No es una angustia que se conjugue en pasado. Como bien lo ilustra Mejía, este es un dolor de hoy, de mañana y de todos los días.

Carta Editorial

por Glenda Girón, Editora

Foto de portada/José Cardona Justicia. Guadalupe Mejía fue una de las fundadoras del Comité de Familiares de Víctimas de las Violaciones de los Derechos Humanos Marianella García Villas (CODEFAM) en 1981.

La voz de Guadalupe Mejía, madre Lupe, encierra muchas de las deudas de justicia que tanto daño han hecho a esta sociedad. La firma de los Acuerdos de Paz hizo callar las armas. Pero la paz no es solo dejar de agredirse. Implica también la reparación y después la reconciliación. Un proceso que aquí jamás se llevó a cabo.

Y en este cúmulo de deudas, no hay ninguna angustia más grande que la de las madres y padres en busca de sus hijos desaparecidos. No es una angustia que se conjugue en pasado. Como bien lo ilustra Mejía, este es un dolor de hoy, de mañana y de todos los días.

La pregunta que lanza esta entrevista, desde el titular, describe a la perfección ese vacío: “¿Dónde se enflora a un desaparecido?” Adónde se despiden y hacen cierre ese ejército de personas que se ha quedado buscando y que no puede dar paso a un luto en forma porque ni siquiera tiene claro si busca a un vivo o a un muerto.

La respuesta debería venir de una construcción social que no solo busque superar y olvidar las heridas de guerra, sino que conciliarlas y aprender a vivir con ellas para, sobre todo, no repetirlas. Para esto último, tan importante y tan básico para no seguir agolpando víctimas contra el muro de la impunidad, también hemos llegado tarde. A los dolores de las madres como Guadalupe se les unen los de tantas otras familias rotas por la violencia, de otro tipo, pero violencia al fin, que comienzan a andar por este camino de buscar a un desaparecido en un país pequeño, pero oscuro.

En este mismo número hemos incluido un texto en el que se hace un repaso del acuerdo de paz de Colombia, a un año de la firma. Las preocupaciones sobre el cumplimiento de lo negociado hacen pensar también en los pasos dados en El Salvador y remiten, de nuevo, a esa idea de que dejar de agredirse no siempre implica aceptarse. Para esto, hace falta mucho más esfuerzo.

  • Compartir -
  • |
  • 3 diciembre, 2017 / Carta Editorial de Glenda Girón  (SÉPTIMO SENTIDO)

Generic placeholder image
Séptimo Sentido

Séptimo Sentido les invita a que nos hagan llegar sus opiniones, críticas o sugerencias sobre cualquiera de los temas de la revista. Una selección de correos se publicará cada semana. Las cartas, en las que deberá constar quien es el autor, podrán ser editadas o abreviadas por razones de espacio o claridad.

septimosentido@laprensagrafica.com

Encuéntranos en Facebook (Revista 7S) y Twitter (@revista7S)

 

MIEMBRO DE GRUPO DE DIARIOS AMÉRICA

© 2017 Séptimo Sentido, La Prensa Gráfica. Diseño de Hashtag. | Programación y mantenimiento Diseño Web LPG