvadoreños, pero tiene que haber un sentido crítico y objetivo de la realidad; de lo contrario, el tema se queda en la mediocridad. Obviamente el problema no es actual. ANDA ha mostrado su falencia desde hace más de tres décadas. No obstante, el problema no le corresponde en un 100 %.

Hay variables no controlables, como que los préstamos, las políticas y leyes son promovidos por la Asamblea Legislativa. Otro de los aspectos es el crecimiento de la población, que tampoco es problema de ANDA. Es necesario tocar el tema medular que se antepone a todo derecho constitucional y es la corrupción. El tema hay que verlo desde diferentes ángulos. La opinión debe ser sangrante, crítica, objetiva y, sobre todo, imparcial. Hay que hacer un cambio y eso lo sabemos todos, pero no permitamos que sigan embaucando haciéndonos creer que el problema es de una clase política.

Héctor Alfaro
auditoria.ultima@gmail.com

Buzón

Buzón

Educación vial y ambiental

Felicito a Jacinta Escudos por sus excelentes columnas escritas durante 10 años en esta revista; toda una hazaña. Pero quiero sugerir que escriba sobre la Casa del Escritor. Recientemente realicé una visita y me pareció que no le están explotando su potencial. Ahí debería haber una exposición permanente de todos los escritores salvadoreños.
Manlio Argueta toca un problema cotidiano sobre las venturas y desventuras de cruzar las calles no solo de San Salvador, sino de todo El Salvador; reina la anarquía, tanto de conductores como de peatones. Las pasarelas no se utilizan por estar mal diseñadas y mal construidas. Es una suma de todo. Sobre los bosques, valga el paralelo con el estado de los sitios arqueológicos. Aparecerá luego que tenemos 100 años de retraso. No tenemos educación ambiental, y créame, se hacen esfuerzos. Nos hace falta educación en todo. Por eso no salimos adelante.

Manny Nagula
mjlaguna59@hotmail.com


A la autora de Gabinete Caligari

En mi cotidiana existencia lo primero que leo es LA PRENSA GRÁFICA, gracias a lo infalible del matutino en mi hogar mediante la suscripción que data desde hace muchos años hasta hoy y cuantos más Dios permita. En dicho sentido, invariable y consecuente, todos los domingos mi descanso semanal inicia despertando en la búsqueda de Séptimo Sentido con la avidez de nutrirme con sus columnas (Gabinete Caligari, Escribiviendo, Desde allá Chile, o Desde acá, etc,) sea de donde tantos escritores me proveen de lectura grata, amena e instructiva. (Héctor S. Ávalos, Glenda Girón, etc.). La profesión del escritor es como todo artista que nace y no se hace, que vive y respira el numen creativo que genera múltiples expresiones y sensaciones de surcar los insondables ámbitos a quien lee. Soñar y transformarse en aventurero de tantas maravillas oníricas. En mi modesta y sincera gratitud a usted, a Manlio y a todos los columnistas que han despertado la emoción de contarme como “su lector”.

José Carlos Vásquez
joscarvasq@gmail.com

Buzón

Gaspar Romero, hermano del Beato Óscar Arnulfo Romero. Fotografía de José Cardona.

Recuerdos de Monseñor

Estimado Manlio, leí en Séptimo Sentido su alusión a mi hermano el ahora beato Monseñor Romero. Mucho le agradezco los buenos recuerdos que usted guarda de él. Efectivamente lo fui a buscar a su oficina, pero usted había salido. Soy de Ciudad Barrios, San Miguel. Su artículo me ha traído nostálgicos recuerdos de esos dos famosos cines de 5 y 10 centavos de colón. Íbamos a pie de Barrios a San Miguel solo por ir al cine. Fui a visitarle con la intención de contarle algunas anécdotas de nuestro beato que muchas personas las desconocen. Cuando pequeño, por ejemplo, le gustaba estar en la iglesia, ayudándole al párroco. Hay mucho que contar. Muchas personas planean ir al Vaticano el 14 de octubre a la ceremonia de la canonización. Gracias por leerme.

Gaspar Romero
romerogaspar@hotmail.com


La voz de Honduras

Leo esta revista desde que se llamaba Enfoques. Desde entonces no participaba. Lo hago hora con mucha satisfacción. Leí hace unas semanas un artículo bien documentado titulado “La voz nicaragüense en El Salvador”, en el que se comentan hechos sobre los acontecimientos recientes en los que ha habido protestas, represión, muertes en ese hermano país. De hecho, la información sobre esos acontecimientos ha sido vasta y profusa en nuestros medios de comunicación, redes sociales, periódicos digitales, etcétera. A diario nos informamos del seguimiento de esos hechos, lamentables, por cierto. Me hubiera gustado mucho que la misma profusión de noticias se hubiera dado para informarnos sobre el escandaloso fraude electoral en Honduras, donde el candidato opositor iba ganando por cinco puntos porcentuales, pero luego de cortes sucesivos del sistema computacional y del conteo electoral, apareció ganando el presidente de facto Juan Orlando Hernández, a la cabeza con 40,000 votos.
Tras el oprobioso fraude, apareció tras las cámaras anunciando su triunfo y destacando lo “impecable” del proceso. Veo el contraste de informar todos los días sobre el fraude electoral en Venezuela, pero ha quedado en el olvido aquel fraude realizado en peores circunstancias, según políticos independientes.

Miguel Martínez
miguelmar47@yahoo.com

Buzón

Historias desafortunadas

Una avalancha de riesgos y peligros enfrentan los inmigrantes en el trayecto que enrumba la búsqueda de la ruta hacia el Norte. Tal hazaña lleva la vida de los osados en un hilo y lo peor que los acecha en el recorrido son la bandas criminales que los secuestran y obligan a transportar droga, quedando a merced de estos, quedando en un segundo plano la travesía de ríos y zonas desérticas. Una historia desafortunada como la de los esposos Linares que debe servir de reflexión a cualquiera antes de alzar los pocos trapos al hombro y que de antemano sabemos que ningún indocumentado tiene garantías de ser admitido por las autoridades de Inmigración de aquel país destino, tampoco las denuncias de los atropellos en las víctimas son tan habituales, vale destacar esa valentía al haberlo hecho esta vez, de acuerdo con el reportaje de Glenda Girón “Un percance rumbo al Norte”.
Lo más indignante es que a pesar de que el drama es crónico, no cambian en nada las relaciones entre los países “amigos” implicados en el asunto; mientras tanto, las oportunidades desactivadas forman un panorama desalentador. Al final, cualquier deportación puede terminar en tragedia.

Julio Roberto Magaña
jrobertomasa@hotmail.com


Felicitaciones

Quiero felicitarlos por estos casi 10 años de ardua labor periodística. No es fácil sobrellevar esta responsabilidad. Siempre leo toda la revista; en esta oportunidad me ha encantado la cátedra sobre la labor de escribir no solo poesía, sino los dotes que se requieren para escribir una novela. Excelente legado de Manlio Argueta.
No comparto el criterio periodístico de Héctor Silva sobre las actuaciones policiales. Considero que lo hace más por ganar notoriedad personal. He leído muchos de sus artículos y pienso que tiene doble moral. Me hace recordar mis clases de filosofía en las que se nos explicaba que el hilo que separa el bien y el mal es imperceptible.

Manny Nagula
mjlaguna59@hotmail.com

Buzón

Ópera de El Salvador

Son un orgullo, pioneros de la ópera

Confieso que no tenía ni idea del trabajo que realiza la Ópera de El Salvador. Y creo que no solo es trabajo, es un gran trabajo, porque se han quedado a hacerlo en un país que nunca les va a agradecer como es debido.
La música es uno de esos elementos de la humanidad que puede atravesar cualquier barrera. Y eso me queda demostrado en este artículo, en el que Valeria Guzmán va contando cómo es que funciona este raro club de gente con ganas de enseñar. En este club sé que no es un club pero le llamo así porque me parece que entre los miembros hay una sinergia que los une más allá de cualquier cosa. Decía que en este club hay de todo.

No solo hay diferencias económicas, creo yo, sino que hay diferencias de visiones de mundo. Y eso debe hacer muy rico el aprendizaje, porque las lecciones no son solo lo que dice el profesor, son también las relaciones de tú a tú que se establecen entre los estudiantes. Y esto, me imagino, debe ser lo más importante. Abrir el mundo a un niño de una colonia marginal es tan necesario como abrirlo a un niño de una colonia con portón y vigilantes privados. Ambos aprenden que no están solos y que necesitan uno del otros para generar los cambios que nos urgen para convertir a El Salvador en un país más igualitario, con acceso a oportunidades.

Ojalá a los políticos también les dieran este tipo de lecciones, que con la música les amansen sus intolerancias y sus propias limitaciones intelectuales, las mismas que tanto daño han hecho ya a la ciudadanía.

Con artículos como estos, yo declaro restaurada mi fe en la humanidad. Sigan adelante, estudiantes; sigan adelante, profesores. Muchos nos sentimos orgullosos de lo que hacen.

Cristian Salazar
cristiansala7812@gmail.com

Buzón

Buzón

¿Qué pasa en Nicaragua?

Da tristeza lo que sucede en Nicaragua, acontecimientos de los cuales se ocupa la pasada edición de Séptimo Sentido. Pero no puedo evitar hacer algunas reflexiones en cuanto a lo que está sucediendo en Nicaragua. Es probable que haya descontento por estas reformas, sobre todo por lo que se refiere al aporte del 5 % que se ha impuesto a los jubilados, y que imagino que por ello fue que el Gobierno se echó atrás; pero no le veo sentido a lo que dice la señorita Diana Domínguez. Eso de que “el Gobierno dio la orden de tirar a matar, no a herir”… me cuesta creerlo, los muertos no serían solamente 63. Tengo entendido que el gobierno de Ortega ha pedido la lista de los fallecidos y hasta hoy no se la han dado. Por otro lado, la señorita Domínguez afirma que el gobierno Sandinista ha mandado a quemar 4,500 hectáreas de sus mejores bosques; ¡cómo le vamos a creer esto!, ¿con qué objetivo, señorita Domínguez? Que no nos vean la cara. Lo que está pasando en Nicaragua me suena igual a lo de Brasil (contra Lula), Venezuela (contra Maduro), Argentina (contra Cristina Kirchner) y todo lo que pasó en los años sesenta, setenta, ochenta contra Cuba; sin mencionar a los países del Medio Oriente. Todos sabemos quiénes son los campeones en desestabilizar países.

Demar Ruiz
informapax@yahoo.com


Una muerte digna

Leí el domingo pasado un artículo de la escritora Jacinta Escudos en el que se refiere a un tema del que poco hablamos; tal como lo escribe que “la muerte es un tema tabú al que preferimos no acercarnos, lo que hace que como sociedad asumamos conductas defensivas ante ella”. Sin embargo, lo que más me llamó la atención fue el tema de la muerte con dignidad. Se entiende por “derecho a una muerte digna” el derecho a vivir (humanamente) la propia muerte. Esta afirmación lleva implícita la idea de que ante la inevitabilidad de la muerte cabría un cierto ejercicio de nuestra libertad. La medicina se ha concebido tradicionalmente como una “relación de ayuda” al que sufre.

René Alberto Calles
reneca4020@gmail.com

Buzón

Buzón

No crecemos

El domingo sacaron un buen artículo sobre la realidad de la comunidad rural. Debido a mi profesión y a que tengo raíces familiares que aún viven en la zona rural considero que no solo debe conocerse el problema, sino que también sus causas históricas. Cuando se ha querido potenciar la organización de productores, los aprovechados de siempre enarbolan la bandera del mercado y bombardean las asociaciones de productores. Si los productores estuvieran organizados, tuvieran acceso a información de mercado y a mejores condiciones de financiamiento. En los países desarrollados todos los productores están organizados, por lo tanto, tienen capacidad de exigir. Han llegado a tecnificar el sector agropecuario y dar valor agregado a la producción. En el caso del maíz y frijol, parece raro pero es una realidad, aún se trabaja con técnicas ancestrales. Lo único que ha cambiado es que nuestros ancestros utilizaban una vara con una punta de barro endurecida, y actualmente esa punta es de metal. No podemos crecer.

Manny Nagula,
mjlaguna59@hotmail.com


Crisis agroalimentaria

La juventud se niega a seguir con la tradición de trabajar la tierra debido a la “territorialización” de los grupos ilícitos, así lo sugiere el reportaje de Moisés Alvarado, “El campo se queda sin jóvenes”. La agricultura familiar contribuye en más del 70 % a la producción de alimentos, a pesar de que esa población campesina es la que más de cerca enfrenta la inseguridad que se vive. Es paradójico que los cultivadores de nuestros alimentos sean los más vulnerables. Vemos cómo últimamente la producción de granos básicos ha bajado y no se tienen alternativas innovadoras como propuestas para los agricultores. El sistema actual de mercadeo de granos básicos no favorece al productor, ya que por necesidad vende en el momento de la cosecha cuando el precio está en su menor punto, y este solo se queda con el sudor sin ganancia para otros menesteres.

Julio Roberto Magaña,
jrobertomasa@hotmail.com

Buzón

Buzón

Hacia Laura Restrepo

En primer lugar, gracias por las publicaciones en Séptimo Sentido. Del domingo pasado me gustó particularmente el de la señora Laura Restrepo. Es imposible que escritos como el mencionado no sensibilicen a todo el que los lea. Nos hace preguntarnos ¿qué hace nuestra sociedad? ¿Qué hago yo para que estas atrocidades no sucedan? ¿Cómo puedo aportar? Toda mi admiración hacia Laura. Sigan en este sentido.

Ricardo Barba,
ricardobarbavillacorta@gmail.com


Albergues eternos

Se le denomina albergue temporal al lugar para alojamiento de personas afectadas por un desastre. Por los terremotos del 13 de enero y 13 de febrero de 2001 hubo muchos damnificados en todo el país y por eso se concentraron en grupos asignados y buscaron la manera de solventar la escasez en condiciones sanitarias no adecuadas y, por ende, representaban un riesgo de transmisión de enfermedades. Por tal razón se les dio atención médica para prevenir y controlar enfermedades en todos los albergues diseminados en el país. Hasta esta fecha, continúan algunos afectados en las mismas condiciones de hacinamiento y ausencia de servicios básicos.

A los afectados en Santiago de María les fueron asignadas viviendas, mientras otros se mantienen hacinados sin servicios básicos. Es paradójico que haya usuarios que prefirieron vender las casas y regresar al lugar donde resultaron dañados. Varios países aportaron su ayuda y algunas de esas ayudas fueron a parar a cuentas particulares. A estas alturas, no debería haber personas viviendo en albergues, pero pesó más la ambición monetaria de algunos. Mientras no se erradique la corrupción, siempre tendremos a muchas personas viviendo en paupérrimas condiciones.

Rutilio López Cortez,
rutilio_lopezcortez@outlook.com