Buzón

Enseñanza. El objetivo del programa que tiene el MINED es comenzar en parvularia a decirle a los niños cómo funciona su cuerpo y cómo son las relaciones adecuadas con otras personas.

La educación sexual es necesaria en escuelas

Estos ya no son los tiempos de antes, cuando un hijo se criaba como podía. Porque antes, si alguien no tenía comida, había una vecina que daba. No es mentira eso de que entre toda la cuadra se criaban a los hijos unas con otras. Yo así me crie. Había incluso mujeres que deban de amamantar a hijos de otras por el simple hecho de ayudar, eran conocidas como nodrizas.

Eso se ha perdido. Las jóvenes de ahora van por la vida solas. Y si salen embarazadas, no hay quien por ellas. Yo no soy un progresista que avala el libertinaje. Peor sí soy entendido y comprendo que no se les puede imponer a ellas, a las muchachas de hoy, que actúen con la misma cabeza con al que uno, ya hoy viejo, actuó cuando era joven. Las muchachas ahora ya no cuentan con lo que nosotros tuvimos. A ellas se les debe hablar más con la verdad de los temas sexuales porque ahora están más expuestas a delitos como las violaciones o a que se las lleven y las trafiquen para ser esclavas sexuales. Yo creo que esto es lo que se puede evitar si las escuelas se ponen a hacer el trabajo que les corresponde como lugares de conocimientos imparciales y científicos. A eso uno no se puede oponer, porque es como querer detener el mar. Son cosas que, de todos modos, como dice el reportaje, van a llegar a los niños y es mejor que sea con un profesor.

Hay que darnos cuenta de que antes era todo más sano. Ahora los niños y muchachos necesitan poder defenderse de tanta depravación que nace de gente que no fue educada de la manera correcta.

Cristian Salazar
cristiansala7812@gmail.com

Buzón

Rubén Martínez, escultor y arquitecto salvadoreño

Escultores salvadoreños

El último ejemplar del mes de julio nos regaló la biografía de Rubén Martínez, escultor y arquitecto de inmensa genialidad. Nos ha asombrado con las maravillas de su creatividad artística y cultural.

Sus monumentales obras: La aguadora, “Othar” la Cabalgadura de Atila, la famosa Chulona de la Constitución, El Cristo de la paz, La iglesia del Rosario, y la capilla de la Virgen de Fátima, en Costa Rica, y muchas obras más. A sus 89 años, nos ilustra la vitalidad artística; no obstante sus problemas de salud, nos explica que el arte no conoce de política, ahí están los bustos del Mayor Roberto d’Abuisson y del expresidente Mauricio Funes como ejemplo.

En este agosto, el autor de Escribiviendo, Manlio Argueta, nos regala un texto sobre que el ilustre Valentín Estrada quien, para crear la estatua mítico Atlacatl, posó con su figura imponente ante un espejo que permitiera la ejecución de su imperecedera obra. Esta que contemplamos hoy en Antiguo Cuscatlán.

José Carlos Vásquez
joscarvasq@gmail.com

Buzón

Opinión

Excelentes columnas

Siempre estoy pendiente de la revista, pero no he podido escribir por cuestiones laborales. Hace unos domingos, Mariana Belloso llevó el tema de la educación sexual de nuevo a reflexión. Muchos de los puntos que ella toma, como por ejemplo: “Claro, quienes piensan así lo hacen desde su propia experiencia y según su entorno”, son muy atinados. Soy maestra y este año me ha correspondido impartir Orientación para la Vida, en segundo año de bachillerato. He comprobado lo que plantea Mariana en un diálogo que entablamos con los chicos. Me relataban que desde tercer ciclo recibieron un poco de educación sexual, pero que antes, los maestros no hablaban de esos temas.

Y solo una me dijo que la maestra le explicó la higiene de los órganos reproductores. Si tomamos en cuenta que la mayoría de salvadoreños tiene una media escolar de séptimo grado, podemos hacernos una idea de la cantidad de desinformación que existe. Yo cuestiono el papel que como educadores tenemos también cuando se evade hablar del tema, el cual está en los programas; toca ya que los padres no saben cómo abordar estos temas, porque no tienen la suficiente preparación. Por otra parte Moisés Alvarado y su entrevista al escultor Rubén Martínez fue muy buena. Me permitió conocer la realidad que vive hoy este artista, y la amplitud de su obra la cual desconocía.

Siempre he pensado que este país no valora a sus artistas: bailarines, cantantes, escritores, pintores, escultores; a veces, hasta que mueren se reconoce su legado y otras ni con su muerte, sobre todo si la ideología gobernante no comulga con el pensamiento del artista. Gracias a Séptimo Sentido por traernos a reflexión, mediante sus reportajes, los problemas y realidades que no se publican todos los días en los medios de comunicación. Bendiciones a todo su equipo, que no desmayen en la búsqueda de historias. La columna de Mariana Belloso la llevaré a reflexión en Orientación para la Vida. Gracias por ese aporte que no se encuentra en ningún libro.

Ruth Karina Sánchez
tearu@hotmail.com

Buzón

Hacienda Nápoles

Dualidad

Quiero felicitarlos por esa publicación o por ese reportaje de Pablo Escobar, pues la verdad es que es interesante lo que hacen estas personas que se dedican al crimen y al terrorismo. Es también bueno que hagan esto.

Pablo Timoteo Palacios
timoteopalacios10@gmail.com


Poco reconocimiento para los artistas salvadoreños

Es una lástima cómo acaban las grandes figuras que ha tenido nuestro país en cuestiones culturales. No es solo este personaje, arquitecto y gran escultor, como es Rubén Martínez; hay otros, como un periodista del que supe por medio de una revista digital que también dedicó la vida al trabajo intelectual y que ha terminado de “vendelotodo”.

Nuestro país comete este tipo de injusticias con artistas y deportistas que entregaron mucho para poner el nombre de El Salvador en alto y que ahora no reciben nada a cambio. Esto hace que las nuevas generaciones sigan viendo con desprecio estas ramas de desarrollo personal. Y esto es un gran daño, porque se desaprovechan grandes talentos porque se ahogan, no los dejan florecer.

Se debería promover alguna forma de beca o de estipendio que sea alcanzado con méritos profesionales para poder hacer que estas carreras sean atractivas y también para estimular a las personas que ya han dejado su vida en estas actividades. Aquí hay gente con inteligencia y talento. Lo que pasa es que no hay estímulos que hagan que la gente se esfuerce y se mantenga. Qué bien por don Rubén, que con su trabajo hizo su casa y logró pagar sus cositas, eso habla de lo bueno que era. Pero sigue siendo muy poco el reconocimiento que la patria le ha dado a cambio.

Cristian Salazar
cristiansala7812@gmail.com

Buzón

Lejanía. Alumnos de un centro escolar de Candelaria de la Frontera, Santa Ana, cuentan con una biblioteca creada por una ONG. En los municipios fronterizos la ausencia del Estado es mayor.

La necesidad de contar con más bibliotecas en el sistema educativo de El Salvador

Es muy preocupante la situación de las escuelas que no tienen bibliotecas. De esta manera se nota lo poco que al Ministerio de Educación le ha importado la instrucción que se da a los niños. Esta es otra de las razones por las cuales no tenemos formado a este pueblo para que sepa cómo exigir sus derechos y mantenerse con un criterio definido que le permita elegir bien a las autoridades. Leer es primordial en los primeros años de educación, y aquí no los aprovechamos; es muy lamentable que no se hagan las inversiones en libros y que se gaste tanto en uniformes. Esto denota que lo que importa es la apariencia y el populismo en lugar de una educación en serio. Me entristece que no podamos hacer que las nuevas generaciones tengan algo mejor que lo que nosotros tuvimos. Saber que solo dos escuelas por cada 10 que hay tienen bibliotecas es algo que nos va a marcar para siempre en cualquier meta que tengamos como país.

Cristian Salazar
cristiansala7812@gmail.com

Buzón

Buzón

La migración

Cuando era pequeña, vi partir a muchos de mis compañeros de escuela de la misma manera en la que el joven poeta salvadoreño Javier Zamora se fue. Al terminar el año, solo decían que la mamá o el papá los había mandado a traer y todos los demás niños los veíamos como con admiración, porque se iban a ir a vivir a un lugar superchivo y después iban a venir en avión y con maletas llenas de cosas más chivas. Ninguno de nosotros sabía cómo era el camino. Apenas nos decían que no era en avión, sino que partes en carro y partes a pie, por un desierto. A ninguno se le daba seguimiento. Solo sabíamos que se habían ido. A saber si llegaron todos. A saber si se quedaron en México, si llegaron a Estados Unidos, si los golpearon o algo. A saber. Eso sí, a ninguno lo mirábamos de regreso.

Ahora, entre tanta red social, he encontrado a algunos de esos niños. A pesar de que puede sonar feo, a ninguno lo veo peor de como se fue. Los que iban era niños muy pobre, estudié en una escuela pública y casi todos vivían solo con sus abuelos. No tenían para lujos como galletas en el recreo, pero a veces llegaban con unos zapatones bien coloridos que les habían mandado sus papás de allá, del Norte. No sé qué sería de ellos aquí. Se los hubiera llevado la guerra, se habrían hecho vigilantes o habrían conseguido puesto en una maquila. Pues no sé. Lo que sí sé y no dudo es que les hubiera costado mucho seguir estudiando. No por falta de capacidad, eran muy vivos, sino que por falta de oportunidades. Y esa es la idea que me refuerza la entrevista con este muchacho poeta.

Aquí no habría sido poeta nunca, porque no se habría podido formar. Antes hubiera tenido que trabajar en lo que fuera para poder comer y así se le hubiera ido muriendo el espíritu. Es muy lamentable toda la situación en nuestro querido país.

Zenaida Montenegro
zmonteg@.gmail.com

Buzón

Buzón

Una masacre

Es muy preocupante lo que están pasando en Nicaragua con la represión del pueblo. Y es todavía más lamentable que desde aquí, nuestro gobierno no esté reaccionando como debería hacerlo, ya que ante más de 300 muertos que van ya, un gobierno humanista ya hubiera dicho algo.

Esto me deja la sensación de que estamos ante un gobierno al que le importa solamente la postura política, y no la gente. Dirán que porque es su compadre de izquierdas Daniel Ortega y que por eso no se le puede hacer aunque sea un llamado de atención para que guarde a la gente armada y evite enfrentamientos con el disconforme pueblo. Pero ni a eso llegamos. Como tampoco se hizo cuando en Honduras todos levantaron sus clamores por el fraude.

Ninguna nación se metió a pelear o a, por lo menos, respaldar al pueblo, que también estuvo en las calles dispuesto a todo por el todo. Así que, primero, no esperemos que nadie venga después a rescatarnos cuando seamos nosotros los que estemos bajo ataques antidemocráticos similares. Nadie va a venir ni nos va a presentar respetos ni condolencias. No lo merecemos porque no somos humanistas ni somos solidarios. Por eso me extraña a mí que haya habido en esta época tanta guerra en nombre de instalar las democracias; tanta institución metida en tanto país en donde, claro, ha habido petróleo. Y vaya, aquí no hay, ni en Honduras, ni en Nicaragua. Pero más por eso deberíamos ser solidarios entre nosotros y protegernos. Porque de afuera no va a haber ningún país poderoso que venga a salvarnos. Deberíamos dejar las políticas duras para ver más a nuestros niños masacrados.

Cristian Salazar,
cristiansala7812@gmail.com

Buzón

 

Un vals vestido de rosa

Los estereotipos han estado presentes en toda sociedad y a todo nivel, el arte no escapa a esto. A raíz del surgimiento de nuevas formas de vincularnos se ha dado libertad a manifestaciones que se consideraron tabús. La sexualidad y el género no escapan a esto. Junio es el mes dedicado a la comunidad LGBTI para visibilizarla y hacer un llamado a que se respeten sus derechos. También en nuestro país se hacen diversas actividades con este fin y no solo la ya tradicional marcha del orgullo gay. La semana pasada se presentó en el teatro Luis Poma, en una breve temporada, “El vals de la rosa” con el colectivo Circus Contemporaneum, una producción teatro-danza que aborda la temática de género y el llamado grupo LGTBI que recientemente ha causado polémica por el uso de sus símbolos en lugares públicos y en entidades gubernamentales que apoyan la diversidad sexual.

La sala estaba un tanto más vacía de lo que nos tiene acostumbrados, posiblemente, debido a la temática abordada y el género dramático. El espectáculo rememora la adolescencia de seis personajes en esta etapa crítica de la vida que busca identidad y que los lleva a explorar y encontrar su sexualidad y romper esos estereotipos subyacentes. Vimos un grupo lleno de energía, sinergia y vitalidad con buena coordinación en las coreografías. Un texto un tanto lineal que nos quedó a deber matices e intencionalidades interpretativas que podrían aprovecharse con esa expresividad mostrada en las coreografías.

Nos llama a la reflexión la marginalidad que enfrentan estos grupos minoritarios, excluidos por no seguir el orden establecido. Vemos en la representación un exceso de expresiones violentas y manifestaciones explícitas que bien pueden ser artísticamente mejor representadas, pues el arte recurre a simbolismos y sutilezas. “El vals de la rosa” ha visibilizado una realidad que está presente y no podemos ocultar. El arte es una vitrina ideal para hacer ver a una sociedad que debe ser incluyente, que debe ser el lugar donde todos quepamos, a pesar de todos esos estereotipos socialmente construidos.

Roberto Carbajal
rvladimir318@gmail.com

Buzón

Agua par todos

La opinión de Sigfredo Ramírez y el seguir escuchando de hermanos salvadoreños que sufren por falta de agua me ha hecho reflexionar sobre la importancia de implementar en nuestro país el programa “Agua para siempre”, que se basa en la regeneración ecológica de microcuencas para la obtención de agua de calidad y suficiente para cubrir las necesidades de las familias en zonas rurales y urbanas en todo el año. La obtención del agua se hace construyendo muros de piedra en los cauces de las quebradas de las microcuencas, se acompaña de muros gavionados y muros de mampostería que funcionan por pequeñas represas filtrantes que abastecen los manatiales y pozos. Proyectos en México y Honduras demuestran lo eficaz que es la recarga de acuíferos mediante el método de regeneración de cuencas, con el que comunidades enteras han resuelto el problema de la escasez de agua en términos de calidad y cantidad. Me gustaría contribuir con las comunidades que padecen de este problema, asesorándolas sobre qué deben hacer para obtener agua.

Wálter Santos Chinchilla
wschinchilla@gmail.com


Es la corrupción

Concuerdo con el planteamiento realizado por Sigfredo Ramírez en relación con la cantidad de agua que debería llegar a todos los hogares salvadoreños, pero tiene que haber un sentido crítico y objetivo de la realidad; de lo contrario, el tema se queda en la mediocridad. Obviamente el problema no es actual. ANDA ha mostrado su falencia desde hace más de tres décadas. No obstante, el problema no le corresponde en un 100 %.

Hay variables no controlables, como que los préstamos, las políticas y leyes son promovidos por la Asamblea Legislativa. Otro de los aspectos es el crecimiento de la población, que tampoco es problema de ANDA. Es necesario tocar el tema medular que se antepone a todo derecho constitucional y es la corrupción. El tema hay que verlo desde diferentes ángulos. La opinión debe ser sangrante, crítica, objetiva y, sobre todo, imparcial. Hay que hacer un cambio y eso lo sabemos todos, pero no permitamos que sigan embaucando haciéndonos creer que el problema es de una clase política.

Héctor Alfaro
auditoria.ultima@gmail.com

Buzón

Buzón

Educación vial y ambiental

Felicito a Jacinta Escudos por sus excelentes columnas escritas durante 10 años en esta revista; toda una hazaña. Pero quiero sugerir que escriba sobre la Casa del Escritor. Recientemente realicé una visita y me pareció que no le están explotando su potencial. Ahí debería haber una exposición permanente de todos los escritores salvadoreños.
Manlio Argueta toca un problema cotidiano sobre las venturas y desventuras de cruzar las calles no solo de San Salvador, sino de todo El Salvador; reina la anarquía, tanto de conductores como de peatones. Las pasarelas no se utilizan por estar mal diseñadas y mal construidas. Es una suma de todo. Sobre los bosques, valga el paralelo con el estado de los sitios arqueológicos. Aparecerá luego que tenemos 100 años de retraso. No tenemos educación ambiental, y créame, se hacen esfuerzos. Nos hace falta educación en todo. Por eso no salimos adelante.

Manny Nagula
mjlaguna59@hotmail.com


A la autora de Gabinete Caligari

En mi cotidiana existencia lo primero que leo es LA PRENSA GRÁFICA, gracias a lo infalible del matutino en mi hogar mediante la suscripción que data desde hace muchos años hasta hoy y cuantos más Dios permita. En dicho sentido, invariable y consecuente, todos los domingos mi descanso semanal inicia despertando en la búsqueda de Séptimo Sentido con la avidez de nutrirme con sus columnas (Gabinete Caligari, Escribiviendo, Desde allá Chile, o Desde acá, etc,) sea de donde tantos escritores me proveen de lectura grata, amena e instructiva. (Héctor S. Ávalos, Glenda Girón, etc.). La profesión del escritor es como todo artista que nace y no se hace, que vive y respira el numen creativo que genera múltiples expresiones y sensaciones de surcar los insondables ámbitos a quien lee. Soñar y transformarse en aventurero de tantas maravillas oníricas. En mi modesta y sincera gratitud a usted, a Manlio y a todos los columnistas que han despertado la emoción de contarme como “su lector”.

José Carlos Vásquez
joscarvasq@gmail.com