Que ahora el agua fluya por las tuberías debería ser un epílogo feliz; pero esto es El Salvador. Y acá, el acceso a los derechos básicos está atravesado por las violencias.

Carta Editorial

por Glenda Girón, Editora

Foto de portada/ Josué Guevara. Servicio básico. Una junta de agua es la que abastece a la mayoría de habitantes en Izalco. Allá, el servicio de ANDA es una rareza.

Nadie entiende mejor la importancia del acceso al agua potable que quien no lo tiene. En Izalco, Sonsonate, hay un grupo de vecinos que tomaron este derecho en sus manos y lo acercaron a toda la comunidad.

Que ahora el agua fluya por las tuberías debería ser un epílogo feliz; pero esto es El Salvador. Y acá, el acceso a los derechos básicos está atravesado por las violencias. Para las personas que habitan en estas zonas de Izalco el Estado no es más que un montón de carencias. Les falla para suministrarles agua, y también al no poder garantizar su integridad física y emocional.

Lo que sucede en este municipio ilustra muy bien lo que sucede en el resto del país con los recursos naturales y su explotación. También ilustra cómo en un país tan lleno de desigualdades, incluso el agua se convierte en otra razón de exclusión.

En el reportaje del periodista Moisés Alvarado sobran las muestras de sabiduría comunitaria: “Somos conscientes de que nada es ilimitado. Esa es la diferencia de nosotros con ANDA. Para ellos, entre más pajas (mechas) de agua ponen es mejor, aunque a la gente no le llegue el agua”, explica una de las personas que ha trabajado en activar el servicio.

Al mismo tiempo que en Izalco el agua se cuida y se defiende; en alguna colonia citadina, se desperdicia de muchas maneras, porque en la abundancia lo que más falta hace es la conciencia del privilegio.

Estas páginas llevan a concluir lo mismo que se ha denunciado en estas en varias ocasiones: que no se puede hablar de desarrollo si hay tantas personas a las que no se les garantiza ni lo básico. El agua es un derecho fundamental.

Parece, a veces, que los únicos que entienden bien la importancia de esto son los que sufren la carencia. Acá, en los despachos, entre quienes administran, esta urgencia se desdibuja.

  • Compartir -
  • |
  • 15 abril, 2018 / Carta Editorial de Glenda Girón  (SÉPTIMO SENTIDO)

Generic placeholder image
Séptimo Sentido

Séptimo Sentido les invita a que nos hagan llegar sus opiniones, críticas o sugerencias sobre cualquiera de los temas de la revista. Una selección de correos se publicará cada semana. Las cartas, en las que deberá constar quien es el autor, podrán ser editadas o abreviadas por razones de espacio o claridad.

septimosentido@laprensagrafica.com

Encuéntranos en Facebook (Revista 7S) y Twitter (@revista7S)

 

MIEMBRO DE GRUPO DE DIARIOS AMÉRICA

© 2018 Séptimo Sentido, La Prensa Gráfica. Diseño de Hashtag. | Programación y mantenimiento Diseño Web LPG